Logo del Gobierno de Canarias

La consejera de Juventud, Noemí Santana, visita el proyecto “Cultiva y Comparte”

Por primer vez, la sede de la Dirección General de Juventud se abre al uso público de su espacio

Después del verano comenzará el proyecto “Cosechando igualdad” con jóvenes de 7 entidades, de los cuales el 86% son personas con discapacidad y el resto han salido de recursos de atención a la exclusión social tras cumplir la mayoría de edad, con lo que complementan sus terapias o encuentran una nueva opción laboral

“¿Alguien se imaginaba hasta ahora que un espacio del Gobierno se abriera a que fuera usado por una asociación para hacer un huerto urbano y un proyecto de inclusión? Pues ya es una realidad”, aseguró con satisfacción la consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, Noemí Santana, tras la visita, junto con la directora general de Juventud, Laura Fuentes, al grupo de jóvenes que participa en el huerto terapéutico desarrollado por la Asociación Bienestar Ambiental, en colaboración con el Gobierno de Canarias, en el Centro Atlántico de Juventud, en La Laguna.

“Ceder espacio del Gobierno para proyectos sociales es ejemplo de Gobierno participado” aseguró Noemí Santana que felicitó el impulso dado a la sede de la Dirección General de Tenerife donde “solo en la última semana se han dado formaciones en igualdad, se imparten clases de español a migrantes o se realiza este proyecto del huerto urbano”

El proyecto de huertos urbanos, inclusión y diversidad “Cultiva y comparte”, financiado por la Dirección General de Juventud, consiste en la creación y mantenimiento de huertos urbanos ecológicos, que se han complementado con talleres de reciclaje y de cocina saludable realizados con los productos recolectados del huerto. Participan población escolar local y jóvenes con discapacidad.

La directora general de Juventud explicó que después del verano el huerto crecerá con el proyecto “Cosechando igualdad” en el que participarán jóvenes de 7 entidades, de los cuales el 86% son personas con discapacidad (organizaciones sin ánimo de lucro y alumnas/os de los Colegios Echeyde I y Echeyde II, con grupos en tránsito a la vida adulta) y el 14% restante, jóvenes en exclusión o riesgo de padecerla, que han salido de los recursos una vez cumplen la mayoría de edad.

“Esta actividad -argumentó Laura Fuentes- mejora tanto el estado físico como emocional de quienes participan, su autonomía y creatividad, el trabajo en equipo, nos mejora el entorno, y cumple una doble función, tanto terapéutica como abrir nuevas expectativas laborales”.

La coordinadora del proyecto, Marta Bohórquez, agradeció a la Dirección General su implicación para realizar esta actividad en la sede de Tenerife y trabajar conjuntamente.  “Cultivar vegetales contribuye a la organización y estructura mental, mientras que la manipulación de la tierra ayuda a mejorar problemas físicos y de coordinación del movimiento”.

En el huerto han trabajado escolares y jóvenes con discapacidad

Entre las actividades se desarrollarán talleres teórico prácticos de manejo del huerto ecológico y de producción y obtención hortalizas de temporada, de realización de compost y elaboración de productos ecológicos para el control de plagas y enfermedades, Talleres de reciclaje de materiales para la construcción de mobiliario agrícola (compostadora, mesas de cultivo, etc.), Talleres de cocina saludable con los productos recolectados del huerto y Talleres entre entidades, compartiendo experiencias y socializando los beneficios obtenidos.

En los huertos cada usuario tiene un rol dentro de un equipo de trabajo que fortalece la socialización de cada participante y la autoestima. Fomenta la educación en valores y se promueven las buenas prácticas individuales y ambientales como la gestión de residuos, ahorro de agua, agricultura ecológica y recuperación de usos y costumbres tradicionales.

Etiquetas

El Hospital de La Candelaria pone en marcha un huerto terapéutico para los pacientes de salud mental

Es una actividad complementaria durante la estancia hospitalaria de estos pacientes en la Unidad de Internamiento Breve con el fin de fomentar la participación colectiva, la empatía y la integración social

El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, ha puesto en marcha un huerto terapéutico como actividad complementaria para los pacientes de salud mental ingresados en la Unidad de Internamiento Breve del servicio de Psiquiatría.

Se trata de una iniciativa coordinada desde la supervisión de enfermería y la terapeuta ocupacional de salud mental, que con el apoyo de la dirección del centro, se plantea como una actividad complementaria al tratamiento farmacológico y psicoterapéutico que reciben estos pacientes durante su estancia.

Para ello se han instalado seis módulos de jardinería en la terraza de la Unidad de Internamiento Breve destinada al esparcimiento de los usuarios del área de salud mental, donde han podido sembrar plantas aromáticas, verduras y frutas, como por ejemplo, perejil, tomates, pimientos, lechugas, coles y fresas, entre otras. El cuidado y atención de este huerto se realiza de forma grupal y por turnos para garantizar el mantenimiento y crecimiento de los productos del huerto, cuya actividad ha despertado un gran interés entre los pacientes.

Belén Fajardo, supervisora de enfermería de la Unidad de Internamiento Breve del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, detalla que “el apoyo de la dirección de Enfermería ha sido fundamental para poner en marcha esta iniciativa. Disponemos de unas instalaciones inmejorables para trabajar aspectos que favorecen la recuperación de los pacientes”.

Paciente en el huerto urbano
Paciente en el huerto urbano

En este sentido, Gladys Pérez, terapeuta ocupacional en esta unidad, recalca que “los usuarios

de la unidad se han involucrado desde el primer minuto en el huerto; todos ellos participan durante las horas de ocio al aire libre y siguen a diario la evolución de su trabajo”.

Esta actividad no es nueva para el servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario Nuestra Señora de Candelaria, que ya dispone de un huerto, así como de talleres de jardinería y agricultura en el Centro de Día de Rehabilitación Psicosocial Santa Cruz- Salamanca.

Etiquetas