Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

Clausuradas en Gran Canaria las II Jornadas PROA+

Cuarenta y tres centros educativos de toda España, incluidos tres canarios, y trescientos profesionales que participan en este programa del interterritorial han expuesto durante tres días sus estrategias para mejorar el éxito del alumnado, a menudo en situación de vulnerabilidad

El viceconsejero de Educación del Gobierno de Canarias, José Manuel Cabrera, y el subdirector general de Cooperación Territorial e Innovación Educativa del Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes, Francisco Javier Amaya, clausuraron este viernes en el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria las II Jornadas PROA+, organizadas conjuntamente por la Consejería de Educación, Formacion Profesional, Actividad Física y Deportes y el Ministerio.

Más de trescientos profesionales de todo el país se han dado cita en este encuentro, entre cuyas conclusiones figura la necesidad de que el programa PROA+ continúe, por ser “un instrumento capaz de conseguir importantes resultados en el éxito educativo de todo el alumnado, especialmente aquel que vive en entornos desfavorecidos, incrementando la dotación de recursos de apoyo, la cooperación interterritorial para definir criterios pedagógicos y la implicación de la inspección educativa en el proceso de evaluación”.

La cooperación con la universidad es clave en este tipo de iniciativas, que suponen “una gran oportunidad para generar conocimiento y dar seguridad sobre lo que se hace y cómo se hace”, al permitirles “aprender unos de otros” y ayudar a “la mejora continua del proceso en los diferentes niveles”, según los asistentes.

Todas las buenas prácticas expuestas desde el miércoles son un ejemplo certero de lo que es PROA+, pero su generalización depende del liderazgo pedagógico compartido en los centros, el acompañamiento externo e interno, la formación para su correcta aplicación, el incremento del trabajo en red y la estabilidad de los equipos profesionales, concluyeron los participantes en la jornada de clausura de estas II Jornadas PROA+.

Antes de esta clausura, que ha contado con la actuación del timplista Germán López, tuvieron lugar tres últimas ponencias: ‘Iniciativas locales para reforzar la educación inclusiva y los derechos de la infancia y la adolescencia, del experto Joaquín Corcobado, y otros tres talleres más: ‘¿Cuáles son las claves y cómo se pueden desarrollar para conseguir que el PROA+ sea útil para el éxito educativo en todos los centros?’, de equipos PROA+ de las diferentes comunidades; ‘¿Cómo puede ayudar la Inspección de Educación a la aplicación y desarrollo de PROA+ en los centros?’, a cargo de inspectores e inspectoras, y ‘¿Cuáles son las claves y cómo se pueden desarrollar para conseguir que el PROA+ sea útil para la mejora del éxito educativo de todo el alumnado?’, de direcciones y profesorado.

Se ponía así fin a tres días de intenso de trabajo, en los que se han mostrado iniciativas desarrolladas en centros de todo el país para adaptar, a su entorno y alumnado, PROA+, programa que incluye acciones para la orientación, avance y enriquecimiento educativo en centros de especial complejidad educativa cuya versión inicial termina en junio de este año, aunque tendrá continuidad, inicialmente, hasta 2027.

En concreto, las jornadas han servido de escaparate a las buenas buenas prácticas desarrolladas en 43 de esos centros, incluidos tres de los 169 que en Canarias reciben fondos PROA+: el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) César Manrique Cabrera, de Teguise (Lanzarote); el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Alonso Quesada, en Las Palmas de Gran Canaria, y el IES Benito Pérez Armas, en Santa Cruz de Tenerife.

Cabe destacar que, en su mayoría, los centros que participan en PROA+ están situados en entornos socialmente desfavorecidos, con familias de bajo nivel socioeconómico y educativo, lo que se traduce en dificultades personales y sociales de sus estudiantes.

De ahí su especial complejidad y la importancia de las acciones que se desarrollan en el marco de este programa, cuyo objetivo es precisamente impulsar actividades transformadoras o buenas prácticas, a nivel organizativo y educativo, que garanticen el éxito escolar del alumnado más vulnerable y contribuyan a reducir su abandono escolar.

Dichas acciones, que han sido expuestas en esta importante cita nacional, deben procurar crear espacios abiertos, que estimulen el aprendizaje personalizado mediante el uso de metodologías activas adaptadas a las necesidades del estudiantado.

Nota. Se adjuntan fotografías y disponen de vídeo en el enlace: https://we.tl/t-0ue4ZW7utO.