Logo del Gobierno de Canarias

Una exposición virtual permite conocer el yacimiento de La Fortaleza de Santa Lucía

210120_Cultura

Esta herramienta constituye un recurso didáctico para acceder, desde casa o desde el aula, de forma amena y directa a sus diferentes entornos arqueológicos.

La iniciativa forma parte de la línea de apoyo de la Dirección General de Patrimonio Cultural a la Red de Museos de Canarias.

Tibicena. Arqueología y Patrimonio ha creado un escenario enteramente virtual para exponer algunos de los entornos arqueológicos y las piezas más relevantes relacionadas con el yacimiento de La Fortaleza, así como las últimas investigaciones asociadas. La iniciativa, financiada por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno, constituye un recurso didáctico para conocer, desde casa o desde el aula, de forma amena y directa este importante yacimiento situado en Santa Lucía de Tirajana.

Este proyecto pretende que las actividades de difusión del patrimonio arqueológico que habitualmente se llevan a cabo por parte de este centro de interpretación, no se vean afectadas por las limitaciones derivadas del contexto actual provocado por la pandemia. De esta forma, se facilita la accesibilidad a toda la ciudadanía para que pueda conocer sus contenidos.

La situación sanitaria que afrontamos desde comienzos de 2020 ha conllevado formas de repensar la conexión entre el patrimonio y el gran público, abriéndose paso nuevas experiencias que superan el marco tradicional. En este sentido, Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, explica que “se trata de trabajar con herramientas que puedan mejorar la experiencia digital, ya que actualmente constituyen un territorio propicio para abordar las posibilidades que estos instrumentos ofrecen en la difusión del patrimonio cultural, al generar otras estructuras de aprendizaje horizontales o interactivas, o bien, estructuras orientadas a explorar la complejidad, la empatía, el diálogo, la creatividad y la inclusión”. Por ello, “contemplamos en este 2021 continuar con la línea de apoyo a los centros de la Red canaria que implementen la digitalización y modernización, así como la conservación y restauración de sus colecciones”, añade.

Marco Antonio Moreno, director de Tibicena, apunta que “este tipo de proyectos pueden crecer de forma ilimitada, tanto como podamos investigar. De hecho, mucha de la información que existe en este museo virtual no está aún publicada, por lo que el usuario de la aplicación tiene un acceso directo e inmediato a la información que se está estudiando. Esperamos que este tipo de iniciativas que contribuyen a la difusión se mantengan, sobre todo estos momentos”.

Visita virtual: https://bit.ly/3o4JQEp

La visita se estructura a partir de 11 paradas, en una de las cuales se podrá visualizar el modelo 3D de un entorno o de una pieza relacionada con el museo de La Fortaleza o con el propio yacimiento. Las técnicas utilizadas permiten introducir elementos a diferentes escalas. Así, podremos visualizar desde una de las pintaderas encontradas en las excavaciones arqueológicas hasta el propio roque de La Fortaleza.

Los diferentes espacios se pueden visitar desde cualquier dispositivo móvil, tablet u ordenador de forma sencilla e intuitiva. Cada uno de los modelos 3D está dotado con diferentes anotaciones o llamadas de atención que proporcionan información adicional.

A través de esta exposición virtual podremos conocer el roque de La Fortaleza, la casa de Rosa Schlueter, las estructuras tumulares, el cráneo de mujer, el cráneo 977, la reconstrucción facial a partir de cráneo 977, la pintadera triangular, el molino circular, la momia del Bentayga, la momia de Guayadeque, y la reproducción en madera del ídolo aparecido en La Fortaleza.

 

Etiquetas

Inaugurado el Museo Arqueológico de Fuerteventura en la Villa Histórica de Betancuria

El espacio museístico abrirá al público a partir de mañana martes 22 de diciembre con cuatro exposiciones temporales sobre arqueología y cultura material de los majos

El Museo Arqueológico de Fuerteventura ha sido inaugurado hoy, lunes, día 21 de diciembre, en un acto institucional que contó con la participación de la Directora General de Patrimonio del Gobierno de Canarias, Nona Perera, el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, el alcalde de Betancuria, Marcelino Cerdeña, y el consejero de Cultura, Patrimonio Histórico y Difusión del Patrimonio Cultural, Andrés Briansó.

El museo se inaugura tras la construcción y puesta a punto del nuevo edificio, en la Villa Histórica de Betancuria. A partir de mañana, martes, 22 de diciembre, este espacio museístico abrirá al público en horario de martes a domingo, de 10.00 a 17.30 horas.

El acto de inauguración contó además con la participación de profesorado y alumnado de la escuela unitaria de Betancuria, que relataron crónicas de la conquista. Estuvo presente asimismo Tero Brito, decano de la prensa majorera, cronista oficial de Fuerteventura y presidente de la Asociación de la Prensa de Lanzarote y Fuerteventura.

