Logo del Gobierno de Canarias

El Hospital Dr. Negrín realiza de forma remota el seguimiento a 1.500 pacientes portadores de marcapasos

Imagen del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín

Esta iniciativa permite la detección precoz de eventos adversos en el paciente, como fallos en el electrodo o alteraciones en la batería

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, realiza diariamente y de forma remota el seguimiento a 1.500 paciente portadores de marcapasos. Esta iniciativa que está funcionando en el centro hospitalario desde hace aproximadamente ocho años se lleva a cabo a través de Unidad Funcional de Marcapasos del servicio de Medicina Intensiva del centro hospitalario.

El número de pacientes con este tipo de dispositivos ha crecido de manera importante a lo largo de los últimos años, debido, entre otros motivos, a una mayor esperanza de vida de la población general. Controlar de forma telemática el funcionamiento correcto de estos aparatos aporta ventajas destacadas a los pacientes. En este sentido, los especialistas señalan que se permite la detección precoz de eventos adversos en el paciente, como fallos en el electrodo o alteraciones en la batería.

Los profesionales de la Unidad Funcional de Marcapasos del Hospital Dr. Negrín resaltan que a través de este sistema se consigue información en tiempo real evitando, además, el desplazamiento de los pacientes a las consultas. La monitorización remota permite vigilar de esta manera al paciente mientras permanece en su domicilio a través de un aparato que, conectado a la línea de teléfono, recoge todas las variables necesarias para confirmar el correcto estado del dispositivo.

Aunque este sistema de monitorización remota se lleva realizando en el Hospital Dr. Negrín desde el año 2013, los profesionales del centro hospitalario destacan su especial relevancia en el marco de la situación de pandemia actual debido al COVID-19. De esta forma, se evita el traslado de los pacientes al centro hospitalario cumpliendo con las normas establecidas para evitar la propagación del virus.

Etiquetas

El Hospital General de La Palma participa en un ensayo clínico nacional sobre el control de dispositivos cardiacos

Hospital General de La Palma

En el ensayo, que ha demostrado la seguridad de la monitorización remota de forma exclusiva, de los marcapasos y desfibriladores, han participado 23 pacientes del hospital palmero

El Hospital General de La Palma ha participado en el ensayo clínico RM-Alone con el que se ha estudiado y probado la seguridad y eficiencia de un protocolo simplificado de vigilancia de marcapasos y desfibriladores basado únicamente en la monitorización remota, así como los efectos positivos de este control en la carga de trabajo del personal sanitario al disminuirse las visitas de los pacientes al hospital.

La médica intensivista de la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI), Raquel Ortiz, ha sido la encargada de coordinar el estudio en el Hospital palmero, el cual ha incluido a 23 pacientes, todos ellos con marcapasos, de los 445 con los que ha contado el ensayo. En este sentido, de los 16 hospitales participantes, el centro canario ha sido el sexto en número de pacientes.

Características del estudio

Publicado en la revista especializada European Heart Journal y presentado en el Congreso Europeo de Cardiología de Múnich, el estudio ha estado liderado por la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Burgos y ha recogido datos de 445 pacientes portadores de marcapasos o desfibriladores que han sido evaluados durante dos años, probando la eficacia del sistema de monitorización remota como método de seguimiento de los dispositivos cardiacos implantables, sin la necesidad de realizar seguimientos presenciales de forma regular a los pacientes.

Los participantes en el estudio, tras una visita presencial con su médico a las 12 semanas de la intervención en la que se les implantó el dispositivo cardíaco, fueron asignados a uno de los dos grupos del estudio y monitorizados durante 24 meses.

Así, los participantes del primer grupo solo recibieron la monitorización cardíaca remota, por lo que los seguimientos se hicieron a distancia como seguimientos rutinarios, mientras que el grupo de control recibió la monitorización remota en combinación con los seguimientos presenciales en el hospital cada seis meses.

Resultados

Los resultados del ensayo destacan que la monitorización remota es un sistema eficaz y seguro para detectar a tiempo los eventos adversos cardiovasculares más importantes.

Además, los autores del estudio demostraron que la monitorización domiciliaria es un método eficiente que puede reducir significativamente la carga de trabajo del personal en los hospitales, así como reducir el número de visitas a los centros sanitarios que deben realizar los pacientes para los seguimientos de sus dispositivos implantados.

Etiquetas