4. Privacidad en las redes sociales

En el mundo adulto cuando un usuario/a decide participar en una red social resulta fundamental que sepa manejar adecuadamente sus opciones de privacidad. Las redes sociales son públicas, por lo que se debe cuidar todo lo que se escriba, publique y comparta. Lógicamente esta privacidad repercute en la reputación o identidad digital de esa persona y es una dimensión a mimar con esmero.

Redes sociales

https://flic.kr/p/fhmJtn // CC BY-NC

La privacidad se configura atendiendo a la selección de contenidos que se suben (textos, fotos y vídeos) y la definición del grupo de usuarios que tendrán permisos de acceso a ellos (público, sólo para amistades, sólo un grupo o privado). 

Los despidos del trabajo por comportamientos inadecuados en las redes sociales aumentan día a día. Asimismo los departamentos de selección de empresas se están basando en las investigaciones del comportamiento de los candidatos en las redes sociales a la hora de contratar a alguien. Por cuestiones de imagen, reputación y seguridad las empresas están cada vez más pendientes de lo que sus empleados o candidatos publican en ellas.

Los menores de edad, quizás por su corta experiencia en la vida, tienen un concepto de la privacidad todavía más distorsionado. No captan como un riesgo dar a conocer en las redes sociales todas sus experiencias personales; tampoco compartir información o fotos comprometidas con personas que hoy en día son sus amigos y que mañana no pueden serlo, etc, etc. 

 Vídeo: Caperucita Roja en el Facebook