Logo del Gobierno de Canarias

Patrimonio Cultural estudia los valores del centro histórico de Los Llanos de Aridane

Cultura_210505

El informe a presentar por Jesús Pérez Morera plantea la necesidad de declarar Conjunto Histórico el casco urbano del municipio

El municipio de Los Llanos de Aridane no posee ningún elemento patrimonial declarado Bien de Interés Cultural (BIC). En el caso de la categoría de Conjunto Histórico, solo hay dos localizaciones en la isla que ostentan esta consideración, Santa Cruz de La Palma desde 1975 y la Villa de San Andrés desde 2015, a pesar de que Los Llanos es un centro histórico excepcional de La Palma por su volumen edificado, extensión y trazado.

La Dirección General de Patrimonio Cultural financia una investigación para la tramitación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural del centro histórico de Los Llanos de Aridane en la categoría de Conjunto Histórico. La memoria está siendo desarrollada por Jesús Pérez Morera, Doctor en Historia del Arte y profesor titular de la Universidad de La Laguna, con la información más relevante de los bienes a catalogar, estado, diseño y presentación.

Este trabajo también incluye un catálogo de todos los bienes del municipio del Valle que poseen valores patrimoniales excepcionales y requieren de medidas de protección específicas. De esta forma, se evalúa la potencialidad de este centro urbano como Conjunto Histórico dada su gran riqueza patrimonial.

Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, considera que “cada localidad  aporta su historia y la suma a las de otras localidades que en conjunto conforman la Historia de Canarias. Todas son únicas, pero algunas son excepcionales”. En el caso de Los Llanos de Aridane, “si con toda su historia no se protege, nos priva a la población canaria de esas páginas que contribuyen a completar la historia común”, remarca. Por este motivo, el Gobierno de Canarias tiene que garantizar su estudio, comprensión y mantenimiento. “Esa es la línea que estamos desarrollando para evitar su pérdida”, insiste.

El informe incluye, además de la memoria justificativa, un catálogo anexo, con sus correspondientes fichas y fotografías, de las edificaciones con valor patrimonial que conforman el casco y la trama histórica de Los Llanos de Aridane, el tridente de vías principales integrado por las calles Fernández Taño (Trasera), del Medio y calle Real, con la paralela de la calle de la Salud; sus prolongaciones (calles de la Zarza, Cruz, Cristo y Calvario); las secundarias o transversales del Cementerio, Benigno Carballo Wangüemert (Trocadero), Luna, Aridane, Pilar, Azucena, Cabo, Ramón y Cajal y El Cantillo; y las plazas o espacios públicos del centro de la población (plazas de España y Elías Santos Abreu, placeta); así como otras edificaciones de singular valor cultural existentes tanto dentro como fuera del casco histórico, como el templo parroquial de Nuestra Señora de los Remedios, el antiguo cementerio, el secadero de tabaco de la calle Rosal y el castillo de la Virgen edificado sobre la montaña de Tenisca.

Con más de 500 años de historia, la trama urbana de Los Llanos de Aridane se aplica de forma consciente en torno a 1521 al modo de las fundaciones coloniales del Nuevo Mundo. Este núcleo de población comenzó a formarse en torno a la parroquia del lugar, la Iglesia de los Remedios, en medio de las tierras más llanas y fértiles para el cultivo de los cereales. La arquitectura tradicional de Los Llanos, tanto civil como religiosa, tiene un gran interés patrimonial con innumerables inmuebles dignos de conservar y proteger.

Está previsto que la memoria se entregue a la Administración Pública a mitad de este año, aunque la duración prevista queda condicionada por las posibles restricciones de movimiento derivadas de las medidas impuestas para luchar contra la COVID-19.

 

Etiquetas

El MIAC se transforma física y digitalmente

La directora general de Patrimonio, Nona Perera, durante la visita al museo

El proyecto más significativo de la colaboración entre Gobierno de Canarias y el MIAC es la remodelación de la sala dedicada al artista Pancho Lasso

La nueva página web del MIAC será mucho más intuitiva e interactiva para acceder a las exposiciones, colección y actividades en línea

La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias impulsa una serie de trabajos para mejorar las instalaciones y comunicación digital del Museo Internacional de Arte Contemporáneo (MIAC) de Lanzarote. Entre los proyectos que se han desarrollado está la remodelación de la sala Pancho Lasso, la restauración de seis importantes obras de la colección del centro que estaban en el depósito y la creación de una nueva página web, actualmente en construcción,  que incluye el registro fotográfico de toda la colección permanente del MIAC.

De esta forma, el centro ubicado en la antigua fortaleza militar del Castillo de San José en Arrecife se transforma y actualiza, ofreciendo una visita completamente nueva tanto de forma presencial como digital. Se trata de crear un espacio completo pero a la vez seguro para la cultura y el patrimonio artístico contemporáneo de Lanzarote.

En una visita al Museo, la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, declaró que “es relevante trabajar y colaborar conjuntamente con los museos de Canarias para que tengan sus fondos en buen estado, lo que se saben de cada una de las piezas y los proyectos de difusión”. Además, Perera hizo hincapié en la necesidad de adaptarse a la situación sanitaria actual por la COVID-19, ya que “también es relevante garantizar que todos los museos cuenten con los instrumentos que le permiten una difusión online, no solo sobre sus piezas sino también trabajar sobre ellas, que tengan contenidos didácticos para poder ofrecer al alumnado y la ciudadanía en general”, subrayó.

Sala Pancho Lasso

El artista lanzaroteño Pancho Lasso (1904-1973), es “el origen de la colección”, asegura la directora del centro museístico, María José Alcántara, pues su obra es la portada del catálogo del primer museo de arte contemporáneo de Canarias. El escultor, medallista y pintor canario fue pionero en el arte contemporáneo en la Isla por lo que tuvo gran influencia en César Manrique. Gran parte de su obra fue adquirida en 1987 por el Cabildo de Lanzarote y desde entonces siempre ha estado expuesta en el MIAC, al menos las piezas más representativas debido a las reducidas dimensiones del espacio.

Ahora, con esta nueva sala renovada se han incluido un mayor número de elementos que hasta ahora no se encontraban expuestos, ya que solo se exhibía una pequeña selección del periodo neocubista y vallecano, sin que estuviera representada su producción de corte realista, ni su dedicación a la medallística y la pintura. En los fondos del MIAC hay obra suficiente como para caracterizar toda la trayectoria artística y vital de Pancho Lasso, por eso, con esta renovación se pretende “amplificar y contextualizar toda su obra, hablando más del artista y su trayectoria”, adelanta la directora.

La recreación de este espacio dedicado a Lasso ha sido comisariada por Arminda Arteta y Vanessa Rodríguez con el fin de que el visitante pueda hacerse una idea global y completa de la verdadera dimensión de esta importante figura en el panorama artístico insular, regional y nacional. En este sentido, a parte de incluir más piezas del artista, como medallas, pinturas y esculturas que nunca antes se habían expuesto, la sala cuenta nuevos gráficos y audiovisuales que aportan información relevante sobre el primer artista en mayúsculas de Lanzarote.

Página web

Actualmente el MIAC se integra dentro de la página web general de los Centros de Arte, Cultura y Turismo (CATL) del Cabildo de Lanzarote pero debido a la necesidad del centro museístico de tener una mayor presencia digital se plantea la creación de un nuevo enlace independiente para el MIAC. La nueva página web continuará con su labor divulgativa y educativa pero ahora la experiencia del usuario o usuaria será mucho más interactiva, con contenidos ampliados y en continua actualización.

Entre las nuevas funcionalidades de la web está el acceso directo a la agenda de actividades, tanto digitales como presenciales, a la visita virtual ofrecida por la Red de Museos de Canarias y a toda la colección de obras en alta calidad y resolución. En esta línea, la Dirección General de Patrimonio Cultural también ha actualizado el registro fotográfico de la colección permanente del MIAC, incluyendo las seis obras recién restauradas por distintas profesionales del ámbito artístico. Tal y como se ha constatado, un total de sesenta y seis obras expuestas, y treinta y cuatro obras en depósito, han sido fotografiadas para su uso en la web y la actualización del archivo del museo.

La creación de esta web “era una parte fundamental para poder llegar a todos los públicos dado que a partir de ahora muchas de las actividades que vamos a hacer van a ser online e incluso las visitas educativas a cada centro se van a hacer de esta forma”, contempla Alcántara. Ante este panorama, la Dirección General de Patrimonio Cultural, a través de la línea de apoyo a la Red de Museos de Canarias y en el contexto del programa ‘Enseñas Patrimonio’, facilita a los centros museísticos que componen la Red de Museos de Canarias una plataforma desarrollada por Teika 361º para llevar a cabo visitas guiadas en línea.

Etiquetas

Gobierno de Canarias y Cabildo abordan los avances del catálogo del Patrimonio Cultural de La Gomera

210302_Cultura

Ambas instituciones conocen in situ los trabajos que se ejecutan en la isla y que permitirán concentrar la riqueza patrimonial en un único inventario

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, junto a la directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Nona Perera, y la consejera de Patrimonio Histórico, Rosa Elena García, analizaron, este martes, los avances en los trabajos de creación de los inventarios arqueológico, etnográfico y arquitectónico de la isla, susceptibles de ser incluidos en el catálogo insular.

Durante el encuentro mantenido en la sede de la Institución insular conocieron los detalles de estas actuaciones que refuerzan la protección y conservación del patrimonio cultural, y permite la concentración de toda la riqueza patrimonial en un solo inventario que dará cobertura a nuevas medidas de conservación del legado cultural gomero.

“Este proyecto permite a La Gomera avanzar en la protección de su legado histórico, puesto que nos da las herramientas necesarias para disponer de un catálogo insular, contribuyendo así a la consecución de los objetivos que nos hemos marcado junto a la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias para concluir este proceso”, destacó Curbelo.

Visita a los trabajos en el Mirador de El Sombrero

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, reconoció que “la impronta mayor van a ser los enclaves arqueológicos y etnográficos porque estamos en una isla de un fuerte contenido patrimonial a lo largo de sus siglos”. Se trata de un proyecto imprescindible para dar cumplimiento a la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias (2019) ya que “esa riqueza cultural hay que plasmarla en un documento” que sirva para proteger y conocer el estado de estos bienes.

A raíz de esta actuación, Perera ha recalcado la importancia de iniciar nuevos expedientes de Bien de Interés Cultural dada la excepcionalidad que están demostrando ciertos elementos patrimoniales. En este sentido, “nos ponemos de acuerdo para trabajar conjuntamente” con el Cabildo Insular sobre “esos lugares que merecen ser reconocidos por su alto valor patrimonial, lugares que tenemos que tener en cuenta para no olvidarnos de cuál ha sido nuestra historia”, adelantó.

La consejera insular de Patrimonio Histórico, Rosa Elena García, agradeció la apuesta de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias porque la isla disponga de un catálogo insular que recoja todas las características de nuestro bienes etnográficos y patrimoniales”. Asimismo, destacó que este catálogo supone una nueva vía complementaria a los Bienes de Interés Cultural, a la vez que establece un nuevo eje de trabajo y conforma una hoja de ruta útil para la puesta en valor del patrimonio gomero.

Los trabajos, contratados por el Gobierno de Canarias, los realiza la empresa especializada PRORED Soc con una inversión de 153.000 euros. El equipo técnico lo integran 10 profesionales vinculados con la arqueología y la etnografía, además de la colaboración de ciudadanos de la isla, conocedores de las zonas en las que se localizan los bienes.

Las dinámicas de campo se realizan en dos grupos de trabajo, uno coordinado por un técnico arqueólogo/historiador, que organiza el grupo de trabajo para el inventario de los bienes arqueológicos de adscripción aborigen; y un técnico coordinador antropólogo/etnógrafo que se encarga de los trabajos relativos a la etnografía con su equipo. Los bienes arqueológicos, arquitectónicos y etnográficos existentes serán identificados, registrados, descritos y valorados, delimitando su extensión y poniendo cuidado en los registros posicionales georreferenciados mediante sistema de posicionamiento global (GPS).

