Logo del Gobierno de Canarias

Castilla llama a ser prudente ante los riesgos existentes y prevé un 50% de la demanda del pasado invierno

La consejera de Turismo insiste en que “no podemos bajar la guardia porque la pandemia sigue creciendo en Europa”

La consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, mostró este martes su prudencia en cuanto a las expectativas turísticas para la temporada de invierno, cuya fecha de arranque se produjo formalmente el pasado domingo, pues aunque en Canarias ya podemos hablar de recuperación, la reactivación de la demanda está siendo muy lenta y aún se mantienen muchas amenazas en el horizonte para los próximos meses”.

Por ello, las previsiones que a priori maneja el departamento de Turismo para la temporada de invierno, que se prolonga hasta el mes de marzo, y sobre las que informó Castilla en comparecencia parlamentaria, apuntan a una recuperación de entre el 40% y el 50% de la actividad turística que se registró en las islas el pasado invierno 2019/2020.

La titular de Turismo abogo por “mantener los niveles de incidencia covid en mínimos, en semáforo verde y asegurar la confianza y la seguridad frente a los viajeros” y poder absorber así la mayor parte de la demanda potencial de vacaciones de invierno que se pueda generar en Europa”.

La consejera de Turismo afirmó que en los sucesivos meses, la situación podría mejorar de cara a la temporada de invierno 21-22 en la que ya podría haber soluciones científicas más difundidas y, de uso más generalizado, para hacer compatible los viajes en condiciones de seguridad y la demanda podría recuperar confianza, pese a que el virus no hubiera sido erradicado.

Yaiza Castilla recordó que, desde el inicio de la crisis, viene advirtiendo que la reactivación del turismo en la actual situación de pandemia pasa por generar confianza en la demanda, minimizando los riesgos de contagio. La fórmula, mientras no haya vacuna, pasa, en opinión de la titular de Turismo, por dos elementos fundamentales como son, adaptar el destino revisando los protocolos y, aplicando nuevas medidas para garantizar la protección y la seguridad sanitaria en toda la cadena de valor, algo que, a su juicio, el sector en las islas ha realizado de una forma ejemplar;

Y por otro lado, promover la reciprocidad sanitaria con el cliente, lo cual significa implantar medidas con las que se puedan verificar, en aras de la protección de la salud, que no somos portadores del virus. “Es decir, el sometimiento a un test antes de emprender un viaje”, afirma.

“Esta ultima medida, convertida ya en clamor no solo de esta Consejería, Gobierno, sociedad canaria, empresarios y operadores y, hasta compartida por la mayoría de nuestra demanda, podremos decir que en los próximos días lo habremos conseguido”, anunció.

Yaiza Castilla recordó que Canarias ha logrado que Alemania y Reino Unido levanten el veto “por una intensa labor de lobby que hemos venido realizando desde las administraciones públicas, canaria y estatal, y de los operadores turísticos, aunque esto no hubiera sido posible sin la reducción del nivel de pandemia, gracias al esfuerzo de todos los canarios y canarias”.

Esfuerzo que, para la consejera, debe continuar “y no bajar la guardia” para evitar una eventual revisión de ese estatus ganado el pasado jueves 22 de octubre por parte de Alemania y Reino Unido, “pues aún nuestros datos de contagios no son todo lo deseable que debieran, y no podemos permitirnos más retrasos en el proceso de recuperación turística”, advierte.

Castilla señaló que, aunque ahora mismo existen argumentos de peso para que la temporada de invierno sea un éxito en Canarias, “también hay factores de riesgo que podrían dar al traste con todas las expectativas”.

En este sentido advierte de que nos seguimos encontrando en uno de los momentos de mayor incertidumbre de la historia. “La recuperación del turismo, aunque ya podamos hablar de recuperación, está siendo muy lenta y aún se mantienen muchísimas amenazas en el horizonte para el próximo invierno como son, entre otras, el aumento generalizado de contagios en la segunda ola de la pandemia, que afecta a todos los países.

Además, indicó como factor negativo que las principales ciudades europeas empiezan a confinarse y se decretan estados de alarma que limitan la movilidad de las personas, incluyendo a España, pese a la excepcionalidad hecha con Canarias.

Otro de los aspectos que pueden afectar a la demanda, según Castilla, es que los gobiernos europeos piden a sus ciudadanos no viajar para no extender el virus, a pesar de levantar el veto a Canarias. Además, la crisis económica está propiciando un aumento del ahorro por motivo de precaución y un aplazamiento de las decisiones de viaje. Por otro lado, crece el movimiento de la ‘vergüenza a viajar’ entre los europeos, ante la presión social para que la gente no viaje y no propague el virus. A todo ello, se añade el perfil del turista de invierno, de mayor edad y consecuentemente más expuesto y temeroso de contagios, lo que podría suponer una reducción sustancial de la demanda de viajes en esta temporada.

