Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

Rodríguez anima a pasar de la palabra a los hechos en materia de sostenibilidad

El vicepresidente inaugura junto al alcalde de El Rosario la depuradora de aguas del Polígono de La Campana

El también consejero de Hacienda alerta sobre el impacto demográfico en la prestación de servicios y la construcción de equipamientos e infraestructuras

El vicepresidente canario y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodriguez valoró la iniciativa del Ayuntamiento de El Rosario para la construcción de una estación depuradora de aguas industriales en el polígono de La Campana, en el municipio tinerfeño de El Rosario, “en tanto lleva al terreno de los hechos los discursos en relación a la sostenibilidad”. Rodríguez, que recordó durante su intervención en el acto inaugural las deficiencias de Canarias a este respecto, confió en la puesta en funcionamiento de más instalaciones de este tipo en el resto de islas.

El vicepresidente alertó también de los impactos demográficos en el medio ambiente y en la sostenibilidad de los servicios públicos, los equipamientos e infraestructuras en territorios frágiles como los archipielágicos. “Debemos repensar este asunto en las Islas”, dijo después de precisar que Canarias ha incrementado su población en las últimas dos décadas en 530.000 personas, mientras que otras como el País Vasco -un territorio equiparable demográficamente a las Islas- lo ha hecho solo con 90.000 personas.

Precisamente, el alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, que calificó el acto como “un hito histórico para Canarias”, sostuvo que el Ayuntamiento de El Rosario es “ejemplo de que desde lo local se puede liderar el cambio de modelo hacia un territorio más sostenible”. Asimismo, dijo que “hemos construido dos depuradoras y dos estaciones de bombeo en poco más de un año. En Costanera y en La Campana y lo hicimos con nuestros medios y con el afán de saber que hacíamos lo correcto.”

El polígono industrial La Campana se convierte  así en el primer núcleo de este tipo presente en Canarias en contar con una estación depuradora específica para tratar sus aguas residuales industriales. Tras la adjudicación, por la vía de emergencia, a la empresa Canaragua, la Estación Depuradora de Aguas Residuales Industriales (EDARI) de La Campana es una realidad, siendo un hito en lo que a depuración en núcleos industriales se refiere y solucionando los vertidos de aguas residuales al mar producidos a comienzos de 2020.

El fin de los vertidos al mar

El Ayuntamiento de El Rosario ha liderado la ejecución del sistema para la eliminación de las aguas residuales industriales del polígono de La Campana, que consta, además de la mencionada EDARI, de una Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR). Tras la crisis de vertidos de principios del año pasado, que llegó a afectar a parte del litoral, el Consistorio ha desarrollado las soluciones definitivas para acabar con ellos, gracias a una inversión de dos millones de euros, que se amplía hasta los 3’3 millones contando con la inversión en la depuradora de la urbanización de Costanera y el gasto en camiones cuba para derivar las aguas negras hacia la depuradora de Buenos Aires, mientras se ejecutaban las de La Campana y la de Costanera.

En cuanto a la EDARI del polígono, se ha redimensionado el proyecto comarcal acordado en su momento con el Cabildo de Tenerife, para acortar los plazos, adaptándolo a las necesidades actuales y siendo compatible con la futura EDARI comarcal.

La depuradora de La Campana podrá tratar un caudal medio diario de 250 metros cúbicos y dará cobertura a alrededor de 280 empresas radicadas en el polígono. Consta de una estación de bombeo situada en el punto más bajo de la urbanización, que elevará las aguas a la EDARI.

El sistema de depuración cuenta con pretratamiento con tamiz de finos, desarenado y desengrasado; depósito de laminación; reactor biológico; canal de desinfección; bombeo de fangos y un equipo de desodorización con capacidad para tratar 1.600 metros cúbicos de aire por hora para evitar los malos olores. La instalación se completa con un edificio de control donde están situadas las oficinas, aseos, cuarto eléctrico, deshidratación de fangos, soplantes, taller, etc.

La obra de la depuradora consta de dos grandes bloques de financiación: la parte insular, que representa el 75% del presupuesto (1’5 millones de euros), y la cuota municipal que es el 25% restante. De ese 25%, los empresarios, a través de contribuciones especiales, financian el 60% (296.013’02 euros, el 15% del total de la obra) y el Ayuntamiento de El Rosario el 40% (199.557 euros, el 10% del total de la obra).