Logo del Gobierno de Canarias

Comienzan las excavaciones arqueológicas en el ingenio azucarero de Los Picachos de Telde

Cultura_210526

Tras 27 años de demanda social, la Dirección General de Patrimonio Cultural desarrolla  esta primera intervención que marcará los pasos futuros para su protección

El ingenio azucarero de Los Picachos comienza a protegerse desde hoy gracias al trabajo coordinado entre el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de Telde. La iniciativa para su protección y conservación se inicia con la primera intervención arqueológica a cargo de la empresa especializada Arqueocanaria. Así lo explicaron en rueda de prensa la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, junto al alcalde de Telde, Héctor Suárez,  el consejero de Presidencia del Cabildo de Gran Canaria, Teodoro Sosa, y el arqueólogo que dirigirá la acción, Valentín Barroso.  

Esta primera intervención impulsada por el Gobierno de Canarias, con una duración aproximada de un mes, busca realizar un estudio del terreno -de propiedad municipal- para valorar, documentar y diagnosticar el estado los vestigios que se encuentren y decidir así la intervención adecuada para su conservación en una acción futura, de la mano del Cabildo de Gran Canaria.

Así, el proyecto que se inicia con una primera fase documental, el diagnóstico de los restos, y otra segunda fase en la que con la documentación adquirida previamente y que evidencia la potencialidad del enclave,  se decidirá cuáles son las líneas para seguir investigando y avanzando en su protección.

Durante su intervención, el alcalde de Telde se congratuló por esta “importantísima acción para el municipio”. Asimismo, Héctor Suárez destacó que “después de 27 años de demanda de la sociedad para que se protegiera este valioso enclave, las diferentes administraciones hemos logrado, con mucho diálogo y trabajo, consensuar una hoja de ruta para iniciar hoy un camino que formará parte importante de la historia de Telde”.  En este sentido, Suárez agradeció el impulso dado por el Gobierno de Canarias para hacer realidad este proyecto, así como la sensibilidad mostrada con Los Picachos de Telde. “Con esta primera intervención comenzamos a poner en valor este espacio que formó parte fundamental de la sociedad y de la economía de la ciudad cuando fue construido, y en un futuro próximo se convertirá en un atractivo turístico que potenciará el patrimonio cultural del municipio”, indicó el alcalde.

Ingenio azucarero Los Picachos
Ingenio azucarero Los Picachos

Por su parte, la directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias afirmó: “La puesta en valor de los bienes del patrimonio cultural de Canarias es una obligación. Su finalidad más relevante es la acción social que estos bienes desempeñan. Estudiamos para saber, investigamos el pasado para comprenderlo”. Perera explicó que “la puesta en valor del patrimonio forma parte de la acción social, de lograr que la ciudadanía pueda comprender y apreciar los múltiples significados y valores de los bienes patrimoniales, pero también debemos asegurar su conservación y preservación”.

Por último, agradeció al colectivo Turcón “su constancia, su presencia que a modo de recordatorio durante años ha demandado a las administraciones que pongan fin a la pasividad ante la obligación que tenemos de conservar, estudiar y devolver a la ciudadanía la historia de este ingenio”.

Desde el Cabildo de Gran Canaria, Teodoro Sosa mostró su predisposición de para trabajar de manera coordinada entre las tres administraciones para el cuidado de este enclave, continuar el trabajo iniciado por el Gobierno de Canarias y lograr consolidar que los restos que están en pie no sufran daños.

Por su lado, la concejala de Patrimonio aseguró que se trata de un hecho muy relevante para la ciudad. “Se trata de uno de los principales objetivos de este mandato, y verlo fructificar es todo un orgullo”. Del mismo modo, Mejías hizo hincapié en que “el diálogo con la familia propietaria del solar colindante a este terreno municipal ha sido fundamental, y su predisposición para llegar a un acuerdo ha hecho posible que avanzara el trabajo con las administraciones supramunicipales. El próximo año ese terreno pasará a ser de titularidad municipal y se podrá continuar con la conservación de este espacio”.

Por último, Valentín Barroso detalló que “en esta primera excavación lo que haremos es tratar de identificar los problemas que tienen los picachos despejando de escombros la estructura y aliviando la presión con excavaciones puntuales para saber cómo están las pilastras y que no sigan sufriendo”. Según indicó, y tras el sondeo de un georadar, “en el subsuelo hay restos compatibles con muros que podrían pertenecer al ingenio”.

 

Etiquetas

Patrimonio Cultural promueve una segunda campaña arqueológica en el ingenio azucarero de Soler en Vilaflor

200625_Cultura

La primera excavación en un ingenio de Tenerife, a juicio del equipo de investigación, documenta su similitud con los hallados en Agaete y Guía, en Gran Canaria

La Dirección General de Patrimonio Cultural impulsa una nueva campaña, la segunda, en el ingenio azucarero de Soler, localizado en el municipio de Vilaflor, a cargo de un equipo dirigido por el arqueólogo Sergio Pou. El yacimiento, a mil metros de altitud, probablemente para resguardar de los piratas el ‘oro blanco’, se asemeja a los ingenios de Agaete y Guía, en la isla de Gran Canaria.

