Logo del Gobierno de Canarias

Canarias registra hasta el 17 de abril 27.177 solicitudes de ERTE por fuerza mayor, con 199.401 personas afectadas

Elena Máñez insiste en la necesidad de prorrogar los ERTE en el turismo más allá del estado de alarma decretado por la emergencia de la COVID-19 y demanda medidas específicas por el mayor impacto de la crisis en este sector

Reclama que se proteja la suficiencia financiera de Canarias permitiendo la utilización del superávit y el endeudamiento para mitigar el impacto social y económico de esta crisis en el Archipiélago

La Dirección General de Trabajo del Gobierno de Canarias ha registrado hasta el pasado 17 de abril 27.177 solicitudes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor, con un total de 199.401 trabajadores y trabajadoras afectadas, un volumen de expedientes que “demuestra la efectividad” de esta medida, puesta en marcha por el Gobierno de España para proteger el empleo y a las empresas, garantizando además las prestaciones para las personas trabajadoras durante la emergencia sanitaria de la COVID-19. En este sentido, la consejera de Economía, Conocimiento y Empleo, Elena Máñez, insistió en que ahora es necesario prorrogar los ERTE por causa de fuerza mayor en el sector turístico más allá de la declaración del estado de alarma y consideró imprescindible la elaboración de un plan de choque específico para las Islas. “Hablamos de un sector que supone el 35% del PIB y el 40% del empleo en el Archipiélago”, recordó Máñez, que consideró que el turismo “no se va a recuperar de un día para otro” y necesitará “medidas de acompañamiento específicas para su reactivación”.

La consejera señaló que Canarias, la única región ultraperiférica española, “tiene unas singularidades que requieren también de medidas singulares”. Así, subrayó que los ingresos por el IGIC han caído en marzo un 66% respecto al mismo mes del año pasado, y para 2020 está prevista una disminución del 69,7% de la recaudación por toda la fiscalidad autonómica, con un descenso en 667 millones de euros. En este contexto, Máñez consideró que el hecho diferencial del Archipiélago “debe ser atendido para garantizar nuestra suficiencia financiera, imposible si no se nos permite el endeudamiento”, por lo que reclamó “un compromiso claro, solidario y contundente de la Unión Europea a favor de la liquidez de los Estados que la integran”.

ERTE vinculados al turismo

El 45,4% de los ERTE por causa de fuerza mayor registrados hasta el 17 de abril está vinculado de manera directa al sector turístico, con 12.359 expedientes presentados que afectan a un total de 113.795 personas trabajadoras, el 57% del total de las afectadas. Por actividad económica, hostelería y comercio acogen el mayor número de expedientes, con el 31,65% y el 25,82% del total, respectivamente, seguidos por otros servicios (7,73%); transporte y almacenamiento (6,99%); actividades administrativas y servicios auxiliares (4,16%); actividades artísticas recreativas y de entretenimiento (3,98%); actividades sanitarias y de servicios sociales (3,95%); construcción (3,73%); industria manufacturera (3,3%) y educación (3,15%). Por sectores económicos, los de hostelería (31,7%), comercio (25,8%) y resto de servicios (35%) aglutinan la mayor parte de los expedientes.

La mayoría de solicitudes (98,2%) corresponde a empresas de entre 1 y 50 personas trabajadoras, con 26.346 expedientes. Solo las de entre 1 y 5 personas empleadas acumulan 20.201 solicitudes, el 75,28% del total. En cuanto a la forma jurídica de la empresa, un 45,03% de las que han presentado ERTE son sociedades de responsabilidad limitada; un 37,94% personas físicas; un 6,2% empresas de ámbito de la Unión Europea; un 3,56% personas físicas extranjeras residentes y un 2,46% sociedades anónimas.

La Dirección General de Trabajo se encarga de autorizar las solicitudes de ERTE presentadas, un trámite que dura un máximo de 5 días, ya que al término de ese plazo opera el silencio administrativo, aunque incluso cuando se da este caso la Dirección General sigue gestionando las autorizaciones a fin de dar todas las garantías jurídicas a las empresas. Por su parte, de manera paralela, las empresas que presentan un ERTE deben gestionar directamente con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) la solicitud colectiva de prestaciones para sus trabajadores y trabajadoras.

