25N – Nos queremos vivas, seguras y libres

Un curso académico más, el IES José Arencibia Gil en Telde, ha preparado con motivo del 25 de noviembre: Día internacional contra la violencia hacia las mujeres, toda una serie de actividades que han resultado muy enriquecedoras para su Comunidad educativa.

Estas actividades comenzaron a desarrollarse desde el mes de octubre y finalizarán el próximo 2 de diciembre. En ellas han participado todos los niveles del centro, así como el alumnado de los ciclos formativos de grado medio y superior. Entre ellas se destacan:

  • Durante las primeras semanas del mes de noviembre se colocaron en las distintas instalaciones del centro pancartas, roll ups y cartelería alusivos a la fecha que se trabajaría.
  • Dentro del Plan de Acción tutorial se prepararon dos sesiones para cada uno de los niveles educativos que se implementarían en la tercera y cuarta semana del mes. Se enviaría también un documento a todo el profesorado con las acciones que se habían organizado para esta fecha tan significativa.

  • El profesorado y el PAS del centro grabó un año más el manifiesto oficial y el día 25 se publicó en la página del centro y en las redes sociales. El profesorado y el PAS que participó, muy comprometido, mostró su más profunda repulsa contra las violencias que se ejercen contra las mujeres, contra todas las mujeres. El día 25 a tercera hora, en ambos edificios, el Comité de Igualdad y el alumno del Aula Enclave, Álvaro Palenzuela, lo leyeron por megafonía.

https://youtu.be/lTfL0JWBg-0

  • La tarde anterior el profesorado y el alumnado que acude al centro en horario de tarde noche también realizó una lectura colectiva del manifiesto y recordaron a las mujeres víctimas de violencia de género de este 2022. Se leyeron sus nombres, sus edades y la provincia donde residían.

  • Este año nuestro Punto violeta se ha instalado en la entrada de la biblioteca y cuenta con material nuevo cada dos semanas. El profesorado y el alumnado han acogido muy bien esta iniciativa. Se espera instalar un nuevo Punto violeta en el edificio A en el mes de diciembre.
  • Asimismo, se debe destacar que el trabajo que se realizó desde diferentes departamentos didácticos fue muy positivo y resultó de gran interés:
  • Desde el Departamento de Latín el alumnado de 3º ESO trabajó con su profesora Goretti Samper la violencia que se ejercía contra las mujeres en la Antigüedad clásica.
  • Desde el Departamento de Francés se trabajó con el nivel de 2º de Bachillerato una actividad que ha llamado especialmente la atención entre el alumnado y profesorado. La actividad titulada: Pas plus de victimes, a través de una serie de tacones rojos, mostraba mensajes contra las violencias que sufren a diario las mujeres. La profesora responsable, Raquel Torres, comenta el interés que ha mostrado su alumnado durante su elaboración.
  • Desde el Departamento de Lengua castellana y Literatura se solicitó al alumnado que diseñaran una camiseta con un mensaje en contra de la violencia que se ejerce contra las mujeres. Las más de 60 camisetas se expusieron a la entrada del Edificio B durante toda la semana.

El IES José Arencibia Gil ha querido poner su granito de arena en la lucha contra la violencia que sufren las mujeres, todas las mujeres, las mujeres jóvenes y las adultas, las mujeres migrantes, las racializadas, las que presentan diversidad funcional, las mujeres trans, las mujeres ancianas… todas, todas las mujeres.

25N en el IES José Arencibia Gil

Hoy, 25 de noviembre de 2022, nuestro centro, un año más, conmemora el Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres.

La violencia contra las mujeres es la máxima expresión de la desigualdad de género en el mundo, considerada así en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing 1995) y cuya erradicación es meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 en la Agenda 2030: “Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata, la explotación sexual y otros tipos de explotación”.

Los centros educativos, como generadores y transmisores de valores y conocimiento, y las comunidades educativas que los forman, deben mostrar su compromiso con la lucha contra todo tipo de violencia hacia las mujeres, hacia todas las mujeres…

Especialmente este año, el alumnado del IES José Arencibia Gil, el profesorado y el personal no docente quieren sumarse y condenar este tipo de actitudes que atentan contra los Derechos Humanos e impiden el avance hacia la igualdad y convivencia.

