Logo del Gobierno de Canarias

Enfermeras de los hospitales de Fuerteventura y Lanzarote apoyan la asistencia en el Hospital de La Candelaria

Un total de 10 enfermeras de las unidades de críticos de los hospitales Molina Orosa deLanzarote y del de Fuerteventura se han desplazado a Tenerife esta semana ante el incremento de la presión asistencial experimentado en esta isla durante los últimos días

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha activado un sistema de colaboración entre diferentes gerencias hospitalarias mediante el cual enfermeras de las unidades de UCI de los hospitales Molina Orosa, de Lanzarote, y del de Fuerteventura se han trasladado a Tenerife para reforzar la asistencia de pacientes críticos en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria.

Así, 10 enfermeras, ocho de Lanzarote y dos de Fuerteventura se desplazaron desde el sábado pasado a Tenerife para colaborar con los equipos sanitarios del Hospital de La Candelaria ante el incremento de la presión asistencial vinculado a la COVID-19 que se ha producido en la Isla en los últimos días. A día de hoy quedan tres que continúan colaborando en el centro hospitalario, una de Lanzarote y las dos de Fuerteventura.

La Consejería de Sanidad y el Servicio Canario de la Salud reconocen y agradecen el esfuerzo de todos los equipos asistenciales de Tenerife y Gran Canaria especialmente en estos momentos de incremento de la presión asistencial por la COVID-19 y, en concreto, a los del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria que es el que tiene mayor ocupación de pacientes por la COVID-19, así como a los del resto de las gerencias de todas las islas por su labor en estos momentos y especialmente a las enfermeras de ambas islas por su buena disposición para apoyar al resto de equipos.

Además de la Enfermería de Lanzarote y Fuerteventura, la de Gran Canaria se ha mantenido expectante por si fuera necesario activar sus recursos. También han contado con el refuerzo de Enfermería de Atención Primaria con experiencia en cuidados críticos que han realizado guardias en estos días, con el objetivo de refozar a los profesionales de La Candelaria y mantener la calidad asistencial habitual.

34 pacientes en UCI

El Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria atiende a un total de 34 pacientes en UCI, con una edad media de los pacientes de 46 años. Cerca del 70 por ciento de los pacientes tiene menos de 49 años y excepto tres pacientes el resto no se ha vacunado. De los tres vacunados, dos no llegaron a estar inmunizados, ya que se contagiaron de COVID-19 antes de que la segunda dosis permitiera la inmunización.

Etiquetas

Sanidad aumenta la dotación de camas UCI en el Hospital General de Fuerteventura

La Unidad de Cuidados Intensivos cuenta con dos nuevos boxes que amplían hasta 10 las camas de hospitalización crítica en el centro hospitalario

La Gerencia de Servicios Sanitarios de Fuerteventura, adscrita a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha ampliado la dotación de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Hospital General de Fuerteventura con dos nuevos boxes destinados a la atención a pacientes en estado crítico.

Imagen del nuevo box de UCI.
Imagen del nuevo box de UCI.

Estos dos nuevos boxes, dotados de equipamiento altamente especializado, amplían hasta 10 el número de camas de hospitalización crítica en el centro hospitalario, maximizando así la cobertura necesaria en situaciones de sobreocupación, como las que pudieran derivarse de la emergencia sanitaria actual asociada a COVID-19.

En cuanto al equipamiento, ambos espacios cuentan con una amplia superficie de trabajo y están dotados de esclusa y presión negativa/positiva, lo que optimiza la atención de aquellos pacientes que requieren aislamiento, preservando la seguridad de los profesionales.

Los dos boxes incorporan un cabecero de suministros suspendido del techo para la provisión de gases medicinales, electricidad y datos, y cuentan con un sistema de grúa de paciente, elementos ambos destinados a facilitar un entorno de trabajo funcional, seguro y adaptado al desempeño de los profesionales.

Asimismo, la funcionalidad de estos nuevos puestos de UCI permite la integración de la dotación, de manera que asegure la mayor ergonomía posible, la disposición de los equipos alrededor del paciente y la accesibilidad a este desde todos los puntos.

La directora del Área de Salud de Fuerteventura, Sandra Celis, destaca la mejora asistencial que supone la incorporación de estos dos nuevos boxes ampliando así la dotación de la UCI del centro, lo que permite además garantizar una mejor respuesta ante situaciones de sobreocupación derivadas de la pandemia por la COVID-19.

El gerente de Servicios Sanitarios de Fuerteventura, José Luís Rodríguez Cubas, explica que con este aumento de dotación, a la que se prevé sumar una tercera habitación próximamente, la UCI del centro hospitalario da cumplida respuesta al documento de ‘Estandares y Recomendaciones de las Unidades de Cuidados Intensivos’, publicado por el Ministerio de Sanidad y Política Social, ya que de los 10 boxes disponibles, 4 reúnen condiciones de aislamiento.

Asimismo, recuerda que este documento establece que “desde el punto de vista asistencial, la dimensión más adecuada de la UCI se encuentra entre 8 y 12 camas, debiéndose considerar la necesidad de disponer de una habitación con presión positiva y otra con presión negativa, en función de la población asistida”.

Etiquetas

Un estudio en las UCI de los hospitales canarios encuentra una asociación entre la apoptosis y mortalidad por COVID

La apoptosis o muerte celular programada consiste en la capacidad que tienen las células del cuerpo humano para autodestruirse de forma activa con la activación de un programa suicida

Un estudio realizado por las Unidades de Cuidados Intensivos del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno-Infantil, Hospital Doctor José Molina Orosa de Lanzarote y Hospital General de La Palma, adscritos a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha encontrado una asociación entre la apoptosis o muerte celular programada y la mortalidad por COVID.

La apoptosis consiste en la capacidad que tienen las células del cuerpo humano para autodestruirse de forma activa con la activación de un programa suicida. Este fenómeno es esencial para la regulación del desarrollo de tejidos y órganos durante la formación del feto y para el recambio celular en el individuo adulto. Cada día se produce en nuestro cuerpo la eliminación de miles de millones de células de forma controlada mediante la apoptosis, para que exista un equilibrio con la proliferación celular y un adecuado número de células. Se ha observado un aumento de la apoptosis en diferentes patologías neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson y enfermedad de Alzheimer.

Este proceso puede activarse cuando un receptor de las células (llamado Fas) se une con su activador (llamado FasL). Recientemente este grupo de investigación había encontrado que la cantidad de apoptosis, evaluado por la concentración sanguínea de Fas, se asociaba con la mortalidad de pacientes con sepsis o infección grave. Sin embargo, no hay datos sobre la apoptosis de los pacientes con COVID-19. El objetivo de este estudio fue determinar la apoptosis en pacientes con COVID-19 sobrevivientes y no sobrevivientes.

Estudio

El trabajo se ha realizado en 8 Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de 6 hospitales públicos canarios con pacientes COVID-19 ingresados en estas Unidades, determinándose los niveles sanguíneos de Fas al ingreso.

Los pacientes con niveles séricos de Fas>846 ng/mL mostraron una mayor tasa de mortalidad en los primeros 30 días que los que tienen niveles<846 ng/mL (62% vs 8%)

En conclusión, este estudio estudio es el primero que encuentra una asociación entre la apoptosis (evaluada por la concentración sanguínea de Fas) y la mortalidad en pacientes COVID-19.

Esta es la quinta publicación de nuestro grupo sobre pacientes COVID-19. En publicaciones previas objetivamos que la genética, la forma de los hematíes, