Logo del Gobierno de Canarias

Obras Públicas ha completado esta mañana el calado de los dos túneles que atraviesan el macizo de Faneque

Ya se han calado al completo tres de los ocho túneles de este tramo, incluyendo las dos bocas de la galería que atraviesa el macizo de Faneque, donde se van a agilizar los trabajos de acondicionamiento para poner este túnel en servicio en 2022 y evitar el tramo más peligroso de la actual GC-200

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, ha completado esta mañana el calado de los dos túneles que atraviesan el macizo de Faneque, los más largos, con más de 2.100 metros por cada tubo, de los ocho proyectados en las obras de la segunda fase de la Carretera de La Aldea. Con esta maniobra, se sigue impulsando una obra trascendental para las comunicaciones del noroeste de la isla de Gran Canaria ya que la Consejería ha calado ya tres de los ocho túneles previstos en esta obra.

El calado que se ha culminado hoy permitirá agilizar los trabajos de acondicionamiento y finalización de la doble galería que atraviesa el macizo de Faneque con el objetivo de poner en servicio y abrir al tráfico este paso subterráneo durante el año 2022. Se quiere evitar de esta forma, el tramo más peligroso de la actual GC-200, una vía que rodea el macizo y que sufre desprendimientos de tierra y piedras con cierta frecuencia, lo que obliga a cerrar la carretera de La Aldea y obliga a sus habitantes a usar la carretera del sur para desplazarse al resto de la isla.

Los dos tubos de Faneque, denominados en la obra como túnel 4, tienen una longitud de 2.020 metros el del lado mar (que se caló hace 20 días) y acogerá la vía que en el futuro tendrá sentido Agaete-La Aldea, y 2.100 metros el del lado tierra, que se caló hoy, y albergará en el futuro la vía con sentido La Aldea-Agaete.

Como ha ocurrido en todos los calados anteriores, comienza ahora una fase de excavación en mina en esta boca del túnel de Faneque que se prolongará varios días y que conllevará trabajos de sostenimiento del terreno a base de gunitado, es decir, la proyección de hormigón sobre las paredes de roca para conseguir una superficie uniforme y resistente sobre la que poder operar posteriormente. Finalizadas estas tareas, se procederá a ampliar la excavación del suelo del túnel hasta alcanzar los 8 metros de alto que tendrá definitivamente cuando entre en servicio.

Actualmente la UTE formada por las empresas Ferrovial-Agromán-Acciona Construcción-Lopesan y Bitumex, mantiene en esta obra un despliegue de trabajadores y maquinaria que trabaja las 24 horas del día en diferentes turnos y que en estos momentos se encuentran realizando, en su mayoría, tareas de perforación en los túneles 6 y 9. Al cale hoy de las dos bocas del túnel de Faneque le han precedido el túnel 3, llamado de Guguillo con 604 metros, que fue el primero que se caló en mayo de este mismo año; la galería del lado mar de faneque hace 20 días; y el 7, junto al barranco de Guayedra que se terminó de calar hace 10 días. Para perforar estos túneles la UTE está empleando voladuras con un novedoso explosivo a base de emulsión y medios mecánicos.

Las obras de esta II Fase de la Carretera de La Aldea se adjudicaron con un presupuesto de 152.361.708 euros y un plazo de ejecución de 65 meses. El nuevo tramo que sustituirá a la actual GC-200 tiene un trazado de 8,5 kilómetros, una nueva vía rápida con velocidad específica de 80 kilómetros por hora y que será una sucesión de túneles y viaductos hasta llegar a conectar con la I fase de la carretera, el tramo El Risco-La Aldea, ya terminado y en uso desde 2017. Debido a la accidentada orografía de esta zona de la isla de Gran Canaria, la obra es de una gran complejidad ya que implica la construcción de ocho túneles, dos viaductos y tres enlaces. La necesidad de estos túneles hace que el 70% del recorrido de este nuevo tramo de la carretera de La aldea sea subterráneo, minimizando por tanto el impacto medioambiental en el entorno que atraviesa.

Etiquetas

Obras Públicas impulsa las obras de la Carretera de La Aldea con el calado de uno de los túneles de Guayedra

La nueva galería mide 350 metros y es el tercero de los ocho túneles previstos en el proyecto que ya cuenta con sus dos bocas unidas

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, continúa impulsando las obras de la segunda fase de la Carretera de La Aldea con el calado esta misma mañana del túnel número 7 del proyecto de ejecución, uno de los dos túneles, junto con el número 6, que atraviesan el entorno del barranco de Guayedra. Con este ya son tres los túneles que están calados (unidas ambas bocas) en este complejo proyecto que contempla la construcción de ocho túneles en un trazado de algo más de 8,5 kilómetros, uno de ellos doble.

El túnel número 7 mide 350 metros de longitud y, a diferencia de los otros dos que ya se han calado, se ha ejecutado por una sola boca hasta salir al exterior de la montaña perforada, que es lo que ha ocurrido hoy con los últimos trabajos de perforación y el cale. Este túnel, como también le ocurre al número 6 que se está perforando, se tiene que hacer por una sola boca ejecutando desde el interior un paraguas de micropilotes bastante complicado que permite el cale en la otra boca con seguridad, pues por las condiciones orográficas y medioambientales de la zona no se puede acceder desde fuera a la otra boca.

Este túnel se ha ‘atacado’ desde el Barranco de Guayedra y en dirección Norte (Agaete), por lo que ya están excavados y sostenidos sus 350 metros de longitud. Ahora comenzarán las labores de excavación en mina y que conllevará trabajos de sostenimiento del terreno a base de gunitado, es decir, la proyección de hormigón sobre las paredes de roca para conseguir una superficie uniforme y resistente sobre la que poder operar posteriormente. También, previamente a iniciar las labores de perforación de este túnel, se ejecutó una amplia obra de drenaje para garantizar el cauce del barranco de Guayedra hasta el mar.

El túnel 3, el de Guguillo con 604 metros, fue el primero que se caló de esta obra en mayo de este mismo año. A este le siguió el túnel del lado mar de los dos que componen el paso subterráneo bajo el macizo de Faneque, y ahora se les une el túnel 7 en Guayedra. Para perforar estos túneles la UTE formada por las empresas Ferrovial-Agromán-Acciona Construcción-Lopesan y Bitumex, está empleando voladuras con un novedoso explosivo a base de emulsión y también con medios mecánicos.

La necesidad de estos túneles hace que el 70% del recorrido de este nuevo tramo de la carretera de La aldea sea subterráneo, minimizando por tanto el impacto medioambiental en el entorno que atraviesa.

Debido a la importancia de esta obra, la Consejería mantiene un despliegue de trabajadores y maquinaria que trabaja las 24 horas del día en diferentes turnos y que en estos momentos se encuentran realizando, en su mayoría, tareas de perforación en cuatro túneles, un semienlace y en obras de muros y movimientos de tierras de los futuros enlaces.

Las obras de esta II Fase de la Carretera de La Aldea se adjudicaron con un presupuesto de 152.361.708 euros y un plazo de ejecución de 65 meses. El nuevo tramo que sustituirá a la actual GC-200 tiene un trazado de 8,5 kilómetros, una nueva vía rápida con velocidad específica de 80 kilómetros por hora y que será una sucesión de túneles y viaductos hasta llegar a conectar con la I fase de la carretera, el tramo El Risco-La Aldea, ya terminado y en uso desde 2017. Debido a la accidentada orografía de esta zona de la isla de Gran Canaria, la obra es de una gran complejidad ya que implica la construcción de ocho túneles, dos viaductos y tres enlaces.

Etiquetas

Obras Públicas inicia el calado del primero de los túneles de Faneque en las obras de la carretera de La Aldea

Las obras continúan a buen ritmo para conectar las dos bocas del segundo de los túneles de Faneque, al que aún le quedan 141 metros, y ponerlos en servicio en 2022

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, ha iniciado la pasada noche el calado del primero de los dos túneles que atravesarán el macizo de Faneque, los más largos, con 2.100 metros por cada tubo, de los ocho proyectados en las obras de la segunda fase de la Carretera de La Aldea. La UTE encargada de las obras inició a última hora de la noche de ayer la voladura de los últimos cinco metros de roca que separaban la boca norte de la boca sur de este túnel y en los próximos días se va a proceder al desescombrado y afianzamiento de las paredes del túnel para evitar desprendimientos.

Con este avance en las obras de perforación de esta segunda fase de la carretera de La Aldea, la que une El Risco con Agaete, se van cumpliendo los plazos para alcanzar el objetivo marcado por el consejero Franquis de poner en servicio los dos túneles que atraviesan Faneque durante 2022 y abrir parcialmente uno de los tramos de esta nueva vía para evitar una de las zonas más problemáticas de la actual carretera, la GC-200, por los desprendimientos que se registran en ella. De hecho, al calado de este primer tubo de los dos que componen el túnel de Faneque, seguirá en un mes el segundo de los tubos, donde aún quedan por perforar 141,7 metros.

Tras las voladuras realizadas ayer noche en el tubo más cercano al lado mar, comienza ahora una fase de excavación en mina que se prolongará varios días y que conllevará trabajos de sostenimiento del terreno a base de gunitado, es decir, la proyección de hormigón sobre las paredes de roca para conseguir una superficie uniforme y resistente sobre la que poder operar posteriormente. Finalizadas estas tareas, se procederá a ampliar la excavación del suelo del túnel hasta alcanzar los 8 metros de alto que tendrá definitivamente cuando entre en servicio.

Actualmente la UTE formada por las empresas Ferrovial-Agromán-Acciona Construcción-Lopesan y Bitumex, mantiene en esta obra un despliegue de trabajadores y maquinaria que trabaja las 24 horas del día en diferentes turnos y que en estos momentos se encuentran realizando, en su mayoría, tareas de perforación en los túneles 4 (Faneque), 6 y 7 (Guayedra) y en obras de muros y movimientos de tierras de los futuros enlaces. El túnel 3, el de Guguillo con 604 metros, fue el primero que se caló de esta obra en mayo de este mismo año. Para perforar estos túneles la UTE está empleando voladuras con un novedoso explosivo a base de emulsión y medios mecánicos.

Las obras de esta II Fase de la Carretera de La Aldea se adjudicaron con un presupuesto de 152.361.708 euros y un plazo de ejecución de 65 meses. El nuevo tramo que sustituirá a la actual GC-200 tiene un trazado de 8,5 kilómetros, una nueva vía rápida con velocidad específica de 80 kilómetros por hora y que será una sucesión de túneles y viaductos hasta llegar a conectar con la I fase de la carretera, el tramo El Risco-La Aldea, ya terminado y en uso desde 2017. Debido a la accidentada orografía de esta zona de la isla de Gran Canaria, la obra es de una gran complejidad ya que implica la construcción de ocho túneles, dos viaductos y tres enlaces. La necesidad de estos túneles hace que el 70% del recorrido de este nuevo tramo de la carretera de La aldea sea subterráneo, minimizando por tanto el impacto medioambiental en el entorno que atraviesa.

NOTA A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias prepara una visita a estas obras en los próximos días, condicionada a que se cumplan las medidas que permitan acceder al interior de los túneles con plenas garantías de seguridad.

Etiquetas

Obras Públicas finaliza la excavación del primero de los ocho túneles de la 2ª fase de la Carretera de La Aldea

Una voladura controlada ha completado las tareas de perforación de esta galería de 600 metros que conectará el actual túnel de La Aldea, en uso desde 2017, con el futuro viaducto de El Risco

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, concluyó en la tarde de ayer el calado (perforación) del túnel 3 de la II Fase de la Carretera de La Aldea, el primero de los ocho túneles que forman parte de este nuevo tramo que unirá El Risco con Agaete cuya excavación queda completada. Se trata del túnel conocido como del Guguillo, una galería de 600 metros que conectará el actual túnel de La Aldea (en uso desde 2017) con el futuro viaducto que atravesará El Risco. Las obras de esta II Fase de la Carretera de La Aldea se adjudicaron con un presupuesto de 152.361.708 euros y un plazo de ejecución de 65 meses.

La UTE que ejecuta las obras de esta segunda fase, formada por las empresas Ferrovial-Agromán-Acciona Construcción-Lopesan y Bitumex, procedió ayer a la voladura controlada de los últimos cuatro metros de roca que separaban las bocas norte y sur de este túnel, completando el trazado completo de la galería. Una vez finalizada la excavación, los operarios de la UTE se encuentran desescombrando la galería para proceder al afianzamiento de la misma mediante bulones (anclajes que sujetan el techo y paredes del túnel) y la proyección de hormigón mezclado con fibras de acero (gunitado de sostenimiento). Finalizadas estas tareas, se procederá a ampliar la excavación del suelo del túnel hasta alcanzar los 8 metros de alto y los 14 metros de ancho que tendrá definitivamente cuando entre en servicio, una vez haya concluido la construcción del viaducto de El Risco, con el que se conectará directamente.

Este túnel de Guguillo será el único de los ocho previstos en esta segunda fase que contará con tres carriles para la circulación en su interior: dos en sentido a La Aldea y otro en sentido Agaete. Uno de los dos carriles hacia La Aldea será para vehículos lentos al superar la pendiente del túnel el 4,5% de inclinación. El resto de túneles del nuevo tramo será de un carril para cada sentido salvo los de Faneque, con dos carriles en cada sentido al estar situados en dos bocas paralelas.

Para perforar este túnel de 604 metros, la UTE ha tenido que emplear desde voladuras a medios mecánicos y una combinación de ambas técnicas. Esto se ha derivado a lo especialmente heterogéneo desde el punto de vista geológico que ha sido el suelo a excavar, yendo desde roca basáltica muy dura a un terreno más blando.

Otra peculiaridad de este primer túnel de la segunda fase de la Carretera de La Aldea es que en su excavación fueron hallados varios restos de árboles casi fosilizados que se están estudiando para datar su antigüedad, aunque se cree que pueden tener más de 50.000 años, lo que los convertiría en los restos vegetales más antiguos de Canarias.

El nuevo tramo que sustituirá a la actual GC-200 tiene un trazado de 8,5 kilómetros, una nueva vía rápida con velocidad específica de 80 kilómetros por hora y que será una sucesión de túneles y viaductos hasta llegar a conectar con la I fase de la carretera, el tramo El Risco-La Aldea, ya terminado y en uso desde 2017. Debido a la accidentada orografía de esta zona de la isla de Gran Canaria, la obra es de una gran complejidad ya que implica la construcción de ocho túneles, dos viaductos y tres enlaces. La necesidad de estos túneles hace que el 70% del recorrido de este nuevo tramo de la carretera de La aldea sea subterráneo, minimizando por tanto el impacto medioambiental en el entorno que atraviesa.

Actualmente los trabajos que se ejecutan en este tramo se encuentran más avanzados en el túnel de Guguillo, y en el doble túnel que atraviesa el macizo de Faneque, el más largo y complejo ya que implica la construcción de dos tubos paralelos de 2.100 metros cada uno. También se han empezado a excavar ya las bocas de los túneles 6 y 7, junto al barranco de Guayedra. En las tareas de perforación de los túneles se están empleando cuadrillas especiales de trabajadores repartidos en varios turnos para trabajar las 24 horas del día con la finalidad de agilizar esta obra.

Los trabajos en los dos tubos del túnel de Faneque son los más avanzados ya que entre sus dos bocas se han excavado ya cerca de 1.700 metros en total. Se espera que a finales de este año se puedan unir las bocas norte y sur de ambos tubos, y a partir de ahí comenzarán los trabajos para revestir y adecuar el túnel para permitir la circulación por el mismo y abrirlo al tráfico en el primer semestre de 2022.

Etiquetas

Obras Públicas inicia la próxima semana las voladuras en las obras de La Aldea para avanzar en los túneles

La UTE adjudicataria comenzará a usar los explosivos de forma rutinaria durante varios meses, lo que obligará a cortar de manera puntual, y por unos minutos, la actual carretera de esta zona del noroeste grancanario cada vez que haya una detonación

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, inicia la próxima semana la perforación de túneles mediante explosivos en las obras de la segunda fase de la carretera a La Aldea, tramo Agaete-El Risco, en la isla de Gran Canaria. Con el uso de los explosivos, una vez obtenidas todas las autorizaciones medioambientales y de seguridad, estas obras afrontan una nueva etapa más dinámica ya que las voladuras permitirían poder excavar hasta 20 metros al día en las cuatro zonas de perforación actuales, por los apenas tres metros que se realizan actualmente por medios mecánicos. Además, el uso de explosivos permitirá activar también los tres turnos de operarios que trabajarán 24 horas seguidas en esta obra de gran importancia para el noroeste de esta isla.

La UTE que realiza los trabajos comenzará a utilizar los explosivos, con toda probabilidad a partir del martes 3 de noviembre, en las bocas norte del futuro túnel de Faneque, de 2.100 metros de longitud, cuya excavación ya se ha iniciado con medios mecánicos. Este recurso de los explosivos en el interior de las obras de los túneles obligará, por motivos de seguridad, al corte puntual, y mientras duren las detonaciones, de la actual carretera de La Aldea (GC-200). Estos cortes puntuales, que se podrían prolongar por espacio de un año, se efectuarán en la GC-200 a la altura del barranco de La Palma (municipio de Agaete), y por el otro lado, en la salida del nuevo túnel de La Aldea, en la primera fase de esta carretera en uso desde hace dos años (ahora GC-2).

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, consciente de las molestias que estos cortes puntuales pudieran ocasionar al tráfico de vehículos, y hasta tanto pueda mejorarse la comunicación y las condiciones de circulación con la puesta en servicio de nuevos tramos de la GC-2 entre Agaete y La Aldea que actualmente se está ejecutando, ruega a todos los usuarios de la vía que programen con suficiente antelación sus desplazamientos teniendo en cuenta esta eventualidad, ya que se podrían producir cortes de hasta 30 minutos.

Esta segunda fase de la carretera a La Aldea se adjudicó a la UTE formada por las empresas Acciona, Ferrovial Agroman, Lopesan Asfaltos y Construcciones y Bitumex por 152 millones de euros y los trabajos comenzaron en septiembre del año pasado.  Además de las voladuras, la UTE también ha concentrado en las últimas semanas en la zona de obras de toda la maquinaria especializada para la perforación de túneles. En total se han desplazado hasta la obra cinco ‘jumbos’ que se encargarán de perforar la roca para colocar los futuros barrenos y ayudarán también a la colocación de los bulones, un sistema de contención de los techos de los túneles mediante anclajes taladrados en la roca.

También dispone la UTE ya en la zona de obras de cuatro robots de gunitado (recubren las paredes de los túneles con una capa de hormigón), varias plataformas elevadoras y ventiladores de gran tamaño para la ventilación del interior de los túneles mientras se está perforando.

Toda esta maquinaria nueva, más el efecto de las voladuras controladas, permitirán avanzar considerablemente en la perforación de los ocho túneles que incluye esta obra. Con estas nuevas condiciones se podrán excavar hasta cinco metros al día en cada una de las cuatro bocas que se están excavando actualmente con medios mecánicos, lo que permitirá avanzar de forma significativa para cumplir las previsiones y poner en servicio este túnel bajo Faneque en dos años mientras se termina el resto de la obra.

Actualmente, y usando sólo maquinaria de excavación, se han ejecutado ya 400 metros del llamado túnel 4, es decir, el que atraviesa el Roque de Faneque, el más largo de los ocho que incluye el proyecto con 2.100 metros.