Este año 2022 nos seguimos enfrentando a un doble virus, por un lado, al sanitario, a la Covid-19, que aún sigue acabando cada día con muchas vidas, y por otro lado, a un virus social, la violencia de género.

Este problema, no lo olvidemos, es de todos y todas, de mujeres y de hombres; está presente en cualquier clase social y en cualquier cultura, ideología o religión. Es un problema mundial que afecta a toda la Humanidad. Y así toda la Humanidad debe posicionarse contra ella.

En nuestro país, según los datos de la Delegación del Gobierno para la violencia de Género entre el 1 de enero de 2003 y el 24 de noviembre de 2022, ya son 1171 las mujeres que han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas.

En España y en este año 2022 (hasta el 24 de noviembre) ya han sido asesinadas 38 mujeres, dos de ellas en nuestras islas, y dejando a 26 menores de edad en orfandad.

Acabar con esta lacra requiere formar a las personas contra este tipo de maltrato desde edades tempranas; debe ser una prioridad en los centros educativos trabajar en la prevención de esta horrible violencia. No tratar a la mujer como un objeto ni infravalorarla y, por supuesto, luchar por la igualdad tanto en su profesión como en su vida personal y pública. Tenemos que ser valientes y denunciar estos actos ya que permanecer en silencio también nos hace cómplices. La coeducación basada en la igualdad, en el respeto por la diversidad, es nuestra mejor herramienta y debemos utilizarla cada día en nuestra práctica docente.

Por ello la Comunidad Educativa del IES JOSÉ ARENCIBIA GIL solicita:

  • que se incrementen los esfuerzos que se están haciendo en la prevención y detección de la violencia de género;
  • que se proteja y atienda a las víctimas y, sobre todo, a los y las menores, víctimas también de esta lacra;
  • que se promueva una educación en igualdad y en valores como el respeto en el ámbito familiar, educativo y profesional.

Por último, no podemos dejar pasar la ocasión y recordar tantas veces como sea necesario:

  • que la violencia contra las mujeres en su multiplicidad constituye el mayor obstáculo para el logro de la Igualdad;
  • que el diálogo y el debate son los vehículos adecuados para sensibilizar a la sociedad del cambio que debe experimentar;
  • que desde todos los ámbitos de nuestra Comunidad Educativa haremos un frente común de TOLERANCIA CERO para no cesar en la lucha contra la violencia por cuestión de género.

El IES José Arencibia Gil, en todo momento, seguirá desarrollando una labor de concienciación en sus aulas y junto a toda la Comunidad Educativa para que se haga extensiva fuera de nuestro centro y así eliminar radicalmente todo tipo de violencias en nuestra sociedad. Por todas las que ya no están…

NO AL SILENCIO CÓMPLICE

NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

BASTA YA

Muchas gracias al profesorado del IES José Arencibia Gil por su posicionamiento y compromiso.

26 de octubre: Día de la visibilidad intersex

La realidad de personas intersexuales: «Los médicos me estudiaban y me exhibían como a un monstruo de feria»

El 26 de octubre se celebra el Día de la visibilidad intersex, un colectivo que agrupa alrededor del 1,7% de la población mundial.

¿Qué es la intersexualidad? 

Según Brújula Intersexual, una de las mayores organizaciones intersex de habla hispana y referente dentro del colectivo, la intersexualidad es el término que se emplea para definir a las personas que nacen con variaciones de las características sexuales. Estas variaciones se pueden dar por cuatro motivos principales: genitales no normativos, alteración en la composición de las gónadas —testículos y ovarios— y variación o alteración de los niveles hormonales o cromosómicos.

Desde el colectivo aclaran que, frente a lo que mucha gente puede pensar, ser intersexual no es ninguna orientación ni identidad sexual, sino una cuestión física y defienden que hay tantos tipos de personas intersex como variaciones existen. Por ejemplo, una persona puede nacer con genitales típicamente femeninos, pero contar con testículos internos y cromosomas XY (típicamente masculinos). A veces se da el caso de que la persona presenta una composición genética denominada “mosaico”, es decir, sus células tienen cromosomas XXY (masculinos y femeninos).

En otras ocasiones, las personas pueden nacer con un clítoris más grande de lo considerado “normal” o un pene más pequeño de lo habitual. Asimismo, también se consideran personas intersexuales las que nacen con hiperplasia suprarrenal congénita y síndromes como el de Morris o el de Turner.

Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se estima que aproximadamente el 1,7% de las personas del mundo nacen con características intersexuales, aunque podrían ser más. “No hay cifras oficiales porque mucha gente aún está dentro del armario y no quiere contárselo a nadie. Aún hay mucho tabú”, afirma Asmi Ananda, que con 62 años es una de las personas con más recorrido dentro del colectivo.

“Ocultaba mis pechos con vendajes”

Estas variaciones no siempre son visibles en el momento de nacer. Algunas personas lo descubren cuando comienzan la adolescencia y el desarrollo sexual. Bernardino Sañudo, activista y miembro del colectivo intersex Krisol, se dio cuenta de que algo no marchaba según lo esperado cuando llegó a la pubertad. “Yo siempre me había visto con un cuerpo diferente pero cuando empecé a desarrollarme me empezó a salir pecho. Me preguntaba ¿por qué me parezco más a mis compañeras de clase que a mis compañeros?.

Años después, estudiando la carrera de Biología, Bernardino decidió realizar una estancia en Ecuador. “Cuando llegué allí, decidí ponerme vendajes para ocultar los pechos. No quería tener problemas y tenía miedo por si me podía pasar algo”, recuerda. A su vuelta a España, comenzó a hacerse pruebas. “Un día, en la facultad, vi mi propio caso en clase de genética. Un buen amigo me animó a que me hiciera pruebas. Empecé en 2011 y no fuí diagnosticado hasta 2014. Lo primero que me dijo el médico fue que estaba gordo y que tenía que hacer deporte para perder el pecho”. A pesar del ejercicio, el tiempo pasaba y la situación no mejoraba. “Me hicieron un análisis y ahí salió todo. Los niveles de testosterona estaban muy bajos y junto a cada nivel hormonal había un asterisco que ponía mujer en embarazo, mujer ovulando. Yo lo primero que pensé fue: he tenido pecho casi toda mi vida, ¿seré una mujer?”. Le hicieron un cariotipo y le dijeron que era XXY. “Me quedé de piedra. Recuerdo que en aquel momento tenía novia y cuando se lo dije se quedó flipando”.

“Me enteré de que era intersexual a los veinte años, cuando lo miré en la enciclopedia”

En el caso de Iolanda Melero, activista y miembro del colectivo Kaleidos, sus padres descubrieron su intersexualidad a los dos años de nacer. “Una profesora de la escuela les dijo a mis padres que mis genitales estaban hinchados y que eran más grandes de lo normal. Después de muchas pruebas descubrieron que en lugar de ovarios tenía testículos. Me extirparon las gónadas con casi dos años y después me volvieron a intervenir con 4 años para realizarme una nueva vagina”, recuerda Iolanda.

La activista admite que nadie le dijo nada, ni siquiera su médico. “¿Cómo me enteré? Por la enciclopedia”. “Tanto desde el entorno familiar como desde el médico existía un silencio y tabú tremendos. Mi médico solo me dijo que me habían tenido que operar de ‘ahí abajo’ varias veces pero no especificó nunca lo que me había pasado. Un día, en la consulta oí que le decía a alguien que yo tenía el síndrome de Morris. Llegué a casa y lo busqué. Por fin, después de tantos años, lo entendí todo”, recuerda.

A pesar del tiempo transcurrido, Iolanda reconoce que en el entorno familiar aún sigue siendo un tema tabú y del que no se habla abiertamente: “He tenido que trabajar muchísimo a nivel psicológico y aún sigo recorriendo ese camino. Ha sido y sigue siendo muy duro. Ahora quiero ayudar a los demás”.

«Mi madre me dio un papel en el que ponía: María Luisa, eres hermafrodita»

En el caso de Asmi Ananda, que se identifica con el pronombre ‘elle’ —un término no aceptado por la RAE, pese a que fue valorado por su observatorio— , fue su madre quien se lo contó. “Jamás lo olvidaré. Tenía 14 años, y estaba con mi madre en un apeadero para coger un tren. Me dio un papel en el que ponía: María Luisa, eres hermafrodita. Había tanto tabú y tanto miedo que no supo ni decírmelo. En esa época (a mediados de los años 70) esas cosas no se decían en voz alta”.