 

Etiquetas

Canarias cerró 2019 con 431.100 mujeres ocupadas, la cifra más alta de la historia de la comunidad autónoma

Elena Máñez

El informe del Obecan sobre trabajo y género, elaborado con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, revela que el porcentaje de mujeres ocupadas en puestos de gerencia y directivos es solo del 30,47% frente a un 69,53% de hombres

Elena Máñez afirma que la igualdad de género “es una cuestión de justicia social y calidad democrática irrenunciable por este Gobierno feminista”

Canarias terminó 2019 con un total de 431.100 mujeres ocupadas, la cifra más alta en la historia de la comunidad autónoma, situándose ya a partir del tercer trimestre de 2015 en números que no se veían desde antes de la crisis. Así lo revela el informe ‘Mercado de trabajo y género’, elaborado por el Observatorio Canario de Empleo (Obecan) con motivo de la celebración, el 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer, un documento del que se extraen, además, datos como que entre 2014 y 2019 el paro femenino se ha reducido en 62.900 mujeres o que el número de mujeres trabajadoras autónomas apenas ha mostrado variación en 10 años, con unos porcentajes que siguen siendo “muy bajos”.

Como explica la consejera de Economía, Conocimiento y Empleo, Elena Máñez, la igualdad de género “es fundamental para lograr una economía sólida, próspera y una sociedad justa”. “La mitad del talento de Canarias es vital para el crecimiento, la competitividad y el futuro de nuestra economía”, señala Máñez, que además afirma que afrontar los grandes retos que tiene Canarias e impulsar un modelo social y económico basado en el desarrollo sostenible “es inconcebible sin lograr avances en la igualdad real entre hombres y mujeres”. “La igualdad de género es una cuestión de justicia social y calidad democrática irrenunciable por este Gobierno feminista”, añade.

Más preparadas, menos empoderadas

El informe del Obecan pone de manifiesto otro hecho: mientras que un 50,94% de las mujeres con trabajo cuenta con estudios superiores frente a un 49.06% de los hombres, a la hora de ocupar puestos de dirección y gerencia su porcentaje baja hasta el 30,47% frente a un 69,53% de hombres. “Que una mujer posea una carrera universitaria o una mayor formación no la libra de ser discriminada en el ámbito laboral”, asevera Elena Máñez, que se refiere también a los datos que evidencian “una menor presencia de las mujeres en las carreras universitarias científicas y técnicas”. En la actualidad, en torno al 60% de las personas matriculadas en las dos universidades públicas canarias son mujeres, pero en las carreras científicas y tecnológicas no llegan al 30%.

En este sentido, el informe muestra que en los últimos diez años, pese al incremento del número de mujeres ocupadas, también ha aumentado la incorporación de estas a la búsqueda activa de empleo, lo que ha supuesto que la tasa de paro femenina actual, de un 20,27%, no haya alcanzado aún niveles precrisis. Además, la participación de la mujer en el mercado trabajo se ha mantenido estable desde 2011 hasta la actualidad, con una tasa de actividad de entre el 55 y 56%, todavía diez puntos por debajo de los hombres.

El sector público, motor de igualdad

Según los datos del Obecan, el sector público se ha convertido en el “motor de igualdad” en el empleo en Canarias, con un 53,81% de mujeres asalariadas frente a un 46,19% de hombres. Por el contrario, un 35,28% de las personas empresarias con personal asalariado son mujeres, un porcentaje que llega solo hasta el 36,8% en el caso de las trabajadoras independientes o empresarias sin personas asalariadas. “Los avances en materia de igualdad laboral son avances para la economía”, apunta la consejera, para quien cuestiones como la brecha salarial entre hombres y mujeres, de un 11,5% en el caso de Canarias, constituyen, “además de una injusticia social, un indicador negativo para nuestro desarrollo económico”. “Todo lo que afecta a la productividad, y desde luego que la precariedad por género influye, tendrá efectos en nuestra economía”, explica.

La consejera de Economía, Conocimiento y Empleo afirma que desde el departamento que dirige se está trabajando para reducir esta brecha en el mercado laboral, con la incorporación de medidas de discriminación positiva; la perspectiva de género como eje transversal de todas las políticas; bonificaciones a la hora de puntuar los requisitos para las subvenciones del Servicio Canario de Empleo y de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información o los programas de apoyo a proyectos innovadores liderados por mujeres de la Viceconsejería de Economía e Internacionalización.

De hecho, los documentos de las estrategias de Economía Azul y Economía Circular, así como el Plan Estratégico de Subvenciones 2020-2022, incorporan, por primera vez, “un compromiso con la igualdad real y efectiva a través de la implantación del enfoque de género en todas las acciones de la Consejería”. “Las mujeres somos más de la mitad de la población y no podremos avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible si no incorporamos a todas las personas en este esfuerzo compartido de cumplir con la Agenda 2030 de Naciones Unidas”, concluye.

Para más información, así como datos por islas, puede consultar el informe completo sobre Mercado de Trabajo y Género en la sede electrónica del Obecan.

Etiquetas

Canarias registra el mayor número de ocupadas de la historia pero perdura la feminización de algunas profesiones

La consejera Cristina Valido aplaude el compromiso social por erradicar las injusticias de género, pero recuerda que aún queda por avanzar.