La consejera de Turismo avanzó que su Departamento ya tiene en marcha la campaña de promoción turística internacional, con un enfoque 100% digital, y basada en una estrategia dinámica de activación, con incorporación de mercados y modulación de la inversión hasta 1,5 millones para noviembre y diciembre en función de las circunstancias de cada momento, muy ligadas a la evolución de la pandemia.

Etiquetas

El Gobierno de Canarias modera la caída del PIB en 2020 en las segundas previsiones económicas por la COVID-19

Previsiones COVID

La Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo establece en un rango del 12,9 al 18,3% la reducción este año del Producto Interior Bruto en el último informe sobre el impacto de la pandemia del coronavirus

La Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias modera en su segundo informe de previsiones sobre el impacto de la pandemia de COVID-19 la caída del Producto Interior Bruto (PIB) del Archipiélago durante 2020 al pronosticar un rango del 12,9 al 18,3% y establece la recuperación prevista para el próximo año entre el 9,1 y el 10,3%.

“Es una imagen fija con los datos actuales y no significa que obtengamos una foto distinta dentro de dos meses, de hecho, algunas primeras previsiones llegaron a estimar una caída de casi el 30% del PIB este año, un escenario que se ha modificado y mejorado gracias al proceso de reactivación”, explicó la consejera autonómica de Economía, Conocimiento y Empleo, Elena Máñez, durante la presentación del documento este martes en la capital grancanaria.

Realizado mediante el modelo econométrico desarrollado para la administración autonómica por el Centro de Predicción Económica (Ceprede), el último informe también cuenta con la colaboración de la Consejería de Turismo, Industria y Comercio para diseñar un escenario central y dos adicionales, optimista y pesimista, en base al comportamiento de la demanda turística, es decir, según la evolución de las personas visitantes ante la pandemia de coronavirus.

Con un volumen más abundante de datos que en mayo y un cierto mayor conocimiento de la posible tendencia del sector turístico en los próximos meses, la Viceconsejería de Economía e Internacionalización muestra tres hipótesis con una mejoría de 0,2 a 1 punto porcentual en el rango de contracción del PIB en 2020 con respecto al primer documento (12,7 al 19,2%), por lo que se mantiene como principal conclusión un impacto de la crisis más profundo que en el conjunto de España debido al desplome del turismo y a la dependencia del sector en las Islas.

Además, el informe establece el crecimiento a lo largo de 2021 en un intervalo del 9,1% al 10,3%, un proceso de recuperación limitado por las dificultades de la movilidad como consecuencia de una menor conectividad aérea a causa de la crisis sanitaria al situarse la máxima capacidad durante el próximo año por debajo del 80% existente antes de la propagación del SARS-CoV-2.

Por tanto, la caída del PIB nominal de Canarias en 2020 se calcula de 5.679 a 8.159 millones de euros, lo que supone entre 2.637 y 3.784 euros por habitante; mientras que la recuperación del índice el próximo año se estima entre 3.368 y 4.019 millones de euros, de acuerdo con el documento expuesto por Elena Máñez junto a la viceconsejera de Economía, Almudena Estévez.

Escenario central

Ya disponible en sitio web institutucional (https://www.gobiernodecanarias.org/economia/politica_economica/covid.jsp), el segundo informe de previsiones económicas considera como más factible el escenario central, con una contracción en el PIB del 14,1% en 2020 y una recuperación del 10,3% el próximo año.

De hecho, la hipótesis central del informe prevé una disminución de 68.100 personas ocupadas en 2020, con un aumento de cinco puntos hasta situar la tasa de paro en el 25,4%; mientras que pronostica una recuperación del mercado laboral el próximo año con un incremento de 57.500 personas trabajadoras, con una reducción de tres puntos hasta un índice del 22,4% sin recuperarse todavía el nivel de 2019.

“Nos situaríamos por debajo de la peor cifra de desempleo, sufrida en la anterior crisis económica, con una tasa de paro del 33% en 2013”, valoró la consejera Máñez antes de “tomar los datos con todas las cautelas porque mantenemos un volumen de población importante sujeto a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que han demostrado su eficacia a la hora de mitigar la destrucción de puestos de trabajo y el mantenimiento de las empresas”.

“La desaceleración de la actividad después de tocar fondo en abril, y en algunos indicadores en mayo, ya marcó una inflexión al alza de forma que los indicadores presentan una gradual, aunque lenta, reactivación”, consideró Almudena Estévez antes de recordar las revisiones periódicas de las predicciones económicas conforme a los nuevos datos para realizar un seguimiento continuo de la crisis causada por la pandemia de la COVID-19.

