Logo del Gobierno de Canarias

Una exposición virtual permite conocer el yacimiento de La Fortaleza de Santa Lucía

210120_Cultura

Esta herramienta constituye un recurso didáctico para acceder, desde casa o desde el aula, de forma amena y directa a sus diferentes entornos arqueológicos.

La iniciativa forma parte de la línea de apoyo de la Dirección General de Patrimonio Cultural a la Red de Museos de Canarias.

Tibicena. Arqueología y Patrimonio ha creado un escenario enteramente virtual para exponer algunos de los entornos arqueológicos y las piezas más relevantes relacionadas con el yacimiento de La Fortaleza, así como las últimas investigaciones asociadas. La iniciativa, financiada por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno, constituye un recurso didáctico para conocer, desde casa o desde el aula, de forma amena y directa este importante yacimiento situado en Santa Lucía de Tirajana.

Este proyecto pretende que las actividades de difusión del patrimonio arqueológico que habitualmente se llevan a cabo por parte de este centro de interpretación, no se vean afectadas por las limitaciones derivadas del contexto actual provocado por la pandemia. De esta forma, se facilita la accesibilidad a toda la ciudadanía para que pueda conocer sus contenidos.

La situación sanitaria que afrontamos desde comienzos de 2020 ha conllevado formas de repensar la conexión entre el patrimonio y el gran público, abriéndose paso nuevas experiencias que superan el marco tradicional. En este sentido, Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, explica que “se trata de trabajar con herramientas que puedan mejorar la experiencia digital, ya que actualmente constituyen un territorio propicio para abordar las posibilidades que estos instrumentos ofrecen en la difusión del patrimonio cultural, al generar otras estructuras de aprendizaje horizontales o interactivas, o bien, estructuras orientadas a explorar la complejidad, la empatía, el diálogo, la creatividad y la inclusión”. Por ello, “contemplamos en este 2021 continuar con la línea de apoyo a los centros de la Red canaria que implementen la digitalización y modernización, así como la conservación y restauración de sus colecciones”, añade.

Marco Antonio Moreno, director de Tibicena, apunta que “este tipo de proyectos pueden crecer de forma ilimitada, tanto como podamos investigar. De hecho, mucha de la información que existe en este museo virtual no está aún publicada, por lo que el usuario de la aplicación tiene un acceso directo e inmediato a la información que se está estudiando. Esperamos que este tipo de iniciativas que contribuyen a la difusión se mantengan, sobre todo estos momentos”.

Visita virtual: https://bit.ly/3o4JQEp

La visita se estructura a partir de 11 paradas, en una de las cuales se podrá visualizar el modelo 3D de un entorno o de una pieza relacionada con el museo de La Fortaleza o con el propio yacimiento. Las técnicas utilizadas permiten introducir elementos a diferentes escalas. Así, podremos visualizar desde una de las pintaderas encontradas en las excavaciones arqueológicas hasta el propio roque de La Fortaleza.

Los diferentes espacios se pueden visitar desde cualquier dispositivo móvil, tablet u ordenador de forma sencilla e intuitiva. Cada uno de los modelos 3D está dotado con diferentes anotaciones o llamadas de atención que proporcionan información adicional.

A través de esta exposición virtual podremos conocer el roque de La Fortaleza, la casa de Rosa Schlueter, las estructuras tumulares, el cráneo de mujer, el cráneo 977, la reconstrucción facial a partir de cráneo 977, la pintadera triangular, el molino circular, la momia del Bentayga, la momia de Guayadeque, y la reproducción en madera del ídolo aparecido en La Fortaleza.

 

Etiquetas

La exposición ‘El tiempo perdido’ recupera el relato arqueológico de la Tirajana indígena

Su inauguración este jueves ha coincidido con la reapertura del Centro de Interpretación de La Fortaleza de Santa Lucía

El Centro de Interpretación de La Fortaleza de Santa Lucía volvió a abrir sus puertas este jueves después de tres meses cerradas debido a la situación de estado de alarma. La reapertura se ha hecho con la presentación de la exposición, ‘El tiempo perdido. Un relato arqueológico de la Tirajana indígena’, que propone una aproximación evolutiva a la ocupación de la zona de La Caldera, apoyándose en los trabajos realizados en el yacimiento de esta zona arqueológica de la isla de Gran Canaria. El proyecto divulgativo se acompaña de una publicación que, en conjunto, revela el significado de espacios y geografías casi olvidadas como los “Riscos sagrados de Umiaya”, Udera o Ansite.

La estructura expositiva se vertebra en diez módulos temáticos que explican la ocupación histórica desde los primeros registros documentados entre los siglos III-IV,  a la conquista y colonización de la zona en el siglo XVI. Para ello, recupera el significado de espacios y geografías como los “Riscos sagrados de Umiaya”, Udera o Ansite. Estos módulos están conformados a partir de dibujos y fotografías, así como de infografías didácticas que permiten conocer de primera mano los trabajos arqueológicos realizados.