El informe anual del OBECAN con motivo del Día Internacional de la Mujer refleja un incremento de cerca de 6 puntos de la tasa de actividad femenina de las Islas en los últimos 10 años

De acuerdo a la última Encuesta de Población Activa (EPA), en Canarias hay 423.200 mujeres ocupadas, 23.600 más que hace un año y 70.800 más que hace 10 años, al comienzo de la crisis, lo que supone que la tasa de actividad femenina alcanza en la actualidad el 56,3%, cerca de 6 puntos más que en 2008. A pesar de ello, y tal y como refleja el informe anual del Observatorio Canario de Empleo (OBECAN) con motivo del Día Internacional de la Mujer, perdura la feminización de ocupaciones que tradicionalmente han desempeñado las mujeres. Además, las diferencias salariales todavía suponen que las mujeres cobren hasta casi un 30% menos que los hombres en determinadas ocupaciones.

En este contexto, la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, ha agradecido que la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres esté viviendo hoy una de sus épocas más activas, lo que redundará, sin duda, en mejoras sociales en los próximos años. “La lucha por la igualdad es una lucha por los derechos humanos que avanza a distintos ritmos en todo el mundo y que nos concierne a todos y a todas”, reclamó.

La mayor cualificación femenina y su mayor presencia en las universidades -las mujeres egresadas universitarias suponen el 67% del total- no se ha traducido en que accedan a puestos de trabajo de mayor responsabilidad en la misma medida, de hecho, del total de puestos de dirección y gerencias, sólo el 26% son ocupados por mujeres. Así ocurre también en los puestos de técnicos y profesionales de apoyo, donde ocupan un escaso 32%.

El mayor porcentaje de mujeres se encuentra en los puestos de trabajo vinculados a empleadas contables, administrativas y puestos en oficina, en los que su presencia supone un 68% del total; el menor porcentaje es en los trabajos de artesanas y trabajos cualificados de las industrias manufactureras y la construcción, donde ellas ocupan un 5,7%.

De acuerdo a la formación, las estadísticas muestran un mayor porcentaje de mujeres con titulaciones superiores trabajando (51%) que hombres (49%), mientras que en el caso de la población ocupada sin estudios, o solo con educación primaria, ellos son la mayoría con un 64% del total.

Aún así, el OBECAN pone el acento en la escasa presencia femenina en los estudios universitarios vinculados a las nuevas tecnologías. En este sentido apunta a la posible “brecha tecnológica” y refleja que los datos más recientes demuestran que solo el 20% de personas tituladas en los estudios universitarios de Informática y el 30% en ingenierías son mujeres.

“La igualdad de género -advierte el documento- será más difícil de alcanzar si las mujeres quedan fuera de los perfiles profesionales más relevantes y del sector tecnológico y digital, con crecimiento continuado en demanda de plantilla e importancia socioeconómica y retributiva”.

Por edades, la mayor presencia femenina en el mercado laboral se encuentra entre las más jóvenes, hasta un 57%. A medida que la edad aumenta hay menor porcentaje: en el tramo de 35 a 44 años las mujeres representan el 47%; entre la población ocupada de 44 a 54 años suponen el 44%; y entre la  mayor de 55 años bajan hasta el 40%.

Al respecto de los empleos feminizados, y de acuerdo a las contrataciones realizadas durante el pasado año, los resultados del informe del OBECAN señalan que estos son los puestos de maestras y educadoras de Infantil y Primaria, los trabajos de cuidados personales a domicilio, de menores y empleadas domésticas, donde hay una presencia femenina que supera el 90%. También las archivistas, bibliotecarias, psicólogas, sociólogas, historiadoras o técnicas de Educación Especial son profesiones ocupadas mayoritariamente por mujeres, más del 80%.

Por el contrario, en las profesiones vinculadas al sector de la construcción, carpintería, electricidad, operadores de maquinaria agrícola o mecánicos de refrigeración, la presencia femenina ronda el 1% o es nula.

Más de 11.000 empleos femeninos nuevos en un año

De acuerdo a las afiliaciones a la Seguridad Social, en enero de 2019 se registraron 373.121 mujeres dadas de alta de las que 45.767 eran autónomas, esto supone que en un año se han creado 11.215 nuevos empleos de mujeres y se han registrado 3.000 mujeres más dadas de alta en el régimen de autónomas que en 2018.

Desde el inicio de la crisis en 2008, la comparativa arroja el dato de 37.865 empleos femeninos nuevos. La tasa de paro femenina supone en la actualidad el 20,87%, cerca de cuatro puntos menos que el año pasado, cuando era de 24,32%.

Etiquetas