Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

Equipo EDCO, atención domiciliaria para pacientes COVID vulnerables

Diez enfermeras y dos médicas conforman esta unidad de seguimiento específico de la Gerencia de Atención Primaria de Tenerife, para evitar complicaciones de casos positivos aislados en domicilios

Hacer seguimiento activo con visitas a domicilio a aquellos pacientes con COVID19 no ingresados, para evitar complicaciones que puedan agravar los casos. Ese es el objetivo fundamental del Equipo de Atención Domiciliaria para Pacientes COVID positivos con criterios de vulnerabilidad (EDCO), una unidad específica de atención a domicilio puesta en marcha por la Gerencia de Atención Primaria de Tenerife desde febrero, para dar una respuesta de apoyo al seguimiento diario que realizan sus médicos de familia y enfermeras.

Diez enfermeras de atención a domicilio y dos médicas centralizadas en consulta conforman el equipo que, distribuido por las diferentes Zonas Básicas de Salud, dan cobertura a toda la isla: cuatro enfermeras en la zona metropolitana, tres en la zona norte, dos en el sur y una en la comarca nordeste de la isla.

El proceso comienza con la citación de aquellos pacientes positivos seleccionados como vulnerables desde el equipo de gestión centralizada de casos COVID de la Gerencia de Primaria para quiénes se concierta una visita presencial a domicilio del EDCO en el cuarto o quinto día tras el diagnóstico, coincidiendo con el punto crítico de deterioro de los pacientes con COVID.

“Se trata de acudir al domicilio y visitar al paciente para hacer una valoración de su estado complementaria al seguimiento diario telefónico que se hace desde los centros de salud, ya que en ocasiones pueden ser personas que presentan necesidad de ingreso y suelen tener resistencias o miedos al traslado o incluso tienen una baja percepción de gravedad”, detalla Yurena Valencia, enfermera coordinadora del equipo EDCO. Ese trato directo y cercano propio de la atención a domicilio facilita en muchas ocasiones el “tranquilizar o convencer a los pacientes de la necesidad de una derivación hospitalaria a la que, a veces, se resisten por miedo o incertidumbre” explica.

Son los equipos de enfermería los que se desplazan al domicilio del paciente y hacen una valoración de su estado, contactando con los equipos médicos centralizados, que realizan asesoramiento y atención médica mediante teleconsulta, cuando se solicite y siempre que consideran procedente la derivación hospitalaria.

La directora médica de la Gerencia de Atención Primaria de Tenerife, Clara Gironés, indica que el equipo EDCO es un proyecto pionero en Canarias y se pone en marcha con la intención de complementar el seguimiento telefónico diario que reciben los usuarios por parte de sus médicos de familia y enfermeras para hacer un seguimiento más directo a aquellos casos que, por criterios de vulnerabilidad, podrían complicarse.

Pacientes vulnerables 

Las personas consideradas vulnerables son aquellas mayores de 65 años, así como pacientes que presenten neoplasias en tratamiento activo, enfermedad renal crónica, enfermedades respiratorias (EPOC, asma, fibrosis pulmonar), cardiópatas (cardiopatía isquémica crónica, insuficiencia cardiaca, miocardiopatías), diabetes mellitus tipo 1 y tipo 2 mal controlada, enfermedad hepática crónica, patología neurológica grave, obesidad, embarazada o inmunodeprimidos.

“Con esta visita a domicilio, en el cuarto o quinto día desde el diagnóstico positivo, podemos detectar a tiempo casos que podrían agravarse, y que el paciente o no percibe los síntomas como graves o no los comunica por resistencias o temor a ser derivado”, explica Clara Gironés.

Descenso en la media de edad 

Desde la puesta en marcha del equipo, en febrero de este año, se ha atendido a 1.370 pacientes, de los que un 10 por ciento han sido derivados para atención hospitalaria urgente. De los pacientes derivados, un 78 por ciento han sido hospitalizado, con un tiempo medio de ingreso de 12 días, lo que se traduce, en que casi 8 de cada 10 pacientes derivados requirieron de ingreso hospitalario. De ellos, el 46 por ciento fueron mujeres y un 54 por ciento hombres.

Los datos también revelan que la edad media de los pacientes ingresados ha ido disminuyendo desde el inicio del servicio, pasando de los 68 años en febrero y marzo a los 63 años de edad media en abril, lo que está en consonancia con la estrategia de vacunación que ha priorizado su inicio por la población más vulnerable y de mayor edad, explica Yurena Valencia, enfermera coordinadora del EDCO.

Asimismo, indica que se observa que el mayor número de pacientes atendidos coincide con los picos de mayor incidencia de casos COVID-19 acaecidos en la isla a mediados de marzo y primeras semanas de abril, con una media semanal de 135 y 119 pacientes atendidos respectivamente.

“Con el equipo domiciliario COVID (EDCO) estamos llevando a cabo en Atención Primaria de Tenerife una labor que complementa la que llevan desde los Centro de Salud las diferentes unidades de asistencia familiar (UAF) y que ha demostrado, ser un modelo donde el EDCO supone un recurso útil para mejorar la calidad asistencial de los pacientes enfermos de COVID, detectando proactivamente, a aquellos con necesidad de ingreso”, destaca la directora médica de la Gerencia de Atención Primaria de Tenerife.

Etiquetas