El tramo Agaete-El Risco es un proyecto de 8,5 kilómetros de longitud pero que por su compleja orografía incluye la construcción de varias estructuras especiales, entre ellos ocho túneles, dos viaductos, un paso inferior y tres enlaces. Esta nueva vía sustituirá un trayecto de cerca de 15 kilómetros que actualmente se realiza por la GC-200, presentando graves problemas de seguridad para los usuarios. Una vez terminada esta obra, se reducirá el tiempo de conexión entre La Aldea y Agaete en tres cuartas partes, pudiendo llegar en sólo seis minutos desde Agaete a El Risco.

Etiquetas

El Gobierno impulsa las obras de la carretera a La Aldea con turnos de 24 horas y voladuras en los túneles

El consejero Sebastián Franquis informa en el Parlamento que la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda ha obtenido ya todos los permisos medioambientales para habilitar polvorines y utilizar los explosivos en los trabajos de perforación

El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, ha explicado hoy en el Parlamento de Canarias que el Gobierno regional tiene previsto dar un impulso decisivo a las obras del tramo entre Agaete y El Risco, dentro de la segunda fase de la Carretera a La Aldea, con la activación en las próximas semanas de turnos de trabajo de 24 horas y voladuras controladas para aumentar el ritmo de perforación en los túneles de Faneque que se están ejecutando en la actualidad.

“Soy consciente de la especial sensibilidad que muestran los habitantes de esta zona de Gran Canaria por el desarrollo de la obra, como ya demostraron en la primera fase, y sé la importancia que tiene tanto para La Aldea como para la isla por los problemas de comunicación que esta localidad ha sufrido históricamente”, expresó Franquis, “el Gobierno comparte esa sensibilidad y entiende la inquietud que genera cualquier incidencia en una obra de tal complejidad y envergadura, por eso en las próximas semanas vamos a dar un impulso importante a esos trabajos ya que una vez comiencen las voladuras vamos a poder avanzar con mucha más rapidez en la construcción de los túneles, que sabemos que serán un elemento clave para mejorar esta vía en los próximos años”.

Actualmente, la UTE encargada de la obra, que se adjudicó por 152 millones de euros, está ejecutando los trabajos de excavación de los túneles, ya que casi tres cuartas partes del nuevo tramo, unos cinco kilómetros, transcurren bajo tierra. Hasta ahora se han estado realizando las excavaciones por medios mecánicos, con lo que se ha logrado avanzar en unos 150 metros en los dos túneles situados bajo el macizo de Faneque. Sin embargo, esta misma semana la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial ha comunicado a Obras Públicas la autorización favorable a la realización de las obras subsidiarias para la construcción de un polvorín junto a las obras, lo que permitirá usar explosivos para adelantar las excavaciones en una zona donde la dureza de la roca es relevante.

A raíz de esta autorización, se calcula que en unos 60 días la UTE podrá empezar las primeras explosiones en las zonas de voladura. Estas voladuras permitirán activar también un nuevo programa de trabajo con tres turnos de operarios que trabajarán las 24 horas del día y los siete días de la semana. Con estas nuevas condiciones se podrán excavar hasta ocho metros al día por los tres metros actuales, lo que nos permitirá avanzar de forma decidida para poner en servicio este túnel bajo Faneque antes de dos años y mientras se termina el resto de la obra.

La UTE formada por las empresas Acciona, Ferrovial Agroman, Lopesan Asfaltos y Construcciones y Bitumex, ejecuta en estos momentos un proyecto que por su compleja orografía incluye la construcción de varias estructuras especiales, entre ellos ocho túneles, dos viaductos, un paso inferior y tres enlaces. Esta nueva vía de 8,5 kilómetros sustituirá un trayecto de cerca de 15 kilómetros que actualmente se realiza por la GC-200, lo que permitirá llegar a La Aldea desde Agaete en solo 12 minutos por los cerca de 25 minutos que se tarda en la actualidad.

Etiquetas