Etiquetas

El Gobierno de Canarias prevé una caída del PIB regional en 2020 del 15%, pero un rebote en 2021 del 16,2%

Portada estudio

La Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo publica las primeras predicciones con tres escenarios de impacto de la COVID-19 por la alta incertidumbre sobre la evolución de la pandemia

La Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias pronostica una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 12,7 al 19,2% durante 2020 en el Archipiélago como consecuencia de la crisis derivada de la pandemia de COVID-19 y un rebote de la actividad del 14,3 al 16,3% para 2021.

El departamento dirigido por Elena Máñez presenta esta semana oficialmente las primeras predicciones económicas de Canarias para este año y el próximo ejercicio, un informe con tres escenarios de impacto de la COVID-19, ya publicado en la web institucional (www.gobiernodecanarias.org/economia/politica_economica/covid.jsp) y sujeto a “futuras actualizaciones periódicas de acuerdo con la mayor información disponible en cada momento”.

“Las previsiones de los tres escenarios indican que el PIB real de Canarias en 2020 experimentará una contracción que oscilará entre un -12,7% y un -19,2%, con un escenario central del -15,0%. Para 2021 se espera una recuperación de la actividad cuantificada en un intervalo de crecimiento entre el 14,3% y el 16,3%”, resume el documento elaborado por la Viceconsejería de Economía e Internacionalización antes de calcular entre 5.622 y 8.632 millones de euros la reducción del PIB nominal a lo largo de este año.

Realizado mediante el modelo econométrico desarrollado para la administración autonómica por el Centro de Predicción Económica (Ceprede), el informe augura para 2020 una reducción del empleo del -6,7 al -10,6%, entre 60.600 y 95.900 ocupados menos; y una recuperación el próximo año del 2,5% al 9,2%, entre 20.000 y 80.000 trabajadores más.

Recuperación en base a la demanda turística

El estudio cuenta con la colaboración de la Viceconsejería de Turismo para diseñar un escenario central y dos adicionales, optimista y pesimista, en base al comportamiento de la demanda turística, es decir, a la evolución más o menos negativa tanto de los visitantes extranjeros como de los nacionales con respecto a la situación previa a la pandemia por coronavirus.

El escenario optimista implica el comienzo de la recuperación gradual de la demanda turística a partir del segundo trimestre, junio para el turismo nacional y julio para el extranjero, por lo que se sitúa la normalización en unos niveles previos a la pandemia en torno a febrero de 2021.

Con idénticos plazos pero con menor intensidad, el escenario central estima la normalización en marzo y abril de 2021 para el turismo nacional y extranjero, respectivamente. Por último, el escenario pesimista postpone el inicio de la recuperación a julio para el turismo nacional y a octubre para los visitantes extranjeros, por lo que se calcula la vuelta a los niveles de antes de la pandemia en junio de 2021.

“Profundo impacto”

En el escenario central, “que se considera el más plausible, se espera un descenso del PIB real en 2020 del -15,0%, equivalente a 6.695 millones de euros en términos nominales. Para 2021 se prevé un repunte del crecimiento del 16,2%, si bien todavía no se retomaría el nivel de 2019”, pronostica el informe de Economía.

Reflejo de la pérdida de actividad, el mercado de trabajo experimenta en el escenario central un descenso del 8,1% en 2020, alrededor de 73.100 personas ocupadas menos, por lo que la tasa de paro aumenta en cinco puntos porcentuales hasta el 25,5%. Como afirma la consejera, Elena Máñez, “es un hecho que las medidas de protección de los trabajadores y trabajadoras y de flexibilización de los ERTE adoptadas han conseguido reducir el impacto en la actividad y el empleo; de no ser por estas medidas, el impacto hubiera sido mucho mayor”.

Así, el documento prevé para 2021 una recuperación del mercado de trabajo, manifestada en un repunte del empleo, que aumentaría en 64.600 personas ocupadas, con lo cual todavía no se volvería a niveles de 2019. La tasa de paro del próximo año se situaría en el 20,7%, frente al 20,5% del ejercicio precedente.

Por su parte, la viceconsejera de Economía e Internacionalización, Almudena Estévez, coincide en que “todas las iniciativas de apoyo a familias, personas trabajadoras y empresas han permitido mitigar los efectos sociales y económicos de la pandemia, si bien están suponiendo un gran esfuerzo en términos de apoyo presupuestario por parte de las administraciones públicas, tanto estatal como regional”. “Este esfuerzo valdrá la pena si logramos una pronta y segura recuperación, y que en el peor de los escenarios la tasa de paro de Canarias no alcance cifras como el 33% del año 2013, ocasionado por la anterior crisis económica”, añade.

En definitiva, “de los resultados obtenidos se concluye el profundo impacto de la pandemia sobre las principales variables macroeconómicas de Canarias, en mayor medida por la elevada dependencia de nuestra economía del turismo”, finaliza el informe de la Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, que traslada “un mensaje de cierta cautela” respecto a las cifras publicadas ante el alto grado de incertidumbre sobre la evolución de la crisis a causa de la COVID-19.

Etiquetas