Se estima que los trabajos de campo tengan una duración de 6 meses, dependiendo de las condiciones meteorológicas y las posibles restricciones de movilidad debido a la situación sanitaria. Sin embargo, la duración del contrato está prevista por un plazo de un año en el que se incluyen reuniones mensuales con personal de la Dirección General de Patrimonio Cultural para informar sobre los avances del trabajo.

 

Etiquetas

El Gobierno de Canarias inicia los trabajos del catálogo insular de La Gomera

210215_Cultura

El inventario arqueológico, arquitectónico y etnográfico incluirá el conjunto de bienes del patrimonio cultural relativos a la totalidad del territorio

El Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural y en coordinación con el Cabildo Insular de La Gomera, desarrolla los inventarios arqueológico, arquitectónico y etnográfico de bienes del patrimonio cultural susceptibles de ser incluidos en el catálogo insular de La Gomera. De esta forma, la isla tendrá localizados y descritos fielmente el estado de sus bienes culturales, tal y como establece la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias (2019).

Para proteger y conservar el patrimonio cultural es importante conocerlo y sobre todo estudiarlo constantemente. La realización del primer catálogo insular de La Gomera, además de dar cumplimiento a la legislación, supone la concentración de toda la riqueza patrimonial de este territorio en un solo catálogo que permitiría profundizar en el conocimiento sobre el pasado más antiguo de la isla e iniciar nuevas políticas para proteger y conservar su legado cultural.

Estos trabajos se han contratado con la empresa especializada PRORED Soc, mediante un procedimiento abierto de adjudicación y tramitación ordinaria, por un importe de 153.000 euros. Tras la realización de estos inventarios, el Cabildo de La Gomera es el encargado de integrar toda esta información resultante en el Catálogo Insular definitivo.

En cuanto al equipo técnico, este se compone de 10 profesionales formados entre las disciplinas de Arqueología, Historia del Arte y Etnografía, además de una técnica en Sistemas Informáticos y Programas (SIG). Asimismo, es necesario destacar que también se cuenta con la colaboración de informantes locales, conocedores del medio en profundidad para la localización de bienes.

Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, explica que con La Gomera “empezamos a abordar el patrimonio de la isla en toda su amplitud, incluido el inmaterial. Todas las islas son reservorios del patrimonio de Canarias, por lo tanto únicas e insustituibles”. La responsable del área añade que “comenzamos en La Gomera, facilitando y entregando a las administraciones competentes y a la ciudadanía, un documento básico y fundamental para gestionar las competencias que le otorga la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias ”.

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, explicó que el catálogo permitirá a la isla disponer de un instrumento de protección que aborde la realidad patrimonial insular desde el compromiso por su conservación, al tiempo que facilita una ordenación adecuada de los bienes inventariables, dada la ausencia, hasta ahora, de esta herramienta. “Somos un territorio con una riqueza etnográfica y arqueológica muy dispersa, por lo que estos trabajos nos aportarán una radiografía actual y real que nos servirá para avanzar en otros proyectos de divulgación con especial interés para la isla”, dijo.

Existen cartas, catálogos e inventarios patrimoniales sobre determinados espacios y bienes de La Gomera pero ahora se trata de recopilar y revisar todos esos instrumentos de manera rigurosa y detallada. Además, el proyecto “no es simplemente catalogar lo que ya se conoce sino también descubrir nuevos bienes culturales que se conservan en La Gomera”, asegura la arqueóloga y codirectora del proyecto, Ithaisa Abreu.

La metodología del trabajo consiste en recorrer el terreno insular para identificar los bienes susceptibles de inventariarse conforme a los términos descritos en la Ley. A través de la prospección patrimonial de carácter superficial, se pretende localizar sitios arqueológicos, arquitectónicos y etnográficos para obtener información básica sobre su localización y estado de conservación, principalmente. “Las batidas en campo son intensivas para ir recogiendo todos esos bienes. De esta forma se puede comprobar el estado de conservación y su localización”, especifica la arqueóloga Abreu.

Catálogo Insular Patrimonio Cultural de La Gomera
Catálogo Insular Patrimonio Cultural de La Gomera

En ese sentido, el grupo de trabajo de campo se divide en dos, uno coordinado por un técnico arqueólogo/historiador, que organiza el grupo de trabajo para el inventario de los bienes arqueológicos de adscripción aborigen; y un técnico coordinador antropólogo/etnógrafo que se encarga de los trabajos relativos a la etnografía con su equipo. Los bienes arqueológicos y etnográficos existentes serán identificados, registrados, descritos y valorados, delimitando su extensión y poniendo cuidado en los registros posicionales georreferenciados mediante sistema de posicionamiento global (GPS).

Para Ithaisa Abreu, las islas no capitalinas conservan muy bien “la parte etnográfica, que es la más visible: es como si la gente abandonara las casas y se quedara detenido el tiempo”. Al abarcar zonas de La Gomera que nunca antes habían sido prospectadas o habían quedado olvidadas, se encuentran con “un pasado intacto prácticamente”, un hecho muy positivo para la conservación.

Se estima que los trabajos de campo tengan una duración de 6 meses, dependiendo de las condiciones meteorológicas y las posibles restricciones de movilidad debido a la situación sanitaria. Sin embargo, la duración del contrato está prevista por un plazo de un año en el que se incluyen reuniones mensuales con personal de la Dirección General de Patrimonio Cultural para informar sobre los avances del trabajo.

Etiquetas

Patrimonio Cultural quiere recuperar y poner en uso las antiguas maretas de Lanzarote

Visita a las Maretas de Teguise

El proyecto indaga en la historia y distribución de varias maretas del municipio de Teguise, a la vez que analiza su estado de conservación.

Es la primera vez que se realiza un trabajo monográfico de la Mareta de las Arenillas y la Mareta de las Mares.