A juicio del equipo de investigación, es tal la importancia de las estructuras, así como la cantidad y distribución de las evidencias arqueológicas que es necesaria esta nueva campaña para recuperar y entender el ingenio azucarero de Vilaflor de Chasna, así como su vertebración funcional y territorial entre la plantación y el ingenio. También se estudiarán los distintos departamentos como el molino, la casa de calderas, la casa de purgar, empaquetado y el sistema de caminos y puerto, sin olvidar una exhaustiva investigación documental.

Se trata de la primera excavación arqueológica de un ingenio en Tenerife, en cuya primera intervención se pusieron de manifiesto algunas estructuras como un horno de teja, cierta estructura principal con muros en forma de L, una especie de base a un posible cubo o molino, una o quizá dos estructuras de combustión y, a un kilómetro de distancia, los restos de un antiguo estanque de agua, además de otras estructuras que por el momento son difíciles de identificar, por lo que se acomete una nueva intervención que estudiará, además, cuestiones documentales, cartográficas y de toda aquella otra índole que, en relación con la historia del antiguo ingenio azucarero de Vilaflor de Chasna, pueda arrojar luz sobre aquella industria y comercio, muy probablemente en el siglo XVI. Es más, esta línea de investigación arqueológica se circunscribe al marco de la arqueología histórica y, especialmente, a disciplinas como la arqueología industrial, campo en el que apenas hay estudios en Canarias.

Solamente en Canarias se han excavado tres ingenios azucareros, dos en la isla de Gran Canaria, y éste en Tenerife. Los próximos y futuros resultados del estudio arqueológico en el ingenio azucarero de Vilaflor también podrían dar a conocer una información vital para esta etapa de la historia de Canarias y del Atlántico, ya que, entre otras cuestiones, nuestras islas fueron capitales en el traslado de técnicas y conocimientos del azúcar del viejo mundo a América. En otras palabras, estudiar este yacimiento de Vilaflor, podría dar indicios y evidencias para comprender no sólo otros yacimientos relacionados con el azúcar en Canarias, sino sobre el ciclo azucarero en los siglos de transición de la Edad Media a la Edad Moderna.

Continuar con el proyecto iniciado en 2019 es necesario para erradicar la escasa información material, estructural, funcional y documental de un ingenio azucarero del siglo XVI. A raíz de esta actuación, la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, sostiene que “la investigación de ingenios azucareros es una línea prioritaria para su área, dada la relevancia de esta actividad económica que generó unas consecuencias culturales de primer orden, como el arte flamenco en Canarias y la importación de azúcar por muchos lugares, además de encontrarse en Canarias el ingenio azucarero más antiguo a nivel mundial y también los mejores conservados, en varias islas del archipiélago”.

Primera campaña 2019

La primera campaña aportó datos suficientes para sostener la hipótesis de que Pedro Soler estableció el ingenio en algún momento de mediados del siglo XVI y funcionó varias décadas hasta aproximadamente 1580, cuando se abandonó. También, la documentación pone de manifiesto ciertos negocios de contrabando entre Soler y el pirata John Hawkins. Y de forma anecdótica, se localiza a un hijo de Pedro Soler, Bartolomé Soler, que tras hacer carrera militar en Tenerife, llegó a La Guayra (Venezuela), donde conformó una importante propiedad con un ingenio azucarero. Este sería uno de los primeros ingenios continentales dentro de los dominios castellanos.

En 2019, se decidió trabajar en la estructura principal por dos cuestiones: la envergadura y dimensión de sus muros y por la alta concentración de material cerámico distribuido en sus proximidades. Este material estaba formado por restos de teja, unos pocos recipientes y las llamadas hormas o formas. “Esta última categoría resulta especialmente interesante ya que es una pieza fundamental en los antiguos ingenios azucareros de finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna. Aunque aún es pronto se baraja la hipótesis de que esta estructura contuviera la casa de purgar, que es como antiguamente se llamaba al espacio del ingenio azucarero destinado al refinado del azúcar mediante las hormas”, sostiene Sergio Pou.

Ingenio azucarero Soler Vilaflor.
Ingenio azucarero Soler Vilaflor.

La primera intervención arqueológica no llegó al suelo de la supuesta casa de purgar, apenas pudo recuperar y georreferenciar más de 1500 piezas a nivel superficial, pero aunque no se haya llegado a ese nivel, el espacio está salpicado por estos ladrillos de barro, también llamados mazaríes, usados en las antiguas casas de entidad para conformar el suelo. El director de la excavación apunta que “una de las cosas que más sorprende de este ingenio es que historiográficamente ha quedado relegado u olvidado, siendo nombrados en el sur sólo el de Adeje y Güímar, existiendo cierta confusión entre éste de Chasna y el que se quiso construir, que no pasó de proyecto, en Abona, por iniciativa del duque de Medina Sidonia, también en el siglo XVI”. No menos sorprendente es la altitud del ingenio que está asentado en los 1000 metros del altura con respecto al mar. La caña de azúcar no puede desarrollarse a más de 300 metros, y quizá en el sur de Tenerife, por sus condiciones climáticas, a no más de 500. “Es probable que la madera y el agua, elementos fundamentales en un ingenio, sean la causa que explique esta altitud, pero tampoco se descarta que los piratas fueran una amenaza en el sur de Tenerife, y colocar el ingenio hacia el interior y en altura era una medida de protección”.