A diferencia de Bernardino, a Ananda le diagnosticaron nada más nacer. “Cuando llegué a este mundo, el médico le dijo a mi madre que yo era un chico pero que me iban a registrar como chica para que no hiciera la mili. A veces pienso que no lo hizo con mala intención, sino para protegerme. Nací con micropene, sin vagina y, aparentemente, sin testículos”.

La llegada a la pubertad fue determinante para Asmi. “Recuerdo caminar por la calle y fijarme en los carteles de chicas desnudas que había en los talleres de mecánica. Ahí me di cuenta: yo no era como ellas, me faltaba algo”. En la adolescencia comenzaron a hacerle pruebas porque no tenía menstruación ni le crecían los pechos. “Estuve un mes entero ingresade en el hospital, hasta que se dieron cuenta de que tenía testículos internos. Me los extirparon y a los 18 años me reconstruyeron la vagina”, recuerda.

Mejorar los protocolos médicos y luchar contra la invisibilización: retos del colectivo

Desde el punto de vista médico, Iolanda, Bernardino y Asmi coinciden en que se deben mejorar tanto los protocolos médicos como el diagnóstico, además de establecer una guía de buenas prácticas.

Cuando estuve ingresade en el hospital todos los días venía un médico con algunos estudiantes. Me abrían de piernas y me observaban. Ninguno me miró nunca a los ojos ni me preguntó nada. Yo me moría de vergüenza”, recuerda Asmi Ananda.

Aunque esto ocurrió a mediados de los setenta, Bernardino no cuenta algo muy distinto de los protocolos que llevaron a cabo con él en 2011. “Cuando me diagnosticaron, mi médico no tenía ni idea de lo que era la intersexualidad. Me dijo que me moriría pronto. Después, y durante mucho tiempo, en la consulta me exhibían como un monstruo de feria. Me desnudaban sin mi consentimiento y pasaban los estudiantes. Me trataban como a un bicho raro. No sé qué querían, quizás que dijeran: ¡guau, es una persona diferente. Mira los pechos y el pene que tiene!”. Afortunadamente, las cosas han cambiado en la consulta. “Ahora mi médico es un amor. Creo que no era tan difícil hacerme sentir como a un ser humano más”, puntualiza Bernardino.

Además de la incomprensión, las personas intersexuales también tienen que lidiar con la desinformación y los mitos construidos en torno a su colectivo. “En el ideario colectivo mucha gente sigue pensando que somos hermafroditas. La gente piensa que tenemos los dos órganos reproductores a la vez, cuando no es así”, afirma Iolanda Melero.

A mí me han dicho de todo, desde que soy transgénico —dice Bernárdino riéndose al otro lado del teléfono— hasta que eso es un invento o que las personas como yo no existimos. También que si te ponías la vacuna contra la COVID te podías convertir en intersexual. Otras personas piensan que tenemos algún tipo de retraso mental. Es alucinante”.

Esta falta de información hace que se confunda la intersexualidad con la orientación y la identidad sexual. “Mucha gente no entiende que sea una persona intersexual y heterosexual al mismo tiempo. Yo soy intersexual, pero me gustan las chicas. No sé qué tendrá que ver”, afirma Bernardino.

Iolanda Melero, por su parte, se pronuncia sobre la posibilidad de una tercera casilla en documentos oficiales como el certificado de nacimiento, DNI o pasaporte. “Desde el colectivo estamos de acuerdo en que debería existir una casilla para las personas que no se identifiquen con el género masculino o femenino, pero no es una reclamación de las personas intersex”. Asmi Ananda, por el contrario, se declara extra binarie: “He sido tratada como mujer durante 50 años y ya por fin puedo ser quien quiero ser. Yo me considero ‘extra binarie’ por la simple razón de que el concepto de ‘no binario’ me parece excluyente, es como no existir. Y yo existo”, bromea.

Los cambios de la Ley ‘Trans’ para los intersexuales

La entrada en vigor de la Ley para la Igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI, que aún sigue en período de enmiendas, introduce algunos cambios importantes para el colectivo intersexual. Uno de los más importantes es la prohibición de la mutilación genital a menores intersex sin su consentimiento. Para Saúl Castro, abogado experto en materia LGTBI y fundador de la Asociación Española contra las terapias de conversión, esta práctica le parece que se puede tipificar actualmente como de “auténtica tortura”.