Para comprender la historia de Canarias es muy importante tener en cuenta la cultura del agua pero más aún en Lanzarote, donde su desarrollo social, económico y cultural  se ha visto condicionado por la escasez de agua. Desde la época aborigen existen estrategias para conseguir este bien escaso en la Isla y una de ellas es a través de las maretas. Una mareta es una hondonada que almacena agua de lluvia, como una balsa o depósito artificial, y hasta finales del siglo XIX su agua filtrada se usaba para consumo humano, animal y de riego. Se trata de unos bienes comunales que eran mantenidos y conservados por la población pero que a día de hoy se han perdido.

Con la intención de recuperar su uso, la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias desarrolla el proyecto de recuperación histórica de las antiguas maretas de Teguise, Lanzarote. El trabajo, que cuenta con el aval científico de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, pretende rescatar la historia de estas infraestructuras hidráulicas para ponerlas en valor de cara a futuras fases de este proyecto con la restauración, consolidación y difusión. Además, su estudio plantea novedosos interrogantes sobre la posible futura reutilización de las mismas, ya que la falta de agua sigue siendo un grave problema en la isla de Lanzarote.

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, se acercó a la mareta de las Mares junto al equipo de especialistas compuesto por Jesús Manuel Cáceres, arqueólogo; Julie Campagne, antropóloga, y Moisés Tejera, geógrafo, para comprobar su estado de conservación actual.

La sostenibilidad de Canarias es un tema que preocupa a esta área del Gobierno, por eso se le da importancia a “investigar cuestiones del pasado que nos sirven para vivir el presente, en este caso, de recopilar todo el conocimiento que atesoran las personas mayores que conocen y que han dependido del agua, por ejemplo, recogida en la maretas para vivir”, especifica Perera. “La finalidad última de la Dirección General es poner en uso las maretas que desde la época aborigen estuvieron vigentes” para cumplir con la agenda 2030, “ponemos en valor los recursos hídricos que se han cumplimentado a lo largo de los siglos, el conocimiento que hemos heredado y damos vida al campo en la medida en que podemos utilizar el agua de lluvia que capta y que almacenan las maretas para afrontar la aridez y la sequedad tan tradicional y que marca a Lanzarote”, concluye la directora general.

Al respecto, Jesús Cáceres, director del proyecto, considera que existe una “gran concienciación a la cultura del agua” en Lanzarote, y de hecho, hay numerosos trabajos sobre esta temática en la Isla “pero nunca se ha realizado un trabajo monográfico sobre las maretas que estuvieron por detrás de la Gran Mareta de Teguise, que son la Mareta de las Arenillas y la Mareta de las Mares”, como es el caso. Este estudio fue motivado por el deplorable estado de conservación de estas dos maretas, cubiertas por la tierra y el paso del tiempo, pero poco a poco se podrá ir visualizando toda la estructura que las conforman.

En cuanto a la metodología, se lleva a cabo una prospección arqueológica sin sondeo físico ni recogida de material, con objeto de determinar el contexto cultural sobre el terreno de las infraestructuras hidráulicas descritas, algunas de las cuales se tiene constancia de que han desaparecido y realizar los levantamientos topográficos de las que aún perduren.

Cabe recordar que “en casi toda la zona de influencia de las maretas encontramos restos y vestigios de cerámica y cultura material de época pre-europea”,  asegura Cáceres. Asimismo, la recopilación documental de material bibliográfico, archivístico, audiovisual acerca de estos elementos hidráulicos se hace fundamental, por lo que se trabaja en los fondos documentales del Servicio de Patrimonio de Lanzarote y de los Archivos históricos municipales: Archivo Histórico de Teguise y Archivo Histórico de Arrecife.

Finalmente, la parte más importante de todas es las entrevistas. “Estamos recogiendo las voces de muchas de las personas que vivieron en el entorno de estas maretas, ya que estamos recogiendo datos, señas y lugares que a día de hoy no está recogido ni ningún tipo de documento” porque “solo entrevistando a nuestros mayores y recuperando su memoria colectiva podemos recoger muchos de los elementos que están perdidos en el territorio”, hace hincapié el arqueólogo.

En definitiva, esta primera fase del proyecto etnográfico se centra sobre todo en la recopilación de información y documentación pero sin olvidar que el objetivo final de este trabajo es revivir este patrimonio en el futuro.

Etiquetas

El Gobierno de Canarias realiza mejoras en el Cenobio de Valerón

a directora general Nona Perera visitó la zona donde se está trabajando

Las actuaciones dotarán de la infraestructura y medios adecuados para ofrecer una mejor experiencia de los visitantes a uno de los yacimientos más espectaculares y emblemáticos de Canarias

El Gobierno de Canarias, a través de su Dirección General de Patrimonio Cultural, llevará a cabo varias actuaciones de mejora en el Cenobio de Valerón, ubicado en el municipio de Santa María de Guía, un granero con doscientas cavidades que fueron labradas con picos de piedra por los antiguos canarios hace al menos 1.000 años para guardar cereales y otros alimentos, además de objetos y herramientas. Esta Zona Arqueológica, junto con la Cueva Pintada de Gáldar, es una de las más visitadas no ya de Gran Canaria, sino de todas las islas.

Situado en un terreno muy escarpado, el granero es una auténtica fortaleza natural en la que los silos se disponen en el piso y en las paredes a lo largo de diversas galerías ubicadas a diferentes alturas.  Bien de Interés Cultural (BIC), desde los años setenta del siglo XX, el Ministerio de Cultura de España por medio de su Dirección General de Bellas Artes, realizó una intervención arquitectónica para su visita, fundamentalmente turística.

Las actuaciones ahora propuestas, necesarias para el buen funcionamiento del centro arqueológico a cargo de la empresa especializada Arqueocanaria, se centran en el cerramiento y mejora de la recepción con la que se pretende optimizar las condiciones de trabajo del personal y poder atender mejor a las decenas de visitantes que llegan al yacimiento, dotando de seguridad e higiene a un espacio de la importancia patrimonial y turística de la categoría del Cenobio de Valerón.  Se plantea intervenir en la estructura metálica y de otros materiales ya existentes, como la construcción de una nueva puerta de entrada al yacimiento que se complementará por su parte superior con un cierre de planchas de acero cortén, como el resto del cerramiento de la recepción, para evitar la entrada incontrolada.

Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, visitó el enclave arqueológico que “desde hace más de 10 años no recibe una inversión pública para modernizar sus instalaciones”, aclara. Motivo por el cual la Dirección General de Patrimonio Cultural “ha financiado una modificación de la recepción, de los contenidos y también una humanización o una recreación de algunos de los espacios para que las personas que visitan este yacimiento puedan entender aspectos de la cultura aborigen que se desarrollaron en él”, explica Perera. La intención de esta nueva musealización, continúa la directora general, es “ambientar una parte del Cenobio con contenido del ámbito doméstico y del ámbito de la despensa aborigen de tal forma que cuando visitemos este enclave una vez abierto, porque se está modificando en este momento de parón por la pandemia, podamos entender de forma más correcta el desarrollo de la vida aborigen en este escenario”.

A pesar de que en estos momentos el parque arqueológico se encuentre cerrado, Valentín Barroso, arqueólogo y codirector de Arqueocanaria, comprende que se trata de “un proyecto de mucho interés para el Cenobio porque estamos actualizando toda la información que lleva más de 10 años colocada en los paneles y a la vez estamos haciendo entendible cómo funcionaba el Cenobio de Valerón, recreando toda una serie de escenas de cómo era una granero y cómo era la vida en uno de estos graneros prehispánicos”. Próximamente, los visitantes “van a entender simplemente trasladando su mirada hacia el resto del yacimiento, cómo estaba conformada la arquitectura de este yacimiento arqueológico” a través de las reproducciones, pero también, con las últimas excavaciones e investigaciones arqueológicas de Gran Canaria, “se ha conseguido tener un volumen de información que va a enriquecer notablemente los paneles”, adelanta Barroso.

Nueva musealización

Se llevará a cabo la construcción y recreación de un hábitat aborigen en la cueva situada a mitad de la escalera de acceso al granero, La elección de esta cueva para su musealización viene dada, además de por las condiciones de su situación en un espacio secundario del Cenobio y por tener unas dimensiones adecuadas, sobre todo porque sería la primera musealización que se hace en la isla para que los visitantes puedan entender como era un hábitat aborigen. Las recreaciones del hábitat aborigen en casa de piedra ya existen en la Cueva Pintada de Gáldar y en La Fortaleza de Santa Lucía, pero no es posible observar en ningún lugar este hábitat en cueva que ahora se propone recrear en el Cenobio de Valerón.

Con esta intervención museográfica se podrá observar como era en el pasado, protegida del  viento. En el interior se recrearán todos los elementos, herramientas y utillaje que pudieron haber formado parte del ajuar y mobiliario. En el centro se dispondrá un hogar para cocinar alimentos y calentar la cueva. También, el silo existente se dotará de un marco de madera y una puerta del mismo material que podrá ser manipulado por los visitantes. En el interior del silo, se simulará con grava coloreada el grano que allí se guardaba. También para reflejar algunas de las escenas allí realizadas en el pasado se dispondrán tres siluetas de aborígenes pintadas.

Así mismo, con la intención de potenciar el atractivo que representa para los visitantes observar el granero más espectacular de Canarias, se construirá y recreará un granero aborigen que ayudará a entender cómo era y funcionaba a pleno rendimiento hace unos mil años. Esta actuación es posible porque ya existe la rampa-escalera que se introduce en el yacimiento y permite observar de forma cenital un espacio del granero que tiene todas las características para representar elementos presentes en el resto del granero: silos en el suelo, en las paredes, cueva de habitación, agujeros de postes, etc. La visión de esta recreación permitirá enriquecer la percepción y comprensión del yacimiento al futuro visitante sin que represente ningún peligro ni para el yacimiento ni para las personas al contemplarse desde la rampa provista de barandas de seguridad.

Esta intervención financiada por el Gobierno de Canarias contempla, además, la construcción e instalación de nuevos puntos de información y la actualización, rediseño y mejora de los ya existentes. En el año 2012, la instalación de las rampas-escaleras de acceso a la cueva de hábitat y al tramo intermedio del granero principal permitió mostrar zonas del yacimiento que hasta entonces no eran visibles a los visitantes por lo que necesitan que en ellas se construyan e instalen nuevos puntos de información.

Por otra parte, desde el año 2007 que se inauguró toda la infraestructura museística con que cuenta el yacimiento arqueológico del Cenobio de Valerón, hace ya más de 13 años, el conocimiento que se tiene de este granero y de otros de la isla, así como de los productos que en ellos se guardaban, la cronología de los mismos, etc. ha aumentado sustancialmente por lo que es necesario proceder a la actualización de todos los puntos de información que se distribuyen por el yacimiento.

 

Etiquetas

Patrimonio Cultural restaura y estudia la talla de San José y El Niño de la Iglesia de San Marcial del Rubicón

Visita al taller de restauración en Femés

Estas intervenciones están abriendo una nueva línea de investigación acerca de la autoría de la obra, hasta ahora desconocida.

La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias financia la restauración de las esculturas de San José y el Niño pertenecientes a la Iglesia de San Marcial del Rubicón en Lanzarote, ermita declarada Bien de Interés Cultural en 1985. Los trabajos de conservación y restauración llevados a cabo por la especialista en escultura Salomé Figueroa se deben al deficiente estado de conservación de las piezas.

La talla, realizada en madera policromada y dorada, es una obra del siglo XVIII que representa la imagen de San José con El Niño en actitud andante, y de la cual se desconoce su autoría, al menos por el momento. En este sentido, esta intervención está abriendo una nueva línea de investigación acerca del autor de la imagen, puesto que a pesar de que en un primer momento se la ha asociado con el Fray Marcos Gil, la directora del proyecto no contempla relación entre esta pieza de arte y otras del mismo escultor.