El presidente del Cabildo, Blas Acosta, señaló que “ha sido una reivindicación histórica por parte de Betancuria y ha sido un total acierto que se haya ubicado aquí el Museo Arqueológico de Fuerteventura, en el primer asentamiento de Canarias y Fuerteventura después de la conquista”. Acosta agradeció al personal del departamento de Cultura de la Corporación insular por el trabajo realizado “que permite tener hoy unas instalaciones de estas características y que Fuerteventura cuente con este espacio para dar a conocer su historia, al servicio de residentes y visitantes”.

Por su parte, el alcalde de Betancuria, Marcelino Cerdeña, agradeció “el impulso de gestión política y el trabajo técnico que ha posibilitado tener este museo insular en el municipio”.

“Me alegro en extremo de disponer de una nueva casa donde reside el alma de Fuerteventura y su pasado activo, y es la que hoy acoge sus exposiciones. Un nuevo centro que visitar, que valorar para crecer en sabiduría y comprensión sobre el pasado” explicó la directora general de Patrimonio, Nona Perera, durante el acto.

Perera felicitó además “de manera muy especial, en nombre del Gobierno de Canarias, al pueblo de Fuerteventura, porque a partir de hoy pueden disponer de una nueva fuente de conocimiento, de comprensión y disfrute de la cultura que han creado y que les pertenece”.

Para el consejero insular, Andrés Briansó, “es un hito para Fuerteventura la inauguración de un nuevo Museo Arqueológico Insular, con un espacio adecuado y moderno para mostrar el enorme legado que dejaron que habitaron estas tierras antes que nosotros, con un espacio que muestre el pasado desde técnicas y perspectivas actuales, impregnado además por las ideas transversales de accesibilidad universal y sostenibilidad medioambiental”.

El Museo Arqueológico de Fuerteventura funciona como núcleo de la difusión del patrimonio histórico y cultural majorero, además de ser impulsor de diferentes líneas de estudio, “desde el apoyo de investigaciones como las de la Cueva de Villaverde o el Islote de Lobos, en marcha actualmente”, matizó Briansó.

Desde este espacio se da relevancia al componente social y cultural, con el objetivo de crear un museo vivo que, a través de actividades complementarias, como charlas, conferencias y publicaciones, entre otras, acerquen de manera atractiva la historia de Fuerteventura a residentes y visitantes.

El Museo Arqueológico de Fuerteventura abre sus puertas con la exhibición de cuatro exposiciones temporales sobre la arqueología y cultura material de los majos, hasta la instalación definitiva de la colección permanente. Para estas muestras iniciales se ha contado con la colaboración del Museo Canario, el Museo Arqueológico de Tenerife, el Museo Diocesano de Arte Sacro de Betancuria de la Diócesis de Canarias, la Universidad de La Laguna y el Gobierno de Canarias.

De este modo, la andadura del Museo Arqueológico Insular se inicia con las exposiciones ‘Fuerteventura Arqueológica. Donde empieza nuestra historia’, ‘Retos/Restos para un Museo’, ‘Betancuria. Una Fe en la piedra’ y ‘La Memoria de las piedras’.

Estas exposiciones temporales contienen importantes piezas que se exhiben por primera vez en Fuerteventura, como dos ídolos de la Cueva de los Ídolos, que se encuentra en los bordes meridionales del malpaís de Arena, en La Oliva; así como dos cuentas del Museo Canario y del Museo Arqueológico de Tenerife, dos adornos en forma de cuentas planas o circulares muy características de la cultura material de los majos. Otra de las piezas excepcionales es la Virgen de la Adelita, imagen de madera descubierta en 1952 vinculada al gótico tardío popular de finales del siglo XV.

La construcción del Museo Arqueológico de Fuerteventura fue promovida por la Unidad de Patrimonio Cultural, dependiente de la Consejería de Cultura y el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular. El museo se ha edificado en tres niveles, con una superficie construida de 2.678,76 metros cuadrados y un coste de obra que asciende a 2.060.398 euros.

El espacio expositivo total del Museo Arqueológico de Fuerteventura es muy superior al que existía en el antiguo. El nuevo edificio cuenta con tres salas de exposición: dos salas permanentes, ubicadas en las plantas baja y primera, de 562 y 346 metros cuadrados, respectivamente, y una sala de exposiciones temporales de 111 metros cuadrados en la planta segunda. El entorno del edificio está conformado por la edificación del antiguo Museo, que queda integrado con la obra nueva, a través del patio y que se destina a zona de gestión administrativa.