En un comunicado de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en 2016, la organización hizo una llamada urgente para que se pusiera fin a las violaciones de los derechos humanos en contra de niños y adultos intersex. Este informe fue firmado y ratificado tanto por el Comité contra la Tortura y el Comité de los Derechos del Niño, ambos pertenecientes a las Naciones Unidas.

En Europa, en 2020, la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA, en inglés) publicaba en su informe A long way to go for LGBTI equality, que el 62% de las personas intersexuales encuestadas (en la Unión Europea) afirmaron que no habían consentido ni se les había requerido su consentimiento informado (a ellas o a sus progenitores) antes de ser sometidas a intervenciones quirúrgicas para modificar sus genitales”.

El proyecto de ley arroja esperanza para acabar con estas prácticas. El artículo 19, apartado 2, establece lo siguiente: “Se prohíben todas aquellas prácticas de modificación genital en personas menores de 12 años, salvo en los casos en que las indicaciones médicas exijan lo contrario en aras de proteger la salud de la persona. En el caso de las personas menores entre 12 y 16 años, solo se permitirán dichas prácticas a solicitud de la persona menor siempre que, por su edad y madurez, pueda consentir de manera informada a la realización de dichas prácticas”.

Tanto Asmi como Iolanda fueron intervenidas quirúrgicamente. “Te operan cuanto antes porque lo que quieren es que la persona tenga unos genitales normativos desde pequeños. Que alguien decida quitarte una parte de tu cuerpo siendo un bebé… es traumático. Además, sin tu consentimiento. Es un impacto a nivel psicológico y emocional muy grande”, reconoce Iolanda Melero.

Además de la ley estatal, actualmente existen varias comunidades autónomas que sí recogen, de manera más o menos clara, la prohibición o la erradicación de la mutilación genital intersexual en sus leyes LGTBI o Trans, como en el caso de Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla La Mancha, Madrid, Murcia, Navarra, Valencia, La Rioja y Extremadura. Por su parte, Andalucía, Cataluña, Galicia y Euskadi no prohíben expresamente estas prácticas.

También se establece un cambio muy importante y significativo en relación a las modificaciones en el registro. Antes, la Ley 3/2007 de 15 de marzo establecía cuatro criterios básicos: tener la nacionalidad española y ser mayor de edad, un informe en el que se acreditase que la persona presentaba disforia de género y un otro en el que se certificase que la persona llevaba dos años en un proceso de hormonación. Ahora, todo es más sencillo: “Ahora se reconoce la autodeterminación. Vas al registro, lo solicitas y a los tres meses vuelven a contactar contigo para ratificarlo, por así decirlo. Al mes siguiente tienes en casa la nueva documentación”, explica Mané Fernández, vicepresidente de FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más).

Durante 50 años he sido María Luisa. He intentado ser como los demás querían que fuera, precisamente para que me quisieran. Pero eso ya se acabó. Ahora que soy une abuele es cuando me he empezado a querer y a respetar yo misme. Antes pensaba que ser intersex era lo peor que me había pasado en la vida, pero ahora no paro de pensar que fue lo mejor porque me ha ayudado a comprender otras realidades”, afirma Asmi.  “¿No se habla tanto ahora de que vivimos en una sociedad diversa? Pues si somos diversos para muchos temas tenemos que entender que tenemos cuerpos diversos también. Si somos una sociedad diversa, lo somos para todo”, concluye Iolanda.

11 de octubre : Día internacional de la niña

Ha llegado nuestro momento: nuestros derechos, nuestro futuro

En 2022, conmemoramos el décimo aniversario del Día Internacional de la Niña. En estos últimos diez años, los gobiernos, los responsables políticos y el público en general han trabajado para mejorar cuestiones relativas a las niñas, y se han creado más oportunidades para que puedan ser escuchadas en la escena mundial. Sin embargo, las inversiones en tema de los derechos de las niñas siguen siendo limitadas y estas siguen enfrentándose a un sinfín de dificultades para desarrollar todo su potencial; todo ello agravado por las crisis concurrentes del cambio climático, el COVID-19 y los conflictos humanitarios.

Las niñas de todo el mundo siguen enfrentándose a retos sin precedentes en lo que respecta a su educación, bienestar físico y mental, y la protección necesaria para una vida libre de violencia. El COVID-19 ha empeorado las cargas existentes para estas y erosionado los importantes logros alcanzados en el último decenio.