A medida que se ha ido descubriendo la técnica de esta estatua exenta de bulto redondo, a nivel de técnica constructiva y morfología anatómica, Figueroa difiere con la primera opción sobre su autoría. Después de revisar y analizar distintas obras de Marcos Gil como la pieza de San Vicente Ferrer del Museo Sacro de la Villa de Teguise, “ni las formas de las caras, los detalles anatómicos” como las manos, “la forma de los dedos, cómo se realiza el remate y las uñas, que es un dato muy identificador de un autor”, no corresponde a Marcos Gil, continúa la restauradora para añadir que, “es una oportunidad para abrir esa línea de investigación sobre los artistas que trabajaron aquí en Lanzarote”.

En una visita al taller ubicado al lado de la misma ermita de San Marcial, en Femés, Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, resaltó que “las intervenciones en el patrimonio mueble sirven para conservar y también para proteger en este caso imágenes de contenido religioso” pero también “para documentar mejor las piezas que en este caso tienen muchas posibilidades de ser una obra manufacturada en la isla de Lanzarote”. Se trata de “un caso único por ahora, y dada la excepcionalidad del dato, la Dirección General de Patrimonio Cultural está empeña en seguir esa línea de investigación para conocer más sobre estas dos imágenes”, adelanta Perera.

La manera de construcción de las estructuras ha condicionado mucho el proceso de restauración, de fijación y consolidación de estratos. De hecho, las esculturas presentaban una suciedad tremenda y grandes levantamientos con riesgos de pérdidas de policromía. Como dato curioso, en la novela Mararía del escritor canario Rafael Arozarena, se menciona que el cura le dice a Marcial que refresque con clara de huevo las esculturas, ya que antiguamente se usaba esta sustancia como barniz para darles brillo. Esta suma de refrescos “lo que ha provocado ha sido una costra muy compacta de un tono pardusco, muy oxidada, muy oscura, que era mucho más fuerte que la pintura original”, asegura Salomé Figueroa. “Eso ha dado como resultado que la pintura sea finísima, con lo cual todas las capas que estaban encima eran muchísimo más fuertes, y ha habido que tener mucha gestión, mucho cuidado, muchos tests de limpiezas previos para hallar el método más adecuado para conservar la pintura original”, concluye.

De ambas imágenes, la escultura del Santo, que ostenta en la mano izquierda la vara florecida y en la derecha tiene el gesto de coger la mano del Niño Jesús, es la que presentaba un mayor delicado estado de conservación. Los orificios de xilófagos de gran tamaño y los remates del propio volumen no fueron saneados en la parte trasera de la estatua, simplemente fueron rellenados con serrín. Al tratarse de una escultura hecha a partir de piezas de maderas encoladas, tablas, o sea, el recurso de las maderas que había en Lanzarote, muy duras y poco porosas, este relleno de serrín enseguida se despegó llevándose consigo la policromia, el oro y la preparación.

Las actuaciones llevadas a cabo en la talla de San José y El Niño están justificadas en función de su estado de conservación, devenir histórico, características, su ubicación, etc. Al finalizar el tratamiento que procura devolverles su fuerza inicial, no solo se pone en valor este patrimonio sino que a través de unas pautas con las medidas necesarias para el mantenimiento preventivo de las imágenes (condiciones ambientales, mantenimiento, iluminación, etc.) se trabaja en su conservación futura. Para la restauradora Salomé, “en el momento que trabajas una obra, hay una información, hay un añadido muy discreto pero muy importante que es que la sociedad visualiza, lo hace más cercano, y reconocen más y hacen más suyo el patrimonio de todos nosotros”, por lo tanto, pronto se podrá visitar esta obra de arte en la Iglesia de San Marcial del Rubicón en Femés, Lanzarote.

Etiquetas

Inaugurado el Museo Arqueológico de Fuerteventura en la Villa Histórica de Betancuria

El espacio museístico abrirá al público a partir de mañana martes 22 de diciembre con cuatro exposiciones temporales sobre arqueología y cultura material de los majos

El Museo Arqueológico de Fuerteventura ha sido inaugurado hoy, lunes, día 21 de diciembre, en un acto institucional que contó con la participación de la Directora General de Patrimonio del Gobierno de Canarias, Nona Perera, el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, el alcalde de Betancuria, Marcelino Cerdeña, y el consejero de Cultura, Patrimonio Histórico y Difusión del Patrimonio Cultural, Andrés Briansó.

El museo se inaugura tras la construcción y puesta a punto del nuevo edificio, en la Villa Histórica de Betancuria. A partir de mañana, martes, 22 de diciembre, este espacio museístico abrirá al público en horario de martes a domingo, de 10.00 a 17.30 horas.

El acto de inauguración contó además con la participación de profesorado y alumnado de la escuela unitaria de Betancuria, que relataron crónicas de la conquista. Estuvo presente asimismo Tero Brito, decano de la prensa majorera, cronista oficial de Fuerteventura y presidente de la Asociación de la Prensa de Lanzarote y Fuerteventura.

El presidente del Cabildo, Blas Acosta, señaló que “ha sido una reivindicación histórica por parte de Betancuria y ha sido un total acierto que se haya ubicado aquí el Museo Arqueológico de Fuerteventura, en el primer asentamiento de Canarias y Fuerteventura después de la conquista”. Acosta agradeció al personal del departamento de Cultura de la Corporación insular por el trabajo realizado “que permite tener hoy unas instalaciones de estas características y que Fuerteventura cuente con este espacio para dar a conocer su historia, al servicio de residentes y visitantes”.

Por su parte, el alcalde de Betancuria, Marcelino Cerdeña, agradeció “el impulso de gestión política y el trabajo técnico que ha posibilitado tener este museo insular en el municipio”.

“Me alegro en extremo de disponer de una nueva casa donde reside el alma de Fuerteventura y su pasado activo, y es la que hoy acoge sus exposiciones. Un nuevo centro que visitar, que valorar para crecer en sabiduría y comprensión sobre el pasado” explicó la directora general de Patrimonio, Nona Perera, durante el acto.