Evolución del Museo Arqueológico Insular

La historia del Museo Arqueológico de Betancuria comenzó a mediados de los años 50 del siglo XX, con una carta dirigida al Cabildo de Fuerteventura en la que Alfonso Martín Fajardo, en su nombre y en el de sus hermanos Luis y Juan, cedía a la institución una casa de su propiedad, para que se destinara a centro cultural y museo. Se creó un patronato para impulsar el Museo de Betancuria, en el que participó Francisco Navarro Artiles.

El primer montaje del museo se llevó a cabo por Roldán Verdejo, encargándose de él en sus inicios Vicente Ruiz Méndez. El museo estuvo abierto al público hasta el año 2015, en que fue cerrado para remodelar el inmueble con la finalidad de integrarlo en el nuevo Museo Arqueológico Insular, situado en una parcela anexa al antiguo.

Etiquetas

Patrimonio Cultural realiza un estudio de las piezas óseas del cementerio de los Canarios de Guayadeque

201109_Cultura

Los estudios bioantropológicos ya están aportado los primeros datos referidos a la salud y condiciones de vida de esta población

El yacimiento es una cueva de carácter colectivo donde se depositaron los cuerpos de cientos de personas, muy probablemente de la misma comunidad, acogiendo a varias generaciones.

El Gobierno, a través de su Dirección General de Patrimonio Cultural, impulsa el estudio de las piezas las óseas de la cueva 1 del conjunto arqueológico del cementerio de los Canarios en el barranco de Guayadeque (Agüimes), que por motivos de conservación ha sido intervenido recientemente. La cueva forma parte de un gran cementerio aborigen que ha sido frecuentado para la extracción de piezas humanas desde finales del siglo XIX, si bien aún alberga un volumen ingente de vestigios arqueológicos, fundamentalmente huesos humanos, resultando un depósito funerario excepcional en la arqueología del Archipiélago.

Los trabajos realizados, a cargo del equipo de arqueología de Tibicena, se limitaron a la recogida de las piezas que corrían mayor peligro de destrucción por exposición a los agentes ambientales y por caída fuera del recinto, por lo que en el lugar aún permanece un repertorio muy importante de elementos, constituyendo una oportunidad sin parangón en Canarias para conocer un grupo humano acotado que vivió y murió durante cientos de años en un mismo territorio: El barranco de Guayadeque.

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, visitó el gabinete de Tibicena donde se encuentran depositadas las piezas óseas para este estudio que impulsa su departamento, señalando que “el cementerio de los Canarios en Guayadeque está formado por multitud de cuevas naturales y por otras acondicionadas donde recibieron sepultura personas aborígenes fallecidas. Desde finales del siglo XIX, de forma reiterada, se han sacado huesos para distintos fines. Recientemente, la publicación de fotos aéreas y de detalle de algunas de esas cuevas obligó a realizar una intervención urgente para evitar la pérdida y el expolio del yacimiento, de lo contrario sería un enclave reservado para abordar su investigación de forma integrada, con todo el conjunto de cavidades. El trabajo de campo ha acabado pero no así la investigación de gabinete”.

Trabajo de campo Guayadeque
Trabajo de campo Guayadeque

El yacimiento es una cueva de carácter colectivo donde se depositaron los cuerpos de cientos de personas, muy probablemente de la misma comunidad, por un largo periodo de tiempo, acogiendo a varias generaciones. En este sentido, las fechas disponibles hasta ahora sitúan el uso de la cavidad como mínimo entre los siglos X-XI d.C.. No obstante, son necesarias mayor número de dataciones para fijar con mayor precisión el arco temporal en que la cueva estuvo funcionando como cementerio.

Primeros datos

Los estudios bioantropológicos que se encuentran en fase de realización, ya están aportado los primeros datos referidos a la salud y condiciones de vida de esta población. Se ha procedido a la estimación sexual y a la determinación de edad, revelando un perfil demográfico asimilable a una población natural, donde se encuentran individuos de ambos sexos y todos los grupos de edad, desde personas recién nacidas hasta de edades avanzadas. Por la diferencia de dimensiones y robustez de los elementos esqueléticos se constata un marcado dimorfismo sexual, como suele ser habitual en otros repertorios aborígenes de la isla. Por lo que respecta a las condiciones de salud, son notables las evidencias de enfermedad metabólica y los indicadores de actividad física reflejada en los marcadores musculares. En menor medida, se observan evidencias relacionadas con las enfermedades degenerativas y lesiones traumáticas.

