DIFERENTEMENTE IGUALES

IGUALDAD Y EDUCACIÓN AFECTIVA – SEXUAL Y DE GÉNERO

DIFERENTEMENTE IGUALES

Almudena Grandes recorrerá España…

El sello dedicado a la desaparecida escritora Almudena Grandes que Correos anunció en diciembre ya se puede conseguir y, con él, enviar cartas, postales o paquetes, coleccionarlo o guardarlo como un tesoro dentro de algún libro.

Ha sido dibujado por la ilustradora Isa Muguruza, artista reconocida por un estilo personal, realista, psicodélico y que empodera el cuerpo femenino, habitualmente en colores violeta y rosa, y autora de Venuscentrismo (Destino, 2020).

El dedicado a la autora de la serie de novelas Episodios de una guerra interminable, es el primero de la mencionada serie Escritoras, en la misma línea de destacar a mujeres relevantes, como ya lo hacen las colecciones Mujeres en la Ciencia y Mujeres en el Deporte, que incluyen sellos dedicados a la matemática aragonesa Maria Andresa Casamayor de la Coma, a la deportista Blanca Fernández Ochoa, a las mujeres que consiguieron las primeras medallas olímpicas por equipos femeninos españoles y a la bioquímica Margarita Salas.

Además del sello dedicado a Clara Campoamor, a Isabel Zendal y, ahora, a Almudena Grandes, las otras cinco mujeres a las que Correos dedicará un sello de la colección #8MTodoElAño son Dolors Aleu, Concepcion Arenal, Elidà Amigó, María Blanchard y Luisa Roldán (La Roldana). Todos los sellos de esta serie han sido diseñados por Muguruza.

Almudena Grandes falleció el pasado mes de noviembre, dejando prematuramente huérfanos a miles de lectores que aprendieron a escuchar mejor la memoria de la posguerra. En el Día del Libro, elDiario.es le dedicó un homenaje invitando a una veintena de autores en español que leyeran el mismo texto suyo, haciendo volar sus diferentes acentos.

Estrategia canaria de Transición Igualitaria

La Estrategia Canaria de Transición Igualitaria, impulsada desde la Viceconsejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud,  es un plan de trabajo del fomento de la igualdad en las islas a través de datos concretos que permitan generar políticas públicas certeras de igualdad.
El objetivo es dotar a la comunidad canaria de una caja de herramientas propia frente a la desigualdad, basada en nuestras particularidades culturales, geográficas y sociales como archipiélago que nos permitan avanzar en igualdad de forma indudable y concreta.
La Estrategia Canaria de Transición Igualitaria se proyecta a 16 años con intención de generar las estructuras necesarias, potenciar el camino y establecer dinámicas que finalmente nos lleven a que la población canaria desarrolle hábitos de igualdad.
¿Quieres saber más? Consulta aquí: 

Más allá de un te quiero es un te cuido

Dentro de las acciones que ha desarrollado el Plan de Igualdad de nuestro centro durante este curso académico ha estado la implementación del Proyecto: Más allá de un te quiero es un te cuido.

La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias ha lanzado una novedosa herramienta educativa destinada a adolescentes de entre 14 y 17 años, encaminada a prevenir, detectar y responder ante los comportamientos de violencia de género que se pueden manifestar en las relaciones afectivas, sexuales y amorosas de la población adolescente.

Bajo el nombre Más allá de un te quiero es un te cuido, este recurso, pionero en Canarias y diseñado por el Área de Igualdad de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Calidad, se inició en el mes de marzo en nuestro instituto y fue seguido por diez alumnas de 4º ESO: Andrea Alzola, Valeria Benítez, Daniela Cabrera, Ainara Casimiro, Laura Fleitas, Leire Hernández, Lucía Naranjo, Ariadna Pérez, Izaskun Santana y Cristina Serrano.

La duración ha sido de seis semanas de formación online tutorizada en las que las alumnas tuvieron que trabajar seis módulos junto a la persona que lo coordinaba.

A lo largo de estos módulos, las alumnas participantes han ido adquiriendo herramientas y claves que les permitirán disponer de recursos personales más seguros, de cuidado y autoprotección para liderar sus propios proyectos de vida alejados de los mandatos de género y de las relaciones de control y dominación.

La formación incluía un total de 50 actividades divididas en iniciales, de activación, de desarrollo y finales. La línea metodológica del curso estaba definida por el proceso de enseñanza aprendizaje e-learning y la utilización de medios electrónicos a través de internet. Para el diseño de las actividades se ha tenido en cuenta el planteamiento de supuestos, la resolución de casos, la cumplimentación de cuestionarios, la realización de tareas de reflexión a través de vídeos, imágenes y textos, junto a debates colectivos en el foro.

Además, el curso puso a disposición de las alumnas un diario que irían construyendo a lo largo del mes y medio de trabajo, con sus reflexiones y las conclusiones de las tareas que se les va proponiendo.