Sin embargo, la adversidad trae a menudo consigo el ingenio, la creatividad, la tenacidad y la resiliencia. Los 600 millones de niñas adolescentes del mundo han demostrado una y otra vez que, si se les facilitan las habilidades y las oportunidades, ellas mismas pueden ser las que impulsen el progreso en sus comunidades, reconstruyendo un futuro más sólido para todos que incluya a las mujeres, las niñas y los niños y los hombres.

Las niñas están sobradamente preparadas para avanzar en el próximo decenio. Ha llegado el momento de que rindamos cuentas con y ante ellas e invirtamos en un futuro que crea en su capacidad de organización, su liderazgo y su potencial.

Maneras de colaborar

  • Comparte historias de interés humano, blogs y vídeos de niñas que estén cambiando las cosas, y de las redes y organizaciones inspiradoras que están dotando de recursos a las niñas —promoviendo así que las niñas lideren— y afianzando los servicios para las niñas. Amplifiquemos colectivamente su poder de liderazgo, las acciones que están emprendiendo y su impacto para inspirar a otros.
  • Impliquemos a los funcionarios gubernamentales, a los responsables políticos y a las partes interesadas para que realicen inversiones más específicas que aborden las desigualdades que sufren las niñas, especialmente en el acceso a los servicios de salud mental y apoyo psicosocial para poder afrontar los conflictos, la migración forzada, los desastres naturales y los efectos del cambio climático.
  • Involucremos a mujeres influyentes en todos los sectores para que se conviertan en la cara del cambio que queremos que las niñas vean como posible. Los modelos de conducta dicen más que mil palabras. Cambiemos la conversación global y la percepción pública de las niñas líderes.
  • Amplifica tu compromiso para sensibilizar, y abordar, sobre los factores que hacen que las niñas de tu país y región no puedan seguir avanzando.
Foto de una chica con un teléfono móvil.

Invertir en el camino hacia el empleo

Casi 1 de cada 4 niñas de entre 15 y 19 años en todo el mundo no recibe educación, empleo o capacitación, en comparación con 1 de cada 10 niños. Esta publicación expone seis bloques centrales de inversión y ejemplos de las oportunidades que ofrecen, y pide a las organizaciones comerciales e inversores que enfoquen sus miras de inversión en estas temáticas teniendo en cuenta el impacto social y económico que generarían.

Antecedentes

En 1995, en la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, los países adoptaron por unanimidad la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing —el plan más progresista jamás realizado para promover los derechos no solo de las mujeres sino también de las niñas. La Declaración de Beijing es la primera en llamar específicamente a los derechos de las niñas.

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 66/170 para declarar el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña y reconocer los derechos de las mismas y los desafíos únicos a los que enfrentan en todo el mundo, así como promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos.

Las adolescentes tienen derecho a una vida segura, educada y saludable, no solo durante estos años críticos de formación, sino también a medida que maduran y se convierten en mujeres. Si reciben apoyo efectivo durante la adolescencia, las niñas tienen el potencial de cambiar el mundo, tanto como niñas empoderadas de hoy como trabajadoras, madres, emprendedoras, mentoras, jefas de hogar y líderes políticas del mañana. La inversión para ello pasa por la defensa de sus derechos en por de un futuro más equitativo y próspero, en el que la mitad de la humanidad sea un socio igualitario para resolver los problemas del cambio climático, los conflictos políticos, el crecimiento económico, la prevención de enfermedades y sostenibilidad global.

Las niñas están rompiendo los límites y las barreras que plantean los estereotipos y la exclusión, incluidos los dirigidos a los niños con discapacidad y los que viven en comunidades marginadas. Como emprendedoras, innovadoras e iniciadoras de movimientos globales, las niñas están creando un mundo que es relevante para ellas y las generaciones futuras.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible ( ODS ) adoptados por los líderes mundiales en 2015, incorporan una hoja de ruta para que el progreso que sea sostenible y no deje a nadie atrás.

Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer es parte integral de cada uno de los 17 objetivos. Solo garantizando los derechos de las mujeres y las niñas en todos los objetivos llegaremos a la justicia y la inclusión, a economías que funcionen para todos y a mantener nuestro entorno compartido ahora y para las generaciones futuras.

Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?

¿Sabías que…?

