Logo del Gobierno de Canarias

Julio Pérez aboga por extender la cultura de la prudencia y la precaución ante el aumento de ahogamientos

Julio Pérez aboga por extender la cultura de la prudencia y la precaución ante el aumento de ahogamientos

El consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad califica de gravísima la situación registrada en el mes de marzo con un número de fallecidos excepcional

Advierte de que no es posible bañarse en cualquier sitio y en cualquier momento. Asegura que existe normativa y medios, y destaca la buena labor que desarrollan los ayuntamientos

El consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno canario, Julio Pérez, ha abogado este miércoles en el Parlamento de Canarias por fomentar la cultura de la precaución y la prudencia, y el respeto a las normas, ante el aumento de ahogamientos registrados en las islas y ha advertido de que no es posible bañarse en cualquier sitio y en cualquier momento.

Ante una pregunta realizada por el diputado de CC-PNC Juan Manuel García Ramos, sobre la opinión de su departamento ante el aumento de ahogamientos en Canarias durante el pasado mes de marzo, Julio Pérez ha calificado de gravísima la situación, al registrarse una cifra de fallecidos excepcional por esa causa, y ha explicado que el problema, en la mayoría de los casos, tal y como reflejan los informes técnicos y la plataforma ‘Canarias, 1500 Km de Costa’, no es la insuficiencia de medios, sino las condiciones y comportamiento de los propios bañistas.

En este sentido, ha apuntado que, en todos los casos registrados en marzo, excepto uno, existía una alerta o prealerta por fenómenos meteorológicos adversos. La propia plataforma ha señalado que la gran mayoría de los accidentes los protagonizaron personas que decidieron introducirse en el agua cuando las condiciones del mar eran adversas u ondeaba la bandera roja.

A juicio del consejero, los medios existentes son en general suficientes, al igual que la normativa, aunque están previstos cambios demandados por los ayuntamientos. Ha destacado la buena labor que, en este sentido, desarrollan los servicios municipales, a veces arriesgando su integridad (y recordó un caso reciente en Santiago del Teide). No obstante, muchas veces no se puede impedir físicamente que algunas personas accedan a lugares que suponen un riesgo, como charcos y piscinas naturales, ya que el mar en Canarias es, ha dicho que iba a usar un término coloquial, “traicionero”, y se torna muy peligroso de forma súbita. Por eso se deben respetar los avisos y prohibiciones sin excepción.

Julio Pérez se ha referido también a que una buena parte de los accidentados son personas foráneas que no conocen las condiciones del litoral de las islas o simplemente no hace caso a los avisos, de ahí la necesidad de extender la cultura de la prevención.

Etiquetas