 

 

Etiquetas

Patrimonio Cultural realiza trabajos de restauración y protección en el ingenio azucarero de Soleto

Cultura_200602

Tras los destrozos producidos en 2019, en un acto vandálico, que afectó las protecciones y los perfiles estratigráficos con abundante material arqueológico

La Dirección General de Patrimonio Cultural ha encargado a la empresa Arqueocanaria diversas actuaciones de excavación, restauración y protección en el ingenio azucarero de Soleto en Santa María de Guía, seriamente afectado tras los actos vandálicos acaecidos en 2019. Estas acciones buscan evitar su deterioro y la pérdida de información arqueológica de vital importancia por la singularidad del yacimiento arqueológico.

Los trabajos, que cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de Santa María de Guía, contemplan la limpieza, retirando todo el material de protección destrozado que se encuentra en el piso del yacimiento,- geotextil, maderas rotas, hierros clavados, vegetación crecida en las zonas desprotegidas-; y el avivado y regularizado de los perfiles estratigráficos con materiales arqueológicos para dejar preparada su consolidación, recogiendo de manera sistemática el material caído. Asimismo, se llevará a cabo la consolidación con amorterado de los perfiles estratigráficos destrozados, la excavación del interior y exterior de los hornos azucareros, la consolidación de las partes afectadas o frágiles, la instalación de una cubierta de protección sobre los hornos, añadiéndole en la parte más cercana a los paneles ya situados en el exterior una serie de imágenes impresas en PVC de los vestigios aparecidos en el yacimiento y, finalmente, la instalación de una cubierta de protección provisional sobre la edificación con canal de agua y el cierre norte provisional del yacimiento para evitar entradas incontroladas.

Trabajos en los perfiles de Soleto
Trabajos en los perfiles de Soleto

La intervención se completa con la topografía y el dibujo de estructuras y materiales arqueológicos de interés, el lavado, clasificado e inventariado del material arqueológico recuperado en los perfiles y en la excavación del horno.

A raíz de esta actuación, la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, sostiene que “la investigación de ingenios azucareros es una línea prioritaria para su área, dada la relevancia de esta actividad económica que generó unas consecuencias culturales de primer orden, como el arte flamenco en Canarias y la importación de azúcar por muchos lugares, además de encontrarse en Canarias el ingenio azucarero más antiguo a nivel mundial y también los mejores conservados, en varias islas del archipiélago”.

Antecedentes

Cabe recordar, que el Ayuntamiento de Santa María de Guía (Gran Canaria) realizó en 2016 las obras para ensanchar y mejorar la carretera de acceso a la Universidad Fernando Pessoa así como al barrio de Anzo. Esta carretera discurre por la calle denominada Ladera de Soleto por haber sido el lugar donde obtuvo fincas este personaje agraciado con tierras tras la conquista de la isla a finales del siglo XV. Sin embargo, el ingenio fue construido por la familia genovesa Bautista de Riverol en la década de los años noventa del mismo siglo.

En la primera intervención, el 13 de octubre del 2016, el personal de Arqueocanaria advirtió que en una parte de los desmontes realizados con la obra de la carretera aparecían cientos de formas azucareras de cerámica pertenecientes al ingenio, así como posibles tramos de muros de las dependencias. Ante esta circunstancia se comunicó de inmediato el hallazgo, paralizándose la obra en ese punto donde aparecieron los materiales arqueológicos. Así, durante la campaña que se llevó a cabo durante los meses de noviembre y diciembre de 2016, se documentaron toda una serie de muros de las diferentes dependencias del ingenio y en el extremo sur del yacimiento, dos hornos o fornallas utilizados para cocer el jugo de la caña de azúcar. En cuanto a los materiales, cerca del 90% son cerámicos pertenecientes a formas azucareras.

Además, se recuperaron fragmentos de tejas y cerámica común, así como una moneda portuguesa o ceitil acuñada en tiempos del rey Alfonso V de Portugal, fallecido en el año 1481. En la campaña de actuaciones arqueológicas que se desarrolló en el año 2018 se completaron todos aquellos trabajos de protección y consolidación, así como de clasificación de materiales.

Como la primera campaña, esta también fue financiada por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias. La presente propuesta de actuaciones surge ante todo como una necesidad de conservación protección y restauración de los vestigios arqueológicos ante el atentado sufrido en enero de 2019. Este atentado fue denunciado ante la Guardia Civil y ante el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria. Tras la pertinente investigación policial, los ladrones fueron detenidos vendiendo todo el material robado en el vecino municipio de Arucas.

 

Etiquetas