El seguimiento se realizó de manera personalizada a través de un feed-back permanente con la profesora coordinadora del mismo, Begoña Martel, con el que establecer la capacidad de modificar el sistema de creencias de cada una de las estudiantes implicadas.

Para finalizar el proyecto con éxito se nos pedía realizar un producto con el que visibilizar el aprovechamiento del mismo en nuestras alumnas. Dada la gran aceptación y el extraordinario seguimiento que han hecho estas, se han realizado cinco productos de gran interés y que han sido valorados muy positivamente.

Se agradece al profesor Miguel Reta, también parte de la Comisión del Plan de Igualdad, que se haya encargado de la parte técnica de algunos productos.

Se comparte uno de ellos a continuación:

Pasapalabra de los cuidados

Por todos los Alan, Ekai y Thalías… stop lgtbifobias en los centros educativos

El alumnado tiene derecho a (…) La no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, capacidad económica, nivel social, orientación e identidad sexual, convicciones políticas, morales o religiosas, así como por discapacidades físicas y psíquicas, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Decreto 114/2011, de 11 de mayo, por el que se regula la convivencia en el ámbito educativo de la Comunidad Autónoma de Canarias.

No me gustaría dejar pasar la ocasión sin mostrar mi opinión sobre uno de los temas más importantes que se desprenden de la necesidad de celebrar en los centros educativos el 17 de mayo: el bullying lgtbifóbico.

Llevo más de veinte años dedicada a la docencia, los últimos catorce he trabajado activamente la diversidad sexogenérica en mi práctica profesional y por este motivo, y con total conocimiento de ello, puedo afirmar lo que sigue.

Los centros educativos son la clave para generar una sociedad igualitaria, respetuosa y, por supuesto, inclusiva. Son, sin dudarlo, el eje transformador más potente del Sistema educativo. Se hace preciso, en cualquier etapa educativa conocer la realidad que nos rodea pues nos ayuda a generar propuestas, sobre todo, de cambio al visibilizar y acompañar la diversidad existente. Entiéndase siempre diversidad como valor.

La actitud que debe tener la comunidad educativa (profesorado, familias y alumnado) es también determinante para generar centros seguros, libres de conductas lgtbifóbicas o de violencias. Por este motivo, considero, que toda la comunidad educativa debe sentir la responsabilidad que tiene y mirar la diversidad con el respeto que merece y siempre posicionándose ante cualquier forma de acoso lgtbfóbico. Este, ya lo sabemos, es un tipo de violencia que no es exclusivo del entorno escolar, sino que se da en cualquier momento y espacio de la vida de una persona.

El pasado verano acudí a un curso en la Universidad de verano de Maspalomas y allí, el profesor Pichardo Galán, comentó algo que considero esencial también y que siempre he defendido a capa y espada, las escuelas son espacios para vivirse y no de sufrimiento. Cuánta razón.

Cuando el alumnado, nuestro alumnado, (chicas, chicos o chiques) reconoce su orientación del deseo en el insulto, asumirá como propio y negativo el contexto en el que se da. Si no hacemos nada estaremos fomentando generaciones con miedos, problemas de autoestima e incluso de salud mental. Esto mismo se recuerda con frecuencia a través de titulares de prensa, noticias de suicidios de menores pertenecientes al colectivo LGTBIQ+. Estos son cada vez más frecuentes y se producen a edades más tempranas, recuérdese el caso de Alan, joven transgénero barcelonés que se quitó la vida tras sufrir un acoso descomunal durante varios años y justo poco después de haber conseguido modificar su nombre en su documentación (de modo que estuviera acorde con su identidad de género) se suicida.

En mi opinión, algo estamos haciendo mal o no estamos haciendo las cosas del todo bien, se podría decir de varias maneras. Para mí, hay muchas formas de atacar directamente la identidad de una persona, pero dejarla tocada para siempre es la más vil. No resultará nada novedoso por mi parte si recuerdo en este punto todas las agresiones que a diario se producen en nuestro país, algunas acaban en muerte, como la del joven Samuel Luiz (ocurrida el pasado año 2021), que fue muy mediática, pero otras se suceden en la intimidad de los centros educativos cada día. El profesorado en estos casos tiene una misión especial y no puede mirar para otro lado.

Según la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (en adelante FELGTB), la primera causa de acoso escolar en España es la LGTBfobia. Asimismo, el Observatorio contra la LGTBfobia también apunta que muchos estudios internacionales revelan que los intentos de suicidio son de 3 a 5 veces más numerosos entre les jóvenes LGTBI que entre las personas jóvenes en general y, dentro de las personas jóvenes LGTBI, las personas jóvenes trans* las que lo intentan más de un 40 por ciento y lo consiguen cerca de un 7 por ciento, por ser quienes más acoso y discriminación sufren diariamente y, por tanto, ser las más vulnerables. Esto sucede cada día ante nuestros ojos y en prácticamente la totalidad de las aulas de España.

