Logo del Gobierno de Canarias

Agentes del Servicio de Inspección Pesquera denuncian a dos pescadores furtivos con 148 kilos de pescado

La Guardia Civil colaboró en la localización de los pescadores furtivos

Agentes del Servicio de Inspección Pesquera de la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias denunciaron el pasado viernes a dos pescadores furtivos en la isla de El Hierro con 148 kilos de pescado, de los cuales fueron decomisados 138 kilos y dos fusiles de pesca submarina.

Meros, corvina negra, pejeperros, jureles y gallos azules fueron las principales capturas, especies de frágil equilibrio ecológico que se ven afectadas por una pesca furtiva que ha provocado graves daños en las islas.

Así, el pasado viernes 19 de noviembre, un grupo de agentes del Servicio de Inspección Pesquera observaron a primera hora de la mañana una embarcación neumática, la cual daba apoyo a dos pescadores submarinos que ejercían la actividad ilegal, tanto dentro de los espacios autorizados para la práctica de la pesca submarina como fuera de dichas zonas. En el marco del convenio de colaboración existente entre el Servicio de Inspección Pesquera y la Guardia Civil, se solicitó la participación de este cuerpo de seguridad dadas las dificultades para ubicar a estos pescadores furtivos, siendo localizados sobre las 20.00 horas en el muelle de Los Gigantes, en Santa Cruz de Tenerife.

Los agentes comprobaron que las capturas superaban los 5 kilos autorizados por persona, por lo que se procedió a la identificación de la embarcación.

Cada una de las infracciones observadas están tipificadas como graves en la Ley 17/2003 de 10 de abril de Pesca de Canarias y pueden conllevar multas de entre 301 a 60.000 euros.

Asimismo, los infractores se pueden enfrentar a sanciones accesorias como la retirada de la licencia de pesca o el decomiso de las artes empleadas, entre otras.

Etiquetas

La Policía Autonómica decomisa tres animales exóticos que estaban presuntamente en venta a través de internet

Animales decomisados por el CGPC

Los agentes proponen sancionar a tres personas por la venta de una Boa constrictor, un erizo de vientre blanco y una pitón molurus

Agentes de la Unidad Operativa de Seguridad Interior y Policía Administrativa (UOSIPA) del Cuerpo General de la Policía Canaria en Tenerife decomisaron a lo largo del mes de marzo tres ejemplares de animales exóticos que, presuntamente, eran vendidos a través de una conocida página web de compraventa, y propusieron sanciones a estas tres personas que pretendían hacer negocio con ellos.

La primera de las operaciones tuvo lugar en San Isidro, en el término municipal de Granadilla de Abona. Los agentes denunciaron a un ciudadano de 24 años que poseía un ejemplar de pitón molurus, especie incluida en el Anexo I de la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos, motivo por el que su venta está prohibida. Mientras, en Santa Cruz de Tenerife, el denunciado fue un varón de 23 años que tenía a la venta en la misma página web una Boa constrictor, especie también incluida en el Anexo I de la Ley de Animales Potencialmente Peligrosos.

Estos dos ciudadanos, que entregaron voluntariamente los ejemplares de serpientes, se podrían enfrentar a una infracción muy grave, con una sanción comprendida entre los 2.404,06 euros y los 15.025,30 euros, por infringir el Artículo 13 de la citada ley que, en su apartado primero, en el punto C, señala que tendrán la consideración de infracciones administrativas muy graves la venta o transmisión por cualquier título de un animal “potencialmente peligroso” a quien carezca de licencia.

Por último, en San Miguel de Abona, la especie decomisada fue un ejemplar de erizo de vientre blanco (Atelerix albiventris), que está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. El ciudadano, de 31 años, alegó que desconocía la prohibición de posesión y venta de este animal sin los permisos adecuados.

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en su Artículo 80, en el punto F del primer apartado, señala que se considera infracción “en ausencia de la correspondiente autorización administrativa la posesión, transporte, tráfico o comercio de especies incluidas en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, la importación o introducción por primera vez en el territorio nacional, o la primera liberación al medio, de una especie susceptible de competir con las especies autóctonas”.

Así, esta persona se podría enfrentar a una infracción grave con multas comprendidas entre los 3.001 euros y los 200.000 euros.

Los tres animales decomisados fueron trasladados a la Fundación Neotrópico.

Etiquetas