  • Hasta 10 millones de niñas correrán el riesgo de contraer matrimonio infantil. Los graves efectos de la pandemia del COVID-19 exponen a las niñas a un mayor riesgo de matrimonio precoz debido a una combinación de conmociones económicas, cierre de escuelas e interrupción de los servicios de salud reproductiva.
  • Casi la mitad de las escuelas primarias de los países menos adelantados carecen de aseos para un solo sexo —un factor importante para la asistencia de las niñas— y más de dos tercios carecen de electricidad.
  • Las niñas son principalmente víctimas de la explotación sexual (72% de las víctimas detectadas), mientras que los niños son principalmente sometidos a trabajos forzados (66% de las víctimas detectadas).
  • La brecha de género entre los usuarios de Internet en todo el mundo está aumentando, del 11% en 2013 al 17% en 2019, y es más amplia en los países menos adelantados del mundo, en donde llega a un 43%.
  • A nivel mundial, el porcentaje de mujeres graduadas en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) es inferior al 15% en más de dos tercios de los países.

Una nueva era para las niñas

Las más de 1 100 millones de niñas de hoy están preparadas para afrontar el futuro. Todos los días, las niñas están rompiendo fronteras y barreras, abordando problemas como el matrimonio infantil, la desigualdad en la educación, la violencia, la justicia climática y el acceso desigual a la atención médica. Las niñas están demostrando que son imparables.

El liderazgo de las niñas en pos de su propio futuro

Hoy es el décimo aniversario del Día Internacional de la Niña; un día dedicado a celebrar a las niñas y adolescentes lideresas en toda su diversidad. El tema de este año, “Ha llegado nuestro momento: nuestros derechos, nuestro futuro”, es consecuencia de su tenacidad como lideresas feministas para impulsar un cambio transformador sin más demoras.

Declaración: El liderazgo de las niñas en pos de su propio futuro

En los últimos diez años, he visto cómo los intereses y la influencia de las niñas aparecen cada vez más en las iniciativas mundiales tendientes al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ya sea en relación con el clima, la educación, la salud mental o la violencia de género, o bien con la salud y los derechos sexuales y reproductivos, las niñas se proyectan como lideresas, promotoras y protagonistas del cambio. Su activismo en los movimientos feministas y su movilización en pos de la igualdad de género, incluso en las actividades de Generación Igualdad, son clave en la conformación de acciones positivas y fundamentadas, tanto en sus comunidades locales como a nivel mundial.

Aun así, si bien hubo progresos, hacen falta cambios sustanciales. De hecho, según las cifras actuales de avance de ONU Mujeres, se estima que les llevará a las mujeres y las niñas cerca de 300 años alcanzar la plena igualdad de género. Para romper con esta tendencia, es clave que las mujeres y niñas de todo el mundo reciban una educación que realmente las prepare para el futuro, con la que puedan desarrollar su autonomía, igualdad, voz y empoderamiento. Los ODS 4 y 5 trabajan en conjunto. Aun así, la pobreza, las normas y costumbres culturales, la infraestructura deficiente, la violencia y la fragilidad siguen generando impedimentos. La inversión en la implementación de los derechos de las niñas sigue siendo insuficiente, puesto que solo contribuye a lograr enfoques aislados y de corto plazo que, en definitiva, son una desventaja para las adolescentes.

Para sortear estos obstáculos en un mundo en el que los riesgos para las niñas son más graves que nunca es necesario generar la sinergia de todas las partes interesadas a fin de aplicar medidas sólidas. Necesitamos datos desagregados por edad y género para aportar información a la elaboración de políticas que tengan un impacto directo en las vidas de las niñas. Necesitamos una determinación de recursos adecuada y sostenible para quienes sufren más el impacto de la desigualdad en pos de garantizar que las niñas y adolescentes de todo el mundo puedan tener vidas seguras, saludables, educadas y empoderadas.

Me imagino un mundo en el que se reconozca la autonomía y el liderazgo de niñas y adolescentes, en el que puedan gozar plenamente de sus derechos, sin violencia ni discriminación, como lideresas y parte de sus sociedades y comunidades en pie de igualdad.

En este Día Internacional de la Niña, sigamos trabajando en conjunto para lograr este objetivo y los de Nuestro Programa Común. Las niñas pueden y deben estar al frente de esta iniciativa; no debemos excluirlas ni dejarlas atrás. Esta década de aceleración debe priorizar a las niñas en toda su diversidad. Ahora es su momento; por sus derechos y su futuro.