Perera felicitó además “de manera muy especial, en nombre del Gobierno de Canarias, al pueblo de Fuerteventura, porque a partir de hoy pueden disponer de una nueva fuente de conocimiento, de comprensión y disfrute de la cultura que han creado y que les pertenece”.

Para el consejero insular, Andrés Briansó, “es un hito para Fuerteventura la inauguración de un nuevo Museo Arqueológico Insular, con un espacio adecuado y moderno para mostrar el enorme legado que dejaron que habitaron estas tierras antes que nosotros, con un espacio que muestre el pasado desde técnicas y perspectivas actuales, impregnado además por las ideas transversales de accesibilidad universal y sostenibilidad medioambiental”.

El Museo Arqueológico de Fuerteventura funciona como núcleo de la difusión del patrimonio histórico y cultural majorero, además de ser impulsor de diferentes líneas de estudio, “desde el apoyo de investigaciones como las de la Cueva de Villaverde o el Islote de Lobos, en marcha actualmente”, matizó Briansó.

Desde este espacio se da relevancia al componente social y cultural, con el objetivo de crear un museo vivo que, a través de actividades complementarias, como charlas, conferencias y publicaciones, entre otras, acerquen de manera atractiva la historia de Fuerteventura a residentes y visitantes.

El Museo Arqueológico de Fuerteventura abre sus puertas con la exhibición de cuatro exposiciones temporales sobre la arqueología y cultura material de los majos, hasta la instalación definitiva de la colección permanente. Para estas muestras iniciales se ha contado con la colaboración del Museo Canario, el Museo Arqueológico de Tenerife, el Museo Diocesano de Arte Sacro de Betancuria de la Diócesis de Canarias, la Universidad de La Laguna y el Gobierno de Canarias.

De este modo, la andadura del Museo Arqueológico Insular se inicia con las exposiciones ‘Fuerteventura Arqueológica. Donde empieza nuestra historia’, ‘Retos/Restos para un Museo’, ‘Betancuria. Una Fe en la piedra’ y ‘La Memoria de las piedras’.

Estas exposiciones temporales contienen importantes piezas que se exhiben por primera vez en Fuerteventura, como dos ídolos de la Cueva de los Ídolos, que se encuentra en los bordes meridionales del malpaís de Arena, en La Oliva; así como dos cuentas del Museo Canario y del Museo Arqueológico de Tenerife, dos adornos en forma de cuentas planas o circulares muy características de la cultura material de los majos. Otra de las piezas excepcionales es la Virgen de la Adelita, imagen de madera descubierta en 1952 vinculada al gótico tardío popular de finales del siglo XV.

La construcción del Museo Arqueológico de Fuerteventura fue promovida por la Unidad de Patrimonio Cultural, dependiente de la Consejería de Cultura y el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular. El museo se ha edificado en tres niveles, con una superficie construida de 2.678,76 metros cuadrados y un coste de obra que asciende a 2.060.398 euros.

El espacio expositivo total del Museo Arqueológico de Fuerteventura es muy superior al que existía en el antiguo. El nuevo edificio cuenta con tres salas de exposición: dos salas permanentes, ubicadas en las plantas baja y primera, de 562 y 346 metros cuadrados, respectivamente, y una sala de exposiciones temporales de 111 metros cuadrados en la planta segunda. El entorno del edificio está conformado por la edificación del antiguo Museo, que queda integrado con la obra nueva, a través del patio y que se destina a zona de gestión administrativa.

Evolución del Museo Arqueológico Insular

La historia del Museo Arqueológico de Betancuria comenzó a mediados de los años 50 del siglo XX, con una carta dirigida al Cabildo de Fuerteventura en la que Alfonso Martín Fajardo, en su nombre y en el de sus hermanos Luis y Juan, cedía a la institución una casa de su propiedad, para que se destinara a centro cultural y museo. Se creó un patronato para impulsar el Museo de Betancuria, en el que participó Francisco Navarro Artiles.

El primer montaje del museo se llevó a cabo por Roldán Verdejo, encargándose de él en sus inicios Vicente Ruiz Méndez. El museo estuvo abierto al público hasta el año 2015, en que fue cerrado para remodelar el inmueble con la finalidad de integrarlo en el nuevo Museo Arqueológico Insular, situado en una parcela anexa al antiguo.

Etiquetas

El Gobierno de Canarias da continuidad a la investigación arqueológica en el convento de San Buenaventura

Excavación arqueológica en el convento de San Buenaventura

Es uno de los enclaves históricos de mayor trascendencia que se conservan en la actualidad, no solo en Fuerteventura sino en el conjunto del Archipiélago. Se completará el trazado rescatado en la excavación realizada en 2018, profundizando en las arquitecturas existentes bajo tierra

El convento de San Buenaventura es uno de los enclaves históricos de mayor trascendencia que se conservan en la actualidad en Fuerteventura y en el conjunto del Archipiélago. A pesar de su relevancia para la historia de Canarias, se ha visto relegado a un secular olvido que ha favorecido su deterioro progresivo. La intervención arqueológica en curso profundiza en un plan de actuación centrado en la investigación, permitiendo recuperar sus valores históricos y patrimoniales

Se trata de un proyecto puesto en marcha por la Dirección General Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, con la colaboración del Cabildo de Fuerteventura y el Ayuntamiento de Betancuria, a cargo de la empresa especializada Tibicena, encaminado a recuperar los valores históricos-patrimoniales del sitio, garantizando su correcta y efectiva protección.

La intervención que se está realizando actualmente completará el trazado rescatado en la excavación realizada en 2018. Se pretende, en este caso, profundizar en las arquitecturas existentes bajo tierra, en el lado sureste de la parcela trabajada con anterioridad, con la apertura en extensión de la antigua zona conventual donde se recuperó en la campaña de 2018 parte del trazado, ya que permite resolver ciertos problemas arquitectónicos y arqueológicos como la ubicación del acceso a la planta alta del convento, el sistema de acceso a la antigua sacristía y a otros recintos.

