Logo del Gobierno de Canarias

Transición Ecológica extiende el ‘Proyecto ojeadores’ a Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y La Gomera

La iniciativa, que ya se había iniciado en El Hierro, permitirá detectar los efectos del cambio climático en los hábitats y especies de interés comunitario

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, a través del Servicio de Biodiversidad, desarrollará el ‘Proyecto ojeadores’ en las islas de Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y La Gomera para detectar los efectos del cambio climático en los hábitats y especies de interés comunitario en estos territorios, con especial atención a la Red Natura 2000.

El consejero regional responsable del Área, José Antonio Valbuena, explicó que “este proyecto experimental, que ya se había iniciado en El Hierro, cuenta con un equipo de dos biólogos, especializados en botánica y zoología, con conocimientos previos del territorio en cada una de las islas no capitalinas”. “Los cinco equipos realizarán recorridos a pie por Zonas de Especial Conservación, Zonas de Especial Conservación para las Aves o Hábitats de Interés Comunitario para su análisis y toma de datos”, añadió. Estos trabajos se repetirán cada año para detectar los efectos derivados del cambio climático y tomar acciones de prevención para el futuro.

En las últimas décadas, Canarias ha registrado cada vez con más frecuencia eventos climáticos anómalos que reflejan un aumento de la temperatura en las islas. Los efectos de este calentamiento pueden provocar cambios en la distribución de muchas especies silvestres, variaciones en los ciclos hidrológicos, expansión de especies exóticas, etc. Es el caso de especies de árboles centenarios o de diferentes grupos de edad que no han sobrevivido a los cambios del clima.

A través del ‘Proyecto Ojeadores’ también se obtiene información de los impactos en el medio natural derivados de la actividad humana, entre los que se incluyen la acumulación de basuras, residuos o envases abandonados y vertidos, así como de núcleos poblacionales de especies exóticas, para realizar acciones a corto plazo que posibiliten su desaparición, ya que comprometen el estado de conservación de nuestros hábitats y especies de interés comunitario y la integridad de la Red Natura 2000.

Estos trabajos se enmarcan en el Programa Operativo FEDER (2014-2020) y la empresa pública de Gestión y Planeamiento Territorial y Medioambiental (Gesplan) es la encargada de su ejecución. Este encargo se promueve desde el Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente y son los técnicos de este servicio los que diseñan y supervisan los trabajos.

El desarrollo de un protocolo de toma de datos para el seguimiento de los espacios naturales de la Red Natura 2000 en Canarias y su puesta en práctica permitirán homogeneizar esta tarea en todas las islas para la realización de los informes sexenales con la información actualizada de estos hábitats y especies de interés comunitario, con especial atención a las especies terrestres protegidas para su traslado al Gobierno central.

Por otro lado, se realizarán estudios de distribución con información actualizada de especies protegidas terrestres en espacios de la Red Natura 2000, en el que se incluirán inventarios y estudios particulares de especies de interés comunitario.

Etiquetas

Los Palacios de Justicia de Arrecife y Santa Cruz de Tenerife miden la calidad del aire para mejorar la salud

Los Palacios de Justicia de Arrecife y Santa Cruz de Tenerife miden la calidad del aire para mejorar la salud en el trabajo

La colocación de sensores de monitorización se incluye en la Estrategia de Transformación Digital de la Administración de Justicia en Canarias 2021-2023 y se realizará en todos los edificios judiciales de Canarias para hacerlos más seguros y sostenibles

Actualmente, y con motivo de la crisis de la Covid-19, hay instalados además 451 equipos de esterilización de aire en diversos edificios judiciales de las Islas

La Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, que dirige Julio Pérez, a través de la Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia, ha puesto en funcionamiento en el Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife y en el Edificio Judicial de Arrecife sensores que monitorizan la calidad del aire en los puestos de trabajo como elemento fundamental en la prevención de riesgos laborales. Este proyecto, que se implantará en todos los edificios judiciales de Canarias, se concibe no solo para evitar la expansión del Coronavirus, sino como una herramienta indispensable para mejorar las condiciones medioambientales y de salud tanto del personal público como de las personas usuarias.

Esta medida se alinea con el Plan de Justicia 2030 del Ministerio de Justicia y se incluye en la Estrategia de Transformación Digital de la Administración de Justicia en Canarias 2021-2023, aprobada el pasado 18 de marzo, según detalla la directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, Marta Bonnet. Con esta actuación, afirma, los edificios son más seguros y sostenibles, ya que los aparatos de extracción de aire solo entran en funcionamiento cuando los sensores determinan que es necesario, por lo que se encuadra también en la Agenda de Desarrollo Sostenible del Gobierno de Canarias.

Bonnet informa de que el plazo previsto para la instalación de sensores en todos los edificios judiciales de Canarias es de unos cuatro meses y el presupuesto total del proyecto asciende a un millón de euros, 550.000 euros de los cuales ya se han ejecutado.

Medición, respuesta y esterilización

Con este proyecto se controla la calidad del aire en las dependencias judiciales públicas a través de la medición de aspectos como humedad, temperatura, dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), partículas en suspensión o compuestos volátiles orgánicos; la respuesta automática cuando sea necesario mejorar la calidad del aire; y la esterilización del aire en los supuestos en los que proceda.

Así, los datos recogidos se monitorizan y cuando se alcanzan niveles no aconsejables se desencadena una respuesta para poner en marcha la extracción del aire, incrementar la potencia de extracción de aire o poner en marcha sistemas de higienización, de forma que se pueda garantizar que los parámetros del aire que se miden estén siempre dentro de los limites aconsejables por las autoridades sanitarias.

Además de los sensores colocados en el Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife y en el Edificio Judicial de Arrecife, y debido a la situación provocada por la Covid-19, actualmente hay instalados 451 equipos de esterilización de aire en aquellos edificios con peores condiciones de ventilación y extracción de aire. Así, estos equipos están instalados en los edificios judiciales de Arrecife y Puerto del Rosario, en los juzgados de Telde, La Gomera, El Hierro y La Palma, así como en los de Icod y La Orotava y en el Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife.

Calidad del aire

Para garantizar que la calidad del aire es apta para las personas hay que monitorizar las cualidades del mismo para determinar si cumple los mínimos recomendables o para justificar la adopción de medidas correctoras. Para ello, se despliegan los sensores o unidades de medición en diversas localizaciones dentro de cada edificio judicial y la información recogida por ellos es remitida vía wifi a una aplicación informática que permitirá su tratamiento y explotación, elaborando informes periódicos a los efectos que procedan.

Asimismo, dichos sensores estarán conectados a la Central de Alarmas provincial a la que corresponda el edificio judicial, atendida 24 horas al día por personal de seguridad, para el control de valores que superen los parámetros aconsejados.

Entre las medidas que se pueden adoptar para mejorar la calidad del aire están la ventilación natural y la extracción de aire, y en casos determinados la esterilización del mismo mediante máquinas especializadas. En cada uno de los edificios se realizará un estudio de las posibilidades específicas de actuación que se puedan desplegar complementando estas tres soluciones y estableciendo un protocolo de actuación específico en función de la gravedad de los valores recogidos.

La Central de Alarmas desplegará de forma automática la actuación que corresponda, según el protocolo establecido, cuando los valores remitidos superen los aconsejables por las autoridades y especialistas en la materia. Dichas actuaciones pueden ir desde el arranque de la extracción de aire o el incremento de su intensidad, la apertura de ventanas para favorecer la ventilación, la puesta en marcha de las máquinas esterilizadoras de aire, la reducción de actividad o incluso el desalojo de determinadas dependencias en los casos más graves.

Etiquetas