Novedades canarias

Portada de Isaco y sus aventuras

Los creadores canarios de tebeos nos van ofreciendo nuevas publicaciones de mucho interés dentro del torrente de ediciones en que se mueve el cómic patrio en la actualidad. Uno de ellos es Alberto Hernández Rivero. Este teldense nacido en 1967 lleva más de veinte años como ilustrador haciendo todo tipo de trabajos, con muchos encargos oficiales del Gobierno de Canarias. Por su segunda obra Ezequiel Himes, Zombie Hunter, con guión del notable Víctor Santos, editado por Dolmen, fue nominado en Expocómic Madrid de 2012 como autor revelación. En 2020 aparece 1892 con guión de Antonio Becerra. Esta obra de encargo del Cabildo de Gran Canaria resultó muy bien resuelta por sus autores, huyendo de la enumeración de hechos vitales de don Benito, y basándose en Tristana. Un tebeo muy sugerente. En 2021 Alberto Hernández nos presenta otra obra de encargo, nuevamente muy bien trabajada. Isaco y sus aventuras, con el primer tomo «La cueva de los muertos». Isaco es un niño canario que vive en la Caldera de Tirajana y su vida y la de su familia y amigos discurre por lo que hoy es el inmenso yacimiento arqueológico de La Fortaleza. Muy bien documentado, el tebeo se lee con ganas y la presentación de la época y sus circunstancias está perfectamente desarrollada. Encargado por la empresa de arqueología Tibicena, promete más aventuras

Detalle del interior de la primera entrega de Isaco

El Torres, prologuista, plantea una cuestión abordada frecuentemente en Tebeos con Clase, y es que enseñar mediante los tebeos es muy difícil. Alberto Hernández lo consigue.

Son muchos los cuadernillos y cómic editados sobre la vida de los iniciales habitantes del archipiélago canario. Ayuntamientos, Cabildos y Gobierno de Canarias han editado cajas y cajas de ejemplares de los temas más variados, que se guardan en inmensos almacenes autonómicos o en los despachos y estanterías en las corporaciones locales. Realmente la mayoría no valen la pena, aún siendo dibujados por excelentes autores, ya que los patrocinadores han impuesto unos guiones imposibles, resultando panfletos con mucha letra y poca imagen e imaginación.

Hay que recordar que dos autores tinerfeños han profundizado en la prehistoria de la isla de Tenerife. Juan Carlos Mora, a partir de 2008, con Historias de Guanches, donde dibuja cuatro tomos bien presentados sobre menceyes y princesas anteriores a la llegada del Adelantado. De precio algo elevado, se pueden encontrar en la actualidad en las librerías. Por su parte, Eduardo González se hizo cargo de una propuesta del Ayuntamiento de Candelaria, Guanches, con seis tomos, que han desaparecido de las tiendas, por lo que los aficionados le han perdido la pista. Una pena, porque Eduardo González, con guión de Quique Ramos, salva dignamente las intenciones municipales de una obra donde trabajaron más de ochenta personas, con muy mala difusión.

Otra reciente novedad ha sido Garafía. Publicada por La Oveja Roja, obtuvo el II Premi Internacional de Novel∙la Gràfica de La Pobla de Farnals, en 2019. Su autor es Elías Taño, nacido en 1983. De origen palmero y afincado en Valencia, ha trabajado en estudios de diseño y agencias de publicidad, ha ilustrado portadas para libros y artículos en diversas revistas (Linus, Catarsi, Ekintza Zuzena, El Salto, Diagonal…), cartelista para bandas de música, sindicatos, festivales, obras de teatro, jornadas, etc. Creó junto a la artista Carla Chillida, el grupo de teatro político Atirohecho en 2011, donde la cartelería y la animación tradicional es un recurso escenográfico y audiovisual. Ha sido muralista en Italia, Polonia, Chile, Guatemala, México, España o Canarias.

Garafía sorprende desde la portada por su diseño gráfico, y atrapa al lector desde la primera página. Cuenta la historia de la familia del autor en el norte de La Palma en los años posteriores a la Guerra Civil española. Años durísimos donde la miseria obligaba a abandonar la tierra y viajar hasta Venezuela. En la octava isla siguen las desventuras de su abuelo en un relato muy ágil y enternecedor y donde Elías Taño no ahorra dureza en las descripciones de la vida cotidiana en Canarias en esos años. Muy útil para trabajar con el alumnado la situación que se depara a los que intentan mejorar su vida subiendo a una barca y cruzando el océano con resultado incierto. Para trabajar actitudes y competencias y pelear contra el populismo y las falsas mentiras contadas desde una parte del espectro político.

Vicente Escobio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.