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, visitó el yacimiento para interesarse por el inicio de la segunda campaña que, a su juicio “es muy importante desarrollar estos trabajos de investigación para conocer los primeros momentos de la conquista, en una época en la que únicamente Fuerteventura, El Hierro y Lanzarote estaban ya sometidas. El convento franciscano se edifica solo 10 años de concluida la conquista de la Isla, posiblemente sobre un lugar sagrado para la población aborigen y frente a la cima en la que se sitúan cazoletas rupestres y estructuras tumulares.”

Arqueología de la Arquitectura

Todas las intervenciones llevadas a cabo durante la vida de las edificaciones dan como resultado una compleja red de relaciones espacio-temporales y de uso que pueden ser desentrañadas a través de un adecuado análisis. Por ello, uno de los pilares básicos en el que se fundamenta la intervención en el exconvento franciscano de San Buenaventura son los principios de la Arqueología de la Arquitectura.

Una intervención arqueológica en un contexto como el ex convento Franciscano pasa necesariamente por el análisis estratigráfico aplicado a los alzados. Durante años, el estudio de la arquitectura en palacios, iglesias y otras grandes obras se circunscribió a un mero proceso descriptivo, centrado en los aspectos tipológicos y estilísticos más propios de la Historia del Arte.

La Arqueología de la Arquitectura, aparte de ser un innegable instrumento de conocimiento histórico, tiene también enormes posibilidades en el campo de la conservación y restauración, ya que puede ayudar en la toma de decisiones de un proyecto de restauración. Así mismo, esta herramienta, en combinación con otras técnicas como la restitución fotogramétrica, supone un instrumento de conservación de primer orden, al crear archivos documentales que pueden llegar a ser vitales en caso de pérdida o deterioro.

Consulta y análisis de información documental

La consulta y el análisis de diversas fuentes documentales y bibliográficas posibilitan obtener información relevante en la génesis y desarrollo de las edificaciones, pudiendo llegar a obtenerse dataciones absolutas para las diferentes intervenciones constructivas o destructivas. Uno de los puntos claves que aseguran el éxito de cualquier investigación de este tipo es el sistema de registro y documentación empleado durante el desarrollo de los trabajos de excavación. En ese sentido, es muy importante contar con un completo archivo de recogida de información en el que se almacene toda la documentación generada en el marco de los trabajos de excavación. En esta línea,  se llevará a efecto un registro exhaustivo, riguroso, sistemático, comprensible y múltiple, capaz de adaptarse a cualquier persona que pueda o desee reinterpretar el yacimiento.

El trabajo se está organizando en tres fases, comenzando con la limpieza y adecuación del área de trabajo, la excavación en extensión de la zona con mayor potencialidad arqueológica y la consolidación y restauración, en función de las necesidades de los elementos exhumados.

El plazo previsto para la ejecución de esta segunda campaña se ha estimado en 8 meses que incluyen el trabajo de campo, el trabajo de gabinete y la elaboración y redacción de la memoria técnica final.

Etiquetas

Patrimonio Cultural encarga un proyecto de ingeniería para analizar el deterioro del Museo de Guayadeque

Hay una fracturación del terreno alrededor de las cuevas que se relaciona con el periodo de fuertes precipitaciones en noviembre de 2019. Se está a la espera de un informe que debe concluir si se está produciendo un deslizamiento del terreno.

 

La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias ha encargado un proyecto a una empresa de ingeniería para que analice la situación geológica y posible estabilización del Museo de Guayadeque que se encuentra ubicado en el Centro de Interpretación del Barranco de Guayadeque, en un edificio excavado en las laderas del propio barranco, siguiendo la arquitectura troglodita tradicional. El museo se encuentra en un entorno natural de alto valor arqueológico y ambiental. En él se muestran distintos espacios que existen en el Barranco de Guayadeque, mostrando los valores arqueológicos, geológicos, naturales, arquitectónicos y de tradiciones del patrimonio etnográfico.

En noviembre de 2019 se detectan una serie de grietas y deformaciones en la cueva, que producen incluso desprendimientos y caída de fragmentos geológicos. Ante el riesgo que supone esta situación para las personas visitantes del museo, se decidió su cierre temporal y la contratación de un proyecto de ingeniería para la estabilización y refuerzo del museo, que debe determinar su estabilidad y posibles soluciones.

No está claro cuál ha sido el principal mecanismo que ha propiciado la fracturación del terreno alrededor de las cuevas, aunque se relaciona con el periodo de fuertes precipitaciones en noviembre de 2019. El equipo de expertos estudian también una preocupante posibilidad. La morfología de la zona y los procesos de inestabilidad que se han dado pueden apuntar a un deslizamiento de terreno que implica una zona mucho más amplia de la ladera. Para confirmar o descartar esta hipótesis se está a la espera de la finalización del estudio geotécnico que analizará la situación de la ladera y si existe la posibilidad de deslizamiento del terreno.

En el caso de que el nuevo informe concluya que existe un riesgo potencial de deslizamiento de la ladera, debido a que las medidas necesarias para estabilizarla son extraordinariamente caras y complejas, habría que analizar el futuro del Museo.

Si se determina que no existe un riesgo potencial de deslizamiento, se proseguiría con las labores de estabilización del Museo. En este caso, se proponen una serie de medidas de tipo preventivo (limpiezas, rellenos de grietas, impermeabilizaciones, etc.) y otras de refuerzo estructural en zonas puntuales del interior.

 

El estado actual del museo requiere de una serie de actuaciones que garanticen la seguridad del mismo, existiendo un riesgo latente de desprendimiento, sobre todo en las salas 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Las obras han de efectuarse para eliminar los riesgos de seguridad existentes actualmente, así como para mejorar la estabilización del conjunto de cuevas que conforman el Museo de Guayadeque. La Dirección General está haciendo todo lo posible para salvar el inmueble en el que se canaliza la difusión de los valores culturales de este emblemático barranco.

 

 

Etiquetas