Logo del Gobierno de Canarias

‘No news, good news’ reúne a siete destacadas firmas de la actual escena plástica canaria en la Sala Cabrera Pinto

Invitación a la exposición No News, Good News

Reúne obra de Luna Bengoechea, Néstor Delgado, Paco Guillén, Lecuona y Hernández, Pérez y Requena, Juanjo Valencia y Lena Peñate, y Diego Vites.  Valencia y Peñate actúan también como comisarios de este proyecto, que se inaugura este sábado 20 de julio, a las 12:00 horas, con entrada libre.

Las salas de arte del Instituto Canarias Cabrera Pinto, en La Laguna (Tenerife) acogen entre el 20 de julio y el 8 de septiembre un nuevo proyecto expositivo: ‘No news, good news’. Se trata de una muestra colectiva que reúne propuestas de siete destacadas firmas del panorama artístico contemporáneo de las Islas y que se abre al público este sábado 20, a las 12:00 horas, con entrada libre.

Organizada por el CAAM, en ‘No news, good news’ encontraremos intervenciones artística de Luna Bengoechea, Néstor Delgado, Paco Guillén, Lecuona y Hernández, Pérez y Requena, Diego Vites y Juanjo Valencia y Lena Peñate Spicer, siendo estos últimos también los comisarios de la exposición, que podrá visitarse en la sala lagunera del Gobierno de Canarias de martes a viernes de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas, y los fines de semana solo en el horario matinal.

Texto de los comisarios:

‘No news, good news’ da título a un proyecto intersubjetivo que pretende hacer visible los procesos de trazabilidad de las imágenes en las construcciones significantes de los imaginarios.

La capacidad de lectura geográfica de las imágenes de ayer no tiene que ver con las de hoy. Sin duda, los modos de grafía han cambiado. La imagen, devenida como imagen-síntoma, pretende escribir más que inscribirse, no tanto como palabra sino como texto, como parte de un engranaje taxonómico. Para figurar el mundo contemporáneo, se ha vuelto necesario operar en la profundidad: las representaciones comunes ya no corresponden con las experiencias vividas y las imágenes se producen como cálculo de reuniones de información y de construcciones formales.

El acento de este proyecto expositivo radica precisamente en su carácter procesual y cartográfico, en subrayar formas de estudio acerca de la imagen y del diálogo como una construcción mediada por el Otro, tanto para quien la produce como para quien la observa. En su estructura se aborda el trasfondo del archivo, así como el lenguaje historiográfico y procesual. En el estudio de los desplazamientos de la imagen, se pone especial énfasis, incluso de forma utópica, en la deconstrucción del acervo enciclopedista (de hacer figura del síntoma) y de metodologías críticas que ponen en cuestión el proceso de producción de las imágenes. El carácter zetético resulta inherente a sus formas de interrelación.

A la vez que constituyen tentativas de representación, establecen cuestionamientos de cualquier statu quo de representación del mundo y de sus múltiples estados de formalización. Pretenden cuestionar sobre las formas de representación que conforman nuestros imaginarios y gobiernan, por ende, nuestras acciones.

Las obras se transforman en itinerarios que se despliegan en red o superponiendo redes, cuestionando la capacidad de la imagen para representar la realidad o, en cualquier caso, mostrando su opacidad, su imposibilidad irónica de traducir su relación con la representación.

Una manera, como señalaría Georges Didi-Huberman, “de abordar trayectos de pensamiento entre imágenes”.

Juan José Valencia – Lena Peñate Spicer

Etiquetas

Presentación de un libro sobre la historia de La Laguna a través de su primer cementerio

Instante de la presentación

A lo largo de 214 páginas, el investigador Benjamín Reyes defiende la tesis de que el camposanto de San Juan cuenta la historia de la ciudad de los siglos XIX y XX.

