Archivo de la categoría: Propuestas para el aula

Humor gráfico

La última edición del Salón de Cómic de Barcelona presentaba, entre otras exposiciones (nos ocuparemos, espero, de alguna más), una titulada Cifré & Cifré en la que se recuperaban algunas de las obras más significativas de Guillermo y Guillem Cifré, padre e hijo, autores que revolucionaron el cómic español, cada uno con un estilo personal, en dos épocas distintas.

Confieso que para el que esto escribe el gran descubrimiento fue el recientemente fallecido Guillem Cifré, autor de historietas, ilustraciones e instalaciones artísticas a menudo asociadas más o menos a la ligera al surrealismo pero, en cualquier caso, de altísima originalidad. Fue colaborador habitual en prensa y un destacado representante de lo que suele denominarse humor gráfico.

Tecnología, por Cifré

Tecnología, por Cifré

Precisamente conocer parte de su obra me hizo reflexionar sobre el poco uso que los profesores de lengua en particular, y los docentes en general, hacemos de una herramienta de comunicación tan potente como el humor gráfico. Más allá de la mera ilustración de un texto dado, casi nunca presentamos a nuestros alumnos ejemplos de humor gráfico como lo que es, un medio de expresión per se, susceptible de ser por tanto interpretado y analizado.

Max

Es usual que acudamos a las secciones de opinión de los periódicos impresos o digitales en busca de los célebres textos expositivos-argumentativos con que aturdimos a nuestros alumnos y allí están, muy cerca, a mano, las viñetas, impasibles, preñadas de sentido, esperando una oportunidad de visitar las aulas que habitualmente no llega.

Desde mi regreso de Barcelona he empezado a poner en práctica, creo con cierto éxito, esta reivindicación del humor gráfico como medio privilegiado para lograr que los alumnos comenten, rebatan o compartan la opinión de los dibujantes. Junto a Cifré, por ahora han sido convocados a esta fiesta Max y El Roto.

Joaquín Ayala

El miedo al dibujo. Rupturas y conclusiones.

Trabajo con alumnos de la ESO desde el 98, impartiendo clase de EPV. A lo largo de todos estos años he observado que lo que ellos consideran «saber dibujar bien” no es otra cosa que  lograr un dibujo fiel a la realidad. Muy interesante a este respecto es la famosa charla de Puño en el MAD.

Como intento de romper este tópico trato de jugar con ellos al pictionary. Con muñecos de palo tratan de hacerse entender, no hay aún narración, pero sí representación y comunicación. Dependiendo de la edad, el juego resulta pedagógico o se queda en un mero entretenimiento lúdico-competitivo, en el que todos están más pendientes de la broma y el equívoco o de ser ellos los siguientes en salir a la pizarra. Yo trato de calmar los ánimos y de sacar conclusiones de  todas y cada una de las imágenes representadas.

Susurro la palabra al oído del alumno y este trata de representarla sin la ayuda de letras o números. En una ocasión le chivé la palabra “hombre” y esto fue lo que dibujó:

Niño dibujando un hombre

 

La lección estaba clara: Teniendo pocos elementos, cualquier signo gráfico tiene su contenido. Enuncié esta conclusión en voz alta. Si el dibujo hubiera tenido más información, mayor número de líneas, hubiera sido más barroco, posiblemente este detalle se hubiese pasado por alto.

Otra conclusión es que tienen que analizar cuál es la característica por la cual sus compañeros adivinaron el objeto, en el caso de que la palabra a representar sea «boda», podría ser un sombrero de copa.

Un momento álgido se produce cuando susurro al oído de un alumno la palabra «guiri». Después de complicados planos de otros países, gafas de sol, etc, el alumno se da por vencido y entonces dibujo tan sólo un calcetín dentro de una sandalia. ¡No falla!  (la metonimia,  representación de una parte por el todo, así como «volante» puede representar a «coche»)

Otra de las conclusiones es que muchos elementos, más que ayudar al éxito, llevan al fracaso al distraer de la idea base, de manera que pierde fuerza.  Otra, que el ángulo en el que esté dibujado el objeto puede ser esclarecedor, o por el contario, confuso.  Una persona vista en picado cenital, con un dibujo esquemático podría ser cualquier cosa, mientras que vista de frente se nos presenta bien clara y reconocible. Otra, que a veces no hay otra manera que ayudarse por la secuencia para que quede patente la transformación de algo en el tiempo.

También tienen que tener en cuenta que sus dibujos actúan como símbolos. Las mujeres no tienen por qué llevar falda, pero si colocamos una falda a un personaje, difícilmente interpretaremos otra cosa que que se trata de una mujer.

Realmente no hay mejor dibujo que aquel que se adapta a la perfección a su función, en el caso del cómic, que hace de engranaje ideal para que toda la maquinaria de la narración funcione. Por eso a la pregunta de” ¿Este dibujo está bien?”  Siempre les respondo con otra pregunta: “Depende…¿Qué quieres comunicar?.”

Álvaro Manzanero

EL TEBEO Y SU USO EN EL AULA

Normalmente se piensa en el tebeo como instrumento para el Plan Lector del centro. Muchos así lo utilizan y Tebeos con Clase ha contribuido, sin duda, a ello. Más limitado es que se pueda llevar al aula dentro de las distintas materias del currículo escolar. Se suele pensar en la clase de Historia y de Sociales, en general, como principal referencia para que el tebeo sea manejado por los escolares y se puedan extraer enseñanzas que sirvan para que se elaboren materiales de clase que el alumnado pueda entender y asimilar.