Además, la exposición reúne cincuenta piezas de materiales arqueológicos procedentes de los fondos de la colección Sánchez Araña, El Museo Canario, así como aquellos registros recuperados en las diferentes campañas. Muchos de estos materiales serán expuestos por primera vez al público.

Por otra parte, la publicación que acompaña a la muestra desarrolla los diferentes módulos temáticos que la componen  presentando, por primera vez, una narrativa sobre la evolución histórica y territorial de Tirajana que, por otro lado, permite entender el devenir del resto de la isla de Gran Canaria. Este volumen cuenta con la colaboración de diferentes profesionales de la arqueología como Javier Velasco, Verónica Alberto,  Rosa Fregel, Teresa Delgado,  Antonio Tejera,  Paloma Vidal, Jacob Morales,  Pedro Henríquez y Germán Santana.

Contiene en sus páginas un variado repertorio de opciones gráficas, algunas de ellas empleadas por primera vez en la difusión de la arqueología canaria como el renderizado 3D, el generar una imagen digital a partir de un modelo o escenario en tres dimensiones utilizando diversas profundidades, iluminación y texturas,  con el objetivo de disponer de una imagen realista desde cualquier perspectiva del modelo.

Al acto de inauguración acudieron el alcalde de Santa Lucía, Santiago Rodríguez, la Directora General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Nona Perera, el consejero de Presidencia y Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria, Teodoro Sosa, la concejala de Cultura e Identidad de Santa Lucía, Yaiza Pérez, otros concejales de la Corporación santaluceña como el primer teniente de alcalde, Francisco García, el concejal de la Zona Alta, Sergio Vega y los ediles Julio Ojeda, Almudena Santana y Beatríz Mejías. También asistieron el primer teniente de alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Samuel Henríquez,  Marcos Moreno, coordinador de Tibicena, Arqueología y Patrimonio,  y Juan Sánchez, representante de la familia Sánchez Araña.

El conocimiento alcanzado con las intervenciones arqueológicas, dataciones, estudios documentales, análisis entomológicos, antracológicos y genéticos, entre otros, nos conecta con el pasado. En este sentido, la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, indica  que los “procedimientos de investigación como la prospección, la excavación, el análisis de materiales, el estudio documental y las dataciones aportan, cada vez más,  antecedentes de extrema relevancia”  y añade que,  “se ha progresado más en los últimos cuatro años de estudios sobre el pasado canario que a lo largo de un siglo. Los planteamientos, tanto del libro como los expuestos, permiten correlacionar una historia evolutiva de la que carecíamos. Esto va a facilitar la comprensión de nuestra historia”. El alcalde de Santa Lucía, Santiago Rodríguez, manifiesta que “en esta exposición se hace un repaso por 1.200 años de nuestra historia y de nuestra cultura. Esta exposición debe servir para poner en valor el importante trabajo que se hace desde la Arqueología para conocer mejor nuestra historia.” El consejero de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria, Teodoro Sosa,  destaca que “esta exposición es fruto de la colaboración de tres instituciones que estamos dando a nuestro patrimonio cultural la importancia que antes no se le daba”.

Las investigaciones realizadas, que han contado con el firme apoyo del Gobierno de Canarias,   han supuesto un salto en los conocimientos que se tenían, puesto que permiten relacionar elementos hasta ahora inconexos, reconstruir su modelo de sociedad e incluso extrapolarlo a otros núcleos. Tanto es así,  que reúne los elementos necesarios para considerarlo un lugar sagrado con estructuras que parecen configurar gran parte de los yacimientos de la Caldera de Tirajana, un gran vértice sobre el que pivotarían yacimientos vinculados al mundo de los rituales. Esto otorga mucho más peso a la hipótesis que habla de La Fortaleza como causa y efecto de un gran paisaje sagrado y ritualizado.

Varios proyectos de investigación impulsados por Patrimonio Cultural se han conectado para arrojar un primer conocimiento de su historia primitiva, entre ellos, la reconstrucción genética, la evolución cronológica del territorio de la Caldera de Tirajana con las dataciones de los yacimientos, además de la investigación en los archivos, documentando que la zona fue una de las de mayor densidad de ocupación de la isla, hace unos 1.500 años, situando  su largo desarrollo temporal hasta el siglo XVI. Estos datos transforman a La Fortaleza en una pieza clave para el estudio de la ocupación del territorio por la variabilidad de su registro, así como por el estado de conservación. Esta iniciativa, financiada por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias,   cuenta con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, y los ayuntamientos de  Santa Lucía y San Bartolomé de Tirajana.