Debo reconocer que trabajo (afortunadamente) en un centro en el que no se producen agresiones físicas y que en todos los años que llevo ejerciendo mi profesión en él, nunca he presenciado o he sido conocedora de un caso de acoso escolar por motivo de lgtbifobia. Es un centro friendly y referente en el que se ha hecho un trabajo ingente durante más de una década y, además cuenta con profesorado visible, se trabaja constantemente estos temas en las aulas como medida de prevención y concienciación, que cuenta con un comité de diversidad formado por profesorado y alumnado aliados e incluso se celebra una Semana del Orgullo cada año coincidiendo con el 17 de mayo, Día internacional contra la transfobia, bifobia y homofobia. No obstante, soy consciente de lo que sucede en otros centros cercanos y en ocasiones me aterra pensar que dentro de unos años esos y esas jóvenes que hoy vejan, humillan o agreden a otras personas solo por no cumplir con la dichosa heteronormatividad heredada del patriarcado puedan estar desempeñando en el futuro un puesto de responsabilidad en cualquier lugar. Como se puede sobreentender hay que buscar herramientas para paliar esta situación con la que se puede dañar mucho a una persona, aunque realmente lo que se consigue es deshumanizar sus vidas y quitarles su dignidad.

A lo largo de los años he visto cómo han cambiado los insultos hacia este alumnado. El término “maricón” sigue estando en el top 1 y siendo uno de los términos más frecuentes en nuestro día a día en las aulas, pero los insultos como los tiempos cambian y evolucionan. En la actualidad resulta muy cotidiano escuchar el término “travelo” o “transformer” referidos a las personas jóvenes trans*. Estas, como apunta la FELGTB, son las víctimas potenciales en estos momentos. De ahí el gran índice de absentismo y abandono escolar en esta población. Una lástima que la tiranía del modelo heteronormativo dañe tantas vidas jóvenes.

También he observado en los últimos años algo que me preocupa mucho y es que advierto grandes diferencias entre el bullying que se realiza a las diferentes realidades LGTIBQ+, sin dudarlo, todas son reprochables, pero considero que actualmente las personas trans* se llevan la peor parte, así, como las lesbianas, muchas aún invisibilizadas en los centros educativos, son peor tratadas que los chicos gais cuando salen del armario. Resulta muy curioso, pero lo he visto en los últimos dos años en muchos centros educativos. Además, y esto más recientemente, me he percatado incluso de cómo las personas no binarias (curiosamente) son apenas denostadas y eso que su visibilización es cada vez más frecuente. Estas evidentemente dejan sin muchas opciones al lenguaje. Al ser una realidad aún muy cuestionada es complicado otorgarle connotaciones negativas propias (de momento).

Lo que sí es evidente es que aún hay muchos centros educativos reticentes (o que se niegan en rotundo) a tratar la igualdad efectiva entre todas las personas y aceptar la diversidad humana en entre todos los seres humanos y aceptar la diversidad en todas sus formas. Está muy claro que mirar hacia otro lado, invisibilizar y optar por el silencio ante las lgtbifobias en el entorno educativo es connivir con la discriminación y el acoso pues los centros educativos, no olvidemos, son lugares de convivencia en todas las etapas de crecimiento de una persona.

Según estudios de los últimos años la situación no ha mejorado sustancialmente en los últimos tiempos. Así, según se dice, el 80% del alumnado LGBTIQ+ escucha su orientación como insulto, el 70% muestra reticencias para aceptar a personas trans*, el 60% del alumnado no actúa ante situaciones de acoso lGTBfóbico, casi el 80% ha presenciado insultos, burlas o que se hable mal; más del 50% ha presenciado aislamiento, exclusiones o amenazas; palizas un 6,4% (porcentaje mejor que en investigaciones anteriores al 2010, que situaban haber presenciado palizas casi un 40%) y agresiones físicas un 40% y, lo peor de todo, la gran mayoría (que va desde un 60 a un 85% en función de la investigación) piensan que el profesorado no actúa. Esto se produce en pasillos, patios, baños, entre clases e, incluso dentro de la clase, frente a un profesorado que no actúa porque no lo ve o porque no sabe cómo hacerlo. Por todo ello se hace necesario que el profesorado se forme y cumpla así con un deber ético que no es inherente a su profesión. Este debe contribuir en la creación de centros en el que todo el alumnado se siente libre y seguro y pueda vivir su etapa formativa siendo respetado. El alumnado se tiene que reconocer en su centro, tener referentes cerca, entre su profesorado o en los libros de texto.

Finalmente destacaría que el gran compromiso de la coeducación y de la escuela coeducativa es la valoración, respeto y trabajo con las distintas identidades.

Charla con Tomás Galván

El martes 17 de mayo, dentro de la II Edición de la Semana del Orgullo, tuvimos una visita muy importante en nuestro centro. Tomás Galván, periodista de la Radio Televisión Canaria pasó toda la jornada escolar en nuestro centro e impartió charlas al alumnado de  del grupo 2º ESO D, de tres grupos de 4º ESO y del alumnado del Aula Enclave.

Desde el IES José Arencibia Gil se agradece especialmente que haya estado compartiendo con nuestro alumnado su historia vital y su lucha contra las lgtbfobias.