La arqueóloga, Verónica Alberto Barroso, al frente de la investigación, apunta que es “una oportunidad única al ser el primer estudio poblacional de gran alcance que se hace en los conjuntos de cueva. Es verdad que el barranco de Guayadeque ha sido frecuentado, tremendamente visitado, para extraer materiales con los que se han conformado las colecciones de los museos canarios pero, en realidad, éste representa el primer estudio poblacional íntegro con un carácter científico donde se va a dar cuenta de cuáles eran las condiciones de vida de estas personas que allí se enterraban. Realmente, hasta ahora, es verdad que los museos están llenos de restos procedentes de Guayadeque pero todos los estudios que se habían abordado eran eminentemente morfológicos, pero se desconoce cómo vivía esta población, qué enfermedades tenían, a qué actividades se dedicaban, cuáles eran las causas de muerte, sus accidentes, qué relación había entre ellos… Este es el primer estudio que se aborda en este sentido”.

Estudio piezas óseas Guayadeque.
Estudio piezas óseas Guayadeque.

Además de ser el primer estudio de una población tan numerosa para la isla de Gran Canaria, esta investigación bioantropológica permitirá poderlo comparar con otro tipo de cementerios que sí se han estudiado y así, “situar a las poblaciones de los distintos tipos de cementerios en su contexto y compararlas. Además, el mundo de las cuevas, a pesar de ser el más conocido, el más evidente, porque todo el mundo sabe que las poblaciones aborígenes del Archipiélago utilizaban las cuevas para vivir o para enterrar, realmente no sabemos cómo funcionaban en profundidad, por lo tanto este trabajo será una base fundamental para el conocimiento de los antiguos canarios.”

Junto a las más de  7.000 piezas óseas humanas que se recogieron, se han identificado abundantes restos de fibras vegetales -junco-, y piel de animal, usadas para la confección de los fardos funerarios. Asimismo, se recuperaron numerosos fragmentos de madera, en su mayoría varas fabricadas con distintas especies leñosas que muestran una morfometría relativamente homogénea.

 

Etiquetas

El Cabildo y el Gobierno de Canarias avanzan en la conservación del patrimonio de La Palma

Nona Perera durante su visita a La Palma

La directora general de Patrimonio del Gobierno de Canarias, Nona Perera, coordina con la consejera de Cultura del Cabildo y ayuntamientos las acciones en materia patrimonial para la isla

El Cabildo de La Palma y el Gobierno de Canarias, en coordinación con los ayuntamientos, han mantenido una intensa semana de trabajo en la Isla para abordar acciones y medidas en materia de protección, conservación, recuperación y promoción del patrimonio insular. Para ello, la directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Nona Perera, se ha desplazado a La Palma para  visitar, junto a la consejera de Cultura, Jovita Monterrey, diversos enclaves de interés patrimonial que conserva este territorio. 

Jovita Monterrey ha valorado y agradecido el “enorme interés” mostrado por la directora general para “conocer durante esta semana de primera mano y atender todas nuestras propuestas y necesidades relacionadas con poner en valor nuestro patrimonio”.

“Propuestas encaminadas a conseguir declaraciones de Bien de Interés Cultural, planes especiales, planes directores o excavaciones, entre otras acciones. Se trata de un número importante de proyectos y propuestas que han sido muy bien acogidas por la directora general”, subrayó la consejera del Cabildo, quien destacó además que Nona Perera visitó “todos los municipios que tienen los proyectos y propuestas, como una muestra clara de su implicación y compromiso en su desarrollo”.

Jovita Monterrey sostiene que “es importante este tipo de colaboración entre varias administraciones para que los proyectos puedan fructificar y se lleven a cabo, con el objetivo de proteger de una manera especial nuestro patrimonio y que no se pierda nuestra identidad patrimonial”.

La directora general de Patrimonio Cultural ha concretado que “esta larga y fructífera jornada de trabajo en La Palma se ha caracterizado por analizar y acordar con las administraciones locales diferentes medidas para aplicar a diversos bienes del patrimonio cultural de la Isla referidos al ámbito arqueológico, etnográfico, arquitectónico, artístico y documental”. “Hay obras que son de inicio inmediato y otras para la siguiente anualidad pero de todas ellas destacamos la prospección arqueológica y etnográfica del paisaje quemado por el reciente incendio en Garafía”, ha añadido.

Nona Perera ha defendido que es “imprescindible trabajar conjuntamente con ayuntamientos, asociaciones y el Cabildo Insular para sacar adelante proyectos muy ilusionantes que pretenden proteger el excepcional valor que tiene el patrimonio de La Palma, que se caracteriza por sus elementos únicos en el ámbito del archipiélago.”