Etiquetas

La exposición ‘El tiempo perdido’ recupera el relato arqueológico de la Tirajana indígena

200630_Cultura

Se inaugura este jueves, 2 de julio, a las 10:30 horas, en el Centro de Interpretación de La Fortaleza de Santa Lucía.

Junto a diez módulos temáticos que explican la ocupación histórica, se presentan cincuenta materiales arqueológicos, algunos expuestos por primera vez.  El proyecto se acompaña de una publicación sobre la evolución histórica y territorial de Tirajana en la que intervienen diferentes profesionales de la arqueología

El Centro de Interpretación de La Fortaleza de Santa Lucía presenta la exposición, ‘El tiempo perdido. Un relato arqueológico de la Tirajana indígena’, que propone una aproximación evolutiva a la ocupación de la zona de La Caldera, apoyándose en los trabajos realizados en el yacimiento de esta zona arqueológica de la isla de Gran Canaria. El proyecto divulgativo se acompaña de una publicación que, en conjunto, revela el significado de espacios y geografías casi olvidadas como los “Riscos sagrados de Umiaya”, Udera o Ansite.

La estructura expositiva se vertebra en diez módulos temáticos que explican la ocupación histórica desde los primeros registros documentados entre los siglos III-IV, a la conquista y colonización de la zona en el siglo XVI. Para ello, recupera el significado de espacios y geografías casi olvidadas como los “Riscos sagrados de Umiaya”, Udera o Ansite. Estos módulos están conformados a partir de dibujos y fotografías, así como de infografías didácticas que permiten conocer de primera mano los trabajos de investigación arqueológica realizados.

Además, la exposición reúne cincuenta piezas de materiales arqueológicos procedentes de los fondos de la colección Sánchez Araña, El Museo Canario, así como aquellos registros recuperados en las diferentes campañas. Muchos de estos materiales serán expuestos por primera vez al público.

La publicación

Por otra parte, la publicación que acompaña a la muestra desarrolla los diferentes módulos temáticos que la componen presentando, por primera vez, una narrativa sobre la evolución histórica y territorial de Tirajana que, por otro lado, permite entender el devenir del resto de la isla de Gran Canaria. Este volumen cuenta con la colaboración de diferentes profesionales de la arqueología como Javier Velasco, Verónica Alberto, Rosa Fregel, Teresa Delgado, Antonio Tejera, Paloma Vidal, Jacob Morales, Pedro Henríquez y Germán Santana.

Contiene en sus páginas un variado repertorio de opciones gráficas, algunas de ellas empleadas por primera vez en la difusión de la arqueología canaria como el renderizado 3D, el generar una imagen digital a partir de un modelo o escenario en tres dimensiones utilizando diversas profundidades, iluminación y texturas, con el objetivo de disponer de una imagen realista desde cualquier perspectiva del modelo.

El conocimiento alcanzado con las intervenciones arqueológicas, dataciones, estudios documentales, análisis entomológicos, antracológicos y genéticos, entre otros, nos conecta con el pasado. En este sentido, la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, indica que los “procedimientos de investigación como la prospección, la excavación, el análisis de materiales, el estudio documental y las dataciones aportan, cada vez más, antecedentes de extrema relevancia” y añade que, “se ha progresado más en los últimos cuatro años de estudios sobre el pasado canario que a lo largo de un siglo. Los planteamientos, tanto del libro como los expuestos, permiten correlacionar una historia evolutiva de la que carecíamos. Esto va a facilitar la comprensión de nuestra historia”.

Las investigaciones realizadas, que han contado con el firme apoyo del Gobierno de Canarias, han supuesto un salto en los conocimientos que se tenían, puesto que permiten relacionar elementos hasta ahora inconexos, reconstruir su modelo de sociedad e incluso extrapolarlo a otros núcleos. Tanto es así, que reúne los elementos necesarios para considerarlo un lugar sagrado con estructuras que parecen configurar gran parte de los yacimientos de la Caldera de Tirajana, un gran vértice sobre el que pivotarían yacimientos vinculados al mundo de los rituales. Esto otorga mucho más peso a la hipótesis que habla de La Fortaleza como causa y efecto de un gran paisaje sagrado y ritualizado.

Varios proyectos de investigación impulsados por Patrimonio Cultural se han conectado para arrojar un primer conocimiento de su historia primitiva, entre ellos, la reconstrucción genética, la evolución cronológica del territorio de la Caldera de Tirajana con las dataciones de los yacimientos, además de la investigación en los archivos, documentando que la zona fue una de las de mayor densidad de ocupación de la isla, hace unos 1.500 años, situando su largo desarrollo temporal hasta el siglo XVI. Estos datos transforman a La Fortaleza en una pieza clave para el estudio de la ocupación del territorio por la variabilidad de su registro, así como por el estado de conservación.

Esta iniciativa, financiada por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, cuenta con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, y los ayuntamientos de Santa Lucía y San Bartolomé de Tirajana.

Etiquetas