El Cabildo de Tenerife acogió  la presentación de la obra Camposanto de San Juan (1814-1983). Historia de la ciudad de La Laguna, una obra escrita por el investigador Benjamín Reyes, en un acto que ha contado con la presencia de la consejera insular de Patrimonio Histórico en funciones, Josefa Mesa; el director general de Patrimonio Cultural  en funciones, Miguel Ángel Clavijo; el autor de la publicación, Benjamín Reyes; y el periodista  Miguel Ángel Rodríguez, que ha ejercido de presentador.

La publicación, que cuenta con el patrocinio de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias y  la Corporación insular a través del  Área de Juventud, Igualdad y Patrimonio Histórico,  pudo no haber visto nunca la luz porque un incendio ocurrido en las dependencias de la necrópolis lagunera a mediados de los 80 del siglo pasado pudo haber hecho desaparecer su documentación. Afortunadamente, se lograron salvar del fuego cerca de 100 cajas con información histórica que alberga hoy el Archivo Municipal de La Laguna.

A lo largo de 214 páginas, el investigador Benjamín Reyes defiende la tesis de que el camposanto de San Juan cuenta la historia de la ciudad de La Laguna de los siglos XIX y XX. La investigación va de la ciudad de los muertos a la ciudad de los vivos. Primero cuenta la historia del cementerio y luego la historia de la ciudad nivariense desde la Guerra de Independencia (1808-1814) hasta los accidentes de los Rodeos (1956-1977) incluida la Guerra Civil Española (1936-1939).

El libro, editado por Ediciones Idea, tiene prólogo de Daniel García. En sus páginas desvela que la primera persona que se enterró en el camposanto de La Laguna fue Juan Rodríguez Toste el 4 de julio de 1814. Se prosigue así la tradición iniciada con el camposanto santacrucero de San Rafael y San Roque (1810) de denominar al cementerio con el nombre de la primera persona que era enterrada.

Historias resucitadas

El principal objetivo de esta investigación es resucitar la historia y las historias. Entre ellas destaca la de Santiago Cuadrado Díez, comandante de la Guardia Civil de la capital tinerfeña, que el mismo día del alzamiento que da inicio a la guerra civil española pierde a su hijo Santiago Cuadrado (un soldado voluntario de 17 años del Regimiento de Infantería de Tenerife) víctima de un disparo y a la vez es designado alcalde.

Entre los numerosos personajes históricos que se encuentran en el cementerio están Luis Florencio Román y Machado (1755-1841), que participó en la Gesta de 1797 frente al ataque del almirante Horacio Nelson, donde tuvo una destacada actuación; Alfred Rensonnet y Rensonnet (1868-1921), que fue ingeniero director del primer tranvía de Tenerife, que se inauguró en 1901 y perduró hasta 1956; José Rodrigo Vallabriga (1876-1965), que proyectó numerosas obras en Canarias como por ejemplo la reforma de la Catedral de La Laguna (1905); o Mercedes Machado (1896-1970), una de las primeras mujeres en licenciarse en Derecho en Tenerife. Ejerció la docencia de griego y latín en el Instituto Canario y fue amiga de Clara Campoamor.

La historia no solo se escribe con alcaldes, militares o el estamento aristocrático sino también con el resto de la sociedad como lo demuestra el caso de las lavanderas de la fuente de Las Negras, lideradas por las hermanas Pérez, que emprendieron una reclamación contra el juez municipal Carlos Vega al ser vulnerados sus derechos de lavar la ropa en un espacio público.

La investigación recupera un registro de elefantiásicos de 1853, que pone de manifiesto que La Laguna era una ciudad poco higiénica, donde existían enfermedades hoy consideradas tercermundistas. Asimismo, se rescatan las historias de los cinco accidentes de Los Rodeos vinculados al camposanto como es el caso de la primera víctima mortal que data de 1956: Emilia Amador, que falleció tras estrellarse un avión sobre su casa en Los Baldíos.

Benjamín Reyes es licenciado en Historia del Arte y Periodismo. Como investigador ha llevado a cabo la documentación, entrevistas y producción del documental Amaro Pargo: entre la leyenda y la historia (2017). En 2016 obtuvo el premio de Periodismo de Investigación Leoncio Rodríguez.

Etiquetas