LA DIRECTORA EJECUTIVA DE ONU MUJERES SIMA BAHOUS

23S – Día internacional de la visibilidad bisexualidad

El mundo aprovecha esta ocasión para visibilizar la bisexualidad y fomentar la inclusión social. Conoce el motivo y el origen de esta fecha.

Este 23 de septiembre se festeja el Día Internacional de la Bisexualidad, también conocido como Día de la Visibilidad Bisexual, para buscar la aceptación, inclusión y tolerancia hacia las personas que gustan de ambos sexos. Asimismo, se busca potenciar las libertades y los derechos de las personas.

Las personas que se encuentran emocional, afectiva y/o sexualmente atraídas por personas del mismo sexo y del género opuesto, se consideran bisexuales. Sin embargo, la atracción se da hacia individuos independientemente de su género. No tiene por qué estar dividida proporcionalmente entre estos.

Día Internacional de la Bisexualidad: por qué se celebra

La iniciativa surgió de tres activistas estadounidense: Wendy Curry, Gigi Raven y Michael Page. Ellas fueron quienes participaron de la conferencia anual de la Asociación Internacional de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex en 1999. Desde entonces, la comunidad crece con fuerza y da respuesta a los prejuicios que reciben.

Sobre los motivos, se eligió esta fecha por el mes en el que nació Freddie Mercury, artista que los tres admiraban por su música y por haber visibilizado esta orientación sexual, y en segundo lugar, porque también era el cumpleaños de Raven.

14J – Día internacional de las personas no binarias

Hoy, 14 de julio, se conmemora el Día Internacional de la visibilidad no Binaria, en representación de las personas que no se identifican total o parcialmente con los géneros binarios-cis asignados al nacer (masculino y femenino), tales como el género fluido, agénero, no binarie, entre otras identidades y existencias dentro del espectro no binario.

Te traemos en el post de hoy algunos referentes famosos que han visibilizado su realidad y vivencia no binaria. Luna Ki, Demi Lovato, Sam Smith, Indya Moore o Melo Moreno son algunas de las personas de la escena pública que se han hecho visibles y reivindican su identidad fuera de los géneros binarios.

Luna Ki, artista y cantante queer de Barcelona comenzó a hablar de su realidad para ayudar a otras personas que se encontrasen en el mismo dilema que estuvo elle al crecer sin referentes no binarios. Luna Ki tuiteó en 2021: “Me ha costado un tiempo saber cómo decirlo. Si lo hago también es porque sé que hay personas que se han sentido así alguna vez y no es fácil, porque como leí una vez “no es fácil saber en qué te estás convirtiendo sin un modelo a seguir””.

En mayo de 2021, le cantante Demi Lovato publicó un vídeo en sus redes donde comentaba que era una persona no binaria y que había dejado de utilizar los pronombres “él” y “ella” para referirse a sí misme, pues tras mucho tiempo de sanación, reflexión y trabajo personal en torno a su salud mental, se sentía identificada con esta vivencia, respondiendo ahora a los pronombres neutros “elle/they”.

Sam Smith habló por primera vez de su vivencia como no binario en septiembre de 2019 en las redes sociales con una publicación que decía: “Hoy es un buen día, así que aquí va. Decidí que cambiaré mis pronombres a él/ella. Después de toda una vida en guerra con mi género, he decidido abrazarme por lo que soy, por dentro y por fuera».

Le actriz originarie de Estados Unidos, Indya Moore, aseguró no sentirse identificada ni como hombre ni como mujer, por lo que se considera una persona trans no binaria. Esta estrella es conocida por su rol como Angel Evangelista en la serie Pose, caracterizada por ser una seria de referencia por contratar a actrices y actores trans para interpretar a personas trans.

La youtuber catalana Melo Moreno subió a su canal en mayo un vídeo donde explicaba el proceso de introspección que había vivido, cómo se había dado cuenta de que es una persona no binaria y que se sometería a una mastectomía por la disforia que sentía. Recientemente ya se ha sometido a la intervención quirúrgica y está compartiendo todo su proceso de recuperación, aprendizaje y orgullo en las redes sociales.

Y tú, ¿qué otros referentes no binarios conoces?

Colectivo Gamá