En Sociales hay muchos ejemplos. Álix, de Jacques Martin (1921-2010), es uno de los más citados. Su valor radica en la buena documentación que el autor y su equipo manejaban en cuanto a decorados, construcciones, vestimentas y situaciones cotidianas. Tal es así, que, con ocasión de uno de los últimos álbumes dibujados por Martin, donde la acción se desarrollaba en un fuerte romano de las fronteras con tribus germanas, un grupo de arqueólogos denunció la copia de planos de una excavación, que resultó finalmente una gran casualidad, fruto de esa labor de documentación de Martin y su equipo. Alix es un buen personaje, pero hay que recordar que es un tebeo de formato histórico, pero no plantea situaciones históricas exactas.

el espectro de cartago

Un autor español imprescindible, aunque algo olvidado es Antonio Hernández Palacios (1921-2000). Cultivó la historieta histórica como pocos: El Cid, la Guerra Civil, Colón, Felipe II y Carlos V forman un interesante conjunto de obras muy útiles también en el aula.

Portada de El Cid de

Portada de El Cid de

A todo esto hay que añadir la explosión de títulos en Canarias sobre la prehistoria de las islas, a los que se añade ahora La Conquista de Gran Canaria, de Antonio Perera.

Portada del libro de Antonio Perera (2015)

Portada del libro de Antonio Perera (2015)

Plantear listados infinitos es mala política, ya que es preferible empezar con pocos títulos y abrir los horizontes si nos interesa seguir el camino del tebeo y el aula.

Otras asignaturas donde es clásico el uso de ciencia ficción y tebeos son Física y Química, Matemáticas y Tecnología. Buenas páginas para buscar ejemplos son http://es.xkcd.com/, traducción no oficial al español de magnífica página de Randall Munroe y xataka.com. No es que resulte fácil encontrar tebeos sobre estas ciencias, pero sí hay muchas viñetas y los superhéroes, por ejemplo, siempre aportan argumentos científicos y pseudocientíficos y son muy útiles para confirmar o desmentir hipótesis, a veces disparatadas.

Mauro Entrialgo, Plétora de Piñatas (2011), en el diario Público.

Mauro Entrialgo, Plétora de Piñatas (2011), en el diario Público.

En Ciencias de la Naturaleza hay muchos ejemplos y hemos tomado como principio las biografía de personajes, como las de Jordi Bayarri (1972), en su colección científicos: Darwin, Newton, Galileo y Marie Curie.

Jordi Bayarri. Marie Curie (2014).

Jordi Bayarri. Marie Curie (2014).

La fidelidad del guión permite acceder a un buen instrumento en el aula, que nos acerca al personaje de manera más natural.

Una vez elegido el tebeo, se puede optar por una viñeta o una página con el apartado que queremos trabajar. Pretender que el alumno o alumna compre el cómic va a resultar un empeño bastante complicado, siempre habrá quejas por el precio o la facilidad de conseguirlo. Nuestro objetivo es múltiple: desarrollar una situación de aprendizaje a partir de una nueva situación que nos proporciona el tebeo, interesar y motivar al alumnado y hacer que la lectura de tebeos vaya siendo una situación normal para las chicas y chicos.

Tebeos con clase en Primaria

 

TEBEOS CON CLASE EN PRIMARIA

Debido al interés mostrado por varios centros de Primaria se decidió desarrollar otra exposición didáctica itinerante especialmente diseñada para este alumnado. Consta de

-Cinco paneles en los que se exponen los elementos fundamentales del género, ejemplificados a través de sus personajes más famosos para la infancia, agrupados por escuelas y tendencias. Haciendo click sobre los títulos podrás ver los paneles completos.

01 elcomic iconoc

02 espanol iconoc03 manga iconoc04 superheroes iconoc05 francobelga iconoc

-Una  maleta con 20 comics seleccionados. En cada Centro de Profesores de Canarias hay una copia de la exposición, con obras diferentes en esta maleta, pero aquí les adjuntamos el listado original, que puede servir de guía: INVENTARIO_TEBEOS

-Una maleta con 25 ejemplares de El zoo de Antón, de Juan Berrio,  que es un cómic mudo muy adecuado para trabajar con alumnado de Infantil y primero y segundo de Primaria. Se incluyen los siguientes recursos didácticos:

 

-Otra maleta con 25 ejemplares de Astérix en Hispania, de Goscinny y Uderzo, también con propuestas didácticas para trabajar con el alumnado.

En esta entrada (Astérix y Obélix en Canarias) podemos ver una muestra del trabajo de la compañera Elena García Huerta con el material de Astérix en Hispania.

Asimismo, en esta ocasión los materiales elaborados presentan una mayor adaptación a los distintos contextos donde pueden ser utilizados: centros educativos, bibliotecas escolares o aulas de grupo.

Finalmente, para la presentación se adopta un doble formato –expositivo y digital-interactivo– y se integran sus contenidos en situaciones de aprendizaje más globales, para que el alumno de Primaria no solo conozca y disfrute el cómic como forma narrativa y lenguaje autónomo sino que, además, lo emplee como medio de expresión para sus propias producciones.

Además, a partir de la puesta en marcha de la iniciativa, la mayor parte de los centros que han podido tener la exposición y las maletas didácticas, han abierto un espacio de tebeos en sus respectivas bibliotecas, adquiriendo en muchos casos los mismos títulos que viajaban en los baúles de la exposición y, en otros, completando el material que se había adquirido para trabajar en el aula.