Etiquetas

El Gobierno de Canarias da continuidad a la investigación arqueológica en el convento de San Buenaventura

Excavación arqueológica en el convento de San Buenaventura

Es uno de los enclaves históricos de mayor trascendencia que se conservan en la actualidad, no solo en Fuerteventura sino en el conjunto del Archipiélago. Se completará el trazado rescatado en la excavación realizada en 2018, profundizando en las arquitecturas existentes bajo tierra

El convento de San Buenaventura es uno de los enclaves históricos de mayor trascendencia que se conservan en la actualidad en Fuerteventura y en el conjunto del Archipiélago. A pesar de su relevancia para la historia de Canarias, se ha visto relegado a un secular olvido que ha favorecido su deterioro progresivo. La intervención arqueológica en curso profundiza en un plan de actuación centrado en la investigación, permitiendo recuperar sus valores históricos y patrimoniales

Se trata de un proyecto puesto en marcha por la Dirección General Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, con la colaboración del Cabildo de Fuerteventura y el Ayuntamiento de Betancuria, a cargo de la empresa especializada Tibicena, encaminado a recuperar los valores históricos-patrimoniales del sitio, garantizando su correcta y efectiva protección.

La intervención que se está realizando actualmente completará el trazado rescatado en la excavación realizada en 2018. Se pretende, en este caso, profundizar en las arquitecturas existentes bajo tierra, en el lado sureste de la parcela trabajada con anterioridad, con la apertura en extensión de la antigua zona conventual donde se recuperó en la campaña de 2018 parte del trazado, ya que permite resolver ciertos problemas arquitectónicos y arqueológicos como la ubicación del acceso a la planta alta del convento, el sistema de acceso a la antigua sacristía y a otros recintos.

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, visitó el yacimiento para interesarse por el inicio de la segunda campaña que, a su juicio “es muy importante desarrollar estos trabajos de investigación para conocer los primeros momentos de la conquista, en una época en la que únicamente Fuerteventura, El Hierro y Lanzarote estaban ya sometidas. El convento franciscano se edifica solo 10 años de concluida la conquista de la Isla, posiblemente sobre un lugar sagrado para la población aborigen y frente a la cima en la que se sitúan cazoletas rupestres y estructuras tumulares.”

Arqueología de la Arquitectura

Todas las intervenciones llevadas a cabo durante la vida de las edificaciones dan como resultado una compleja red de relaciones espacio-temporales y de uso que pueden ser desentrañadas a través de un adecuado análisis. Por ello, uno de los pilares básicos en el que se fundamenta la intervención en el exconvento franciscano de San Buenaventura son los principios de la Arqueología de la Arquitectura.

Una intervención arqueológica en un contexto como el ex convento Franciscano pasa necesariamente por el análisis estratigráfico aplicado a los alzados. Durante años, el estudio de la arquitectura en palacios, iglesias y otras grandes obras se circunscribió a un mero proceso descriptivo, centrado en los aspectos tipológicos y estilísticos más propios de la Historia del Arte.

La Arqueología de la Arquitectura, aparte de ser un innegable instrumento de conocimiento histórico, tiene también enormes posibilidades en el campo de la conservación y restauración, ya que puede ayudar en la toma de decisiones de un proyecto de restauración. Así mismo, esta herramienta, en combinación con otras técnicas como la restitución fotogramétrica, supone un instrumento de conservación de primer orden, al crear archivos documentales que pueden llegar a ser vitales en caso de pérdida o deterioro.

Consulta y análisis de información documental

La consulta y el análisis de diversas fuentes documentales y bibliográficas posibilitan obtener información relevante en la génesis y desarrollo de las edificaciones, pudiendo llegar a obtenerse dataciones absolutas para las diferentes intervenciones constructivas o destructivas. Uno de los puntos claves que aseguran el éxito de cualquier investigación de este tipo es el sistema de registro y documentación empleado durante el desarrollo de los trabajos de excavación. En ese sentido, es muy importante contar con un completo archivo de recogida de información en el que se almacene toda la documentación generada en el marco de los trabajos de excavación. En esta línea,  se llevará a efecto un registro exhaustivo, riguroso, sistemático, comprensible y múltiple, capaz de adaptarse a cualquier persona que pueda o desee reinterpretar el yacimiento.

El trabajo se está organizando en tres fases, comenzando con la limpieza y adecuación del área de trabajo, la excavación en extensión de la zona con mayor potencialidad arqueológica y la consolidación y restauración, en función de las necesidades de los elementos exhumados.

El plazo previsto para la ejecución de esta segunda campaña se ha estimado en 8 meses que incluyen el trabajo de campo, el trabajo de gabinete y la elaboración y redacción de la memoria técnica final.

Etiquetas

La exposición ‘El tiempo perdido’ recupera el relato arqueológico de la Tirajana indígena

200630_Cultura

Se inaugura este jueves, 2 de julio, a las 10:30 horas, en el Centro de Interpretación de La Fortaleza de Santa Lucía.

Junto a diez módulos temáticos que explican la ocupación histórica, se presentan cincuenta materiales arqueológicos, algunos expuestos por primera vez.  El proyecto se acompaña de una publicación sobre la evolución histórica y territorial de Tirajana en la que intervienen diferentes profesionales de la arqueología

El Centro de Interpretación de La Fortaleza de Santa Lucía presenta la exposición, ‘El tiempo perdido. Un relato arqueológico de la Tirajana indígena’, que propone una aproximación evolutiva a la ocupación de la zona de La Caldera, apoyándose en los trabajos realizados en el yacimiento de esta zona arqueológica de la isla de Gran Canaria. El proyecto divulgativo se acompaña de una publicación que, en conjunto, revela el significado de espacios y geografías casi olvidadas como los “Riscos sagrados de Umiaya”, Udera o Ansite.

La estructura expositiva se vertebra en diez módulos temáticos que explican la ocupación histórica desde los primeros registros documentados entre los siglos III-IV, a la conquista y colonización de la zona en el siglo XVI. Para ello, recupera el significado de espacios y geografías casi olvidadas como los “Riscos sagrados de Umiaya”, Udera o Ansite. Estos módulos están conformados a partir de dibujos y fotografías, así como de infografías didácticas que permiten conocer de primera mano los trabajos de investigación arqueológica realizados.

Además, la exposición reúne cincuenta piezas de materiales arqueológicos procedentes de los fondos de la colección Sánchez Araña, El Museo Canario, así como aquellos registros recuperados en las diferentes campañas. Muchos de estos materiales serán expuestos por primera vez al público.

La publicación

Por otra parte, la publicación que acompaña a la muestra desarrolla los diferentes módulos temáticos que la componen presentando, por primera vez, una narrativa sobre la evolución histórica y territorial de Tirajana que, por otro lado, permite entender el devenir del resto de la isla de Gran Canaria. Este volumen cuenta con la colaboración de diferentes profesionales de la arqueología como Javier Velasco, Verónica Alberto, Rosa Fregel, Teresa Delgado, Antonio Tejera, Paloma Vidal, Jacob Morales, Pedro Henríquez y Germán Santana.

Contiene en sus páginas un variado repertorio de opciones gráficas, algunas de ellas empleadas por primera vez en la difusión de la arqueología canaria como el renderizado 3D, el generar una imagen digital a partir de un modelo o escenario en tres dimensiones utilizando diversas profundidades, iluminación y texturas, con el objetivo de disponer de una imagen realista desde cualquier perspectiva del modelo.

El conocimiento alcanzado con las intervenciones arqueológicas, dataciones, estudios documentales, análisis entomológicos, antracológicos y genéticos, entre otros, nos conecta con el pasado. En este sentido, la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, indica que los “procedimientos de investigación como la prospección, la excavación, el análisis de materiales, el estudio documental y las dataciones aportan, cada vez más, antecedentes de extrema relevancia” y añade que, “se ha progresado más en los últimos cuatro años de estudios sobre el pasado canario que a lo largo de un siglo. Los planteamientos, tanto del libro como los expuestos, permiten correlacionar una historia evolutiva de la que carecíamos. Esto va a facilitar la comprensión de nuestra historia”.

Las investigaciones realizadas, que han contado con el firme apoyo del Gobierno de Canarias, han supuesto un salto en los conocimientos que se tenían, puesto que permiten relacionar elementos hasta ahora inconexos, reconstruir su modelo de sociedad e incluso extrapolarlo a otros núcleos. Tanto es así, que reúne los elementos necesarios para considerarlo un lugar sagrado con estructuras que parecen configurar gran parte de los yacimientos de la Caldera de Tirajana, un gran vértice sobre el que pivotarían yacimientos vinculados al mundo de los rituales. Esto otorga mucho más peso a la hipótesis que habla de La Fortaleza como causa y efecto de un gran paisaje sagrado y ritualizado.

Varios proyectos de investigación impulsados por Patrimonio Cultural se han conectado para arrojar un primer conocimiento de su historia primitiva, entre ellos, la reconstrucción genética, la evolución cronológica del territorio de la Caldera de Tirajana con las dataciones de los yacimientos, además de la investigación en los archivos, documentando que la zona fue una de las de mayor densidad de ocupación de la isla, hace unos 1.500 años, situando su largo desarrollo temporal hasta el siglo XVI. Estos datos transforman a La Fortaleza en una pieza clave para el estudio de la ocupación del territorio por la variabilidad de su registro, así como por el estado de conservación.

Esta iniciativa, financiada por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, cuenta con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, y los ayuntamientos de Santa Lucía y San Bartolomé de Tirajana.

Etiquetas

Patrimonio Cultural acomete la documentación geométrica de la Cueva del Agua en Valverde

191202_Cultura

El resultado final de las mediciones será un modelo digital tridimensional de alta definición, georreferenciado y texturizado. Este tipo de documentación tiene en cuenta su aplicación en futuros proyectos de divulgación, simulación, reproducción de realidad virtual y aumentada

La Dirección General de Patrimonio Cultural, respondiendo a la urgencia expresada por el Cabildo de El Hierro sobre la situación en la que se encuentra la estación rupestre de la Cueva del Agua, localizada en Valverde, acomete este proyecto de documentación geométrica que se apoya en el uso de tecnologías de registro ya experimentadas en otros yacimientos en situación de riesgo de alteración.

Los trabajos se centrarán en el registro geométrico de parte del tubo volcánico y de los paneles de grabados rupestres, que incluye su restitución gráfica para crear posteriormente modelos tridimensionales digitales, mediante mallas triangulares y sólidos de superficie. El resultado final de las mediciones será un modelo digital tridimensional de alta definición, georreferenciado y texturizado, disponible para las representaciones gráficas necesarias más comunes: planos de plantas, alzados, etc. que además soporte los más rigurosos análisis y simulaciones geográficas y geofísicas, así como cualquier otra disciplina que requiera una base gráfica de alta precisión. Además de las extensas perspectivas de este tipo de documentación, se tendrá en cuenta los procedimientos necesarios para procesar la información del registro arqueológico con vista a futuros proyectos de divulgación, presentación, simulación, reproducción o cualquier otro subproducto destinado a la realidad virtual, realidad aumentada o maqueta 3D,.

El desarrollo de esta intervención arqueológica, dado el carácter específico, conlleva la participación de diferentes especialistas en cada una de las parcelas, corriendo a cargo de los arqueólogos y técnicos Juan Francisco Navarro Mederos, arqueólogo director del proyecto; Sandra M. J. Cancel, técnica encargada de los trabajos de documentación geométrica y digitalización 3D; y María del Carmen Álamo Torres, técnica encargada de los trabajos de campo de topografía básica y análisis ambiental.

La Cueva del Agua es un tubo volcánico que se divide en dos ramales y que mide unos 30 metros de eje

Grabados Cueva del Agua
Grabados Cueva del Agua

mayor longitudinal, contando con varios sectores de grabados rupestres distribuidos en ambas paredes del tubo principal. Actualmente, sufre un grave proceso de deterioro que afecta de manera preocupante a los grabados rupestres. Es por ello, que este proyecto persigue capturar la realidad de los elementos culturales aplicando sensores pasivos de captura masiva de puntos y medición de imágenes métricas (3D), para obtener un producto digital capaz de alcanzar el objetivo de ser un registro permanente de las características geométricas y volumétricas del inmueble, para constituirse en la base gráfica sobre la cual expresar propuestas y medidas de actuación relacionadas con la conservación, preservación o cualquier otra destinada a la puesta en uso de sus valores naturales y culturales .

El yacimiento está inserto en Espacio Natural Protegido Monumento Natural Las Playas y en el área de interés arqueológico y paleontológico del Plan Insular de Ordenación de El Hierro con la denominación de Reserva Histórica Cueva del Agua.

Etiquetas

La Caldera de Tirajana el núcleo religioso más antiguo de Gran Canaria

191120_Cultura

Esta es la principal conclusión de la investigación promovida por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias. Los trabajos realizados por el equipo de arqueólogos de Tibicena recuperan nuevos yacimientos, destacando varias estaciones de cazoletas y canalillos

Las conclusiones del proyecto de investigación sobre la Caldera de Tirajana, promovido por la Dirección General de Patrimonio Cultural, lo revelan como un enclave excepcional, tanto por el estado de conservación que mantiene, como por la variabilidad de su registro arqueológico. Todo ello, sumado a su longevidad, lo convierten en el núcleo religioso más antiguo de la isla y en uno de los mayores paradigmas para estudiar la arqueología de Gran Canaria.

Esta es la principal conclusión del equipo de arqueólogos de la empresa Tibicena, tras las dataciones y prospecciones realizadas para recuperar la memoria indígena de la Caldera de Tirajana. Los trabajos de campo han aflorado nuevos yacimientos, destacando varias estaciones de cazoletas y canalillos que jalonan los bordes de la Caldera. Además, los sondeos arqueológicos realizados en la “Fortaleza de Amurga”,  junto el almogarén del mismo nombre, apuntan a juicio del director de Tibicena, Marco Antonio Moreno, a lo que consideran como “el posible epicentro de lo que creemos fue uno de los riscos sagrados de los aborígenes canarios, Umiaya”.

El proyecto ha permitido generar una nueva valoración de este enclave y justificar una posible ubicación y delimitación, gracias a la documentación textual y arqueológica recuperada, constatando que este espacio ya estaba utilizado y visitado en una fecha tan temprana como el siglo VIII, y que pudo mantener su uso hasta los momentos previos a la conquista.

Los resultados de la investigación se difundirán a través de una exposición temporal promovida por Patrimonio Cultural de Canarias, en el Centro-Museo de La Fortaleza, con el título, “El Tiempo Perdido. Un relato arqueológico de la Tirajana indígena”, donde se expondrá la información recuperada desde finales del siglo V-VI d.C, hasta el siglo XVI, mil años continuados de la historia de Tirajana. Así mismo, se editará un libro de carácter divulgativo.

Ansite en Umiaya

La ubicación del lugar y el estudio de la documentación etnohistórica concluye “con rotundidad que el yacimiento de La Fortaleza no fue nunca Ansite. Por otro lado, creemos que la última defensa de los aborigenes  se encuentra en Amurga, en el lugar conocido como la “Fortaleza de Amurga” que, a su vez, se encontraba comprendido dentro del territorio consagrado de Umiaya. Así, los aborígenes buscaron no solo una defensa física de las tropas castellanas, sino también un cobijo espiritual, acogiéndose a sagrado” apunta Marco Antonio Moreno.

Las dataciones realizadas muestran, por primera vez, la evolución histórica del poblamiento insular de Gran Canaria a partir de los estudios realizados en la Caldera. “En este sentido, están sirviendo a modo de espejo para el resto de la isla. Estas dataciones dejan patente la antigüedad de la ocupación de la Caldera de Tirajana. De igual forma, ponen de manifiesto las actividades cultuales y religiosas dentro de este espacio en un momento tan temprano como el siglo VIII-IX que, en relación a los trabajos arqueológicos realizados en La Fortaleza de una antigüedad similar, nos permite confirmar que estamos ante el núcleo religioso más antiguo de Gran Canaria”, afirma el director de Tibicena.

Etiquetas

El equipo de arqueólogos de Arenisca realizará una nueva campaña en la Cueva de Villaverde

Cueva de Villaverde

Se trata de uno de los yacimientos más importantes de la isla de Fuerteventura con una riqueza patrimonial de gran valor. Los objetivos de la nueva investigación se centrarán en el análisis arqueológico con el apoyo de otras disciplinas y en la divulgación

El equipo de arqueólogos multidisciplinar de Arenisca acometerá una segunda campaña de investigación en uno de los yacimientos más importantes de la isla de Fuerteventura, la cueva de Villaverde que se localiza en el municipio de La Oliva. Tras su primera intervención en 2018, de amplia repercusión tanto en el ámbito científico como por la divulgación de los trabajos con la ayuda de las nuevas tecnologías, será objeto de una nueva fase de intervención.

La cueva de Villaverde (BIC) es un tubo volcánico con abundantes vestigios del pasado descubierto en 1979 que arrojó importantes hipótesis sobre la prehistoria de la isla, pero que luego cayó en el olvido, cuando se cerró en 1988. Desde entonces no se había realizado ninguna actuación hasta que en 2018, después de cuarenta años, se inicia un proyecto de recuperación del enclave con la financiación de la Dirección General de Patrimonio Cultural, en colaboración con el Cabildo Insular de Fuerteventura y el Ayuntamiento de La Oliva..

Los objetivos de esta nueva intervención se centran en la investigación arqueológica con el apoyo de otras disciplinas como la geológica y la topográfica, siendo en este caso prioritario definir los límites del yacimiento, ampliar la zona de excavación, concretar el estado de conservación, documentar otra posible entrada, además de realizar un estudio bioantropológico completo de los cuerpos del adulto y el niño localizados a la izquierda de la entrada, con el análisis de ADN para determinar su posible parentesco. Por otra parte, se analizará también el material arqueológico de anteriores campañas para extraer conclusiones históricas y se sondeará el interior de la cueva para documentar la secuencia estratigráfica.

Paralelamente, se realizarán acciones de difusión en tiempo real a lo largo de los trabajos con el propósito de abrir el yacimiento al conocimiento de la ciudadanía y se organizarán charlas, jornadas de puertas abiertas con visitas guiadas para los centros educativos y la población. De hecho, la cueva cuenta con una web: http://www.yacimientocuevadevillaverde.org  que permite realizar una visita virtual y conocer de primera mano los trabajos arqueológicos que puntualmente se realizan.

Interior Cueva de Viilaverde
Interior Cueva de Viilaverde

Según Rosa López, directora del proyecto de investigación de la cueva de Villaverde, es importante no solo pensar en la cueva sino en su conjunto y como parte de un poblado hoy desaparecido. “Fuera del tubo hay estructuras anexas, que formaron parte de ese poblado y que actúan como una especie de vestíbulo donde se practicaban actividades cotidianas. Podemos decir que la riqueza patrimonial queda más que demostrada, ya que se ha comprobado la existencia en el exterior de estructuras de muros potentes, de un poblado de entidad, que van más allá del sondeo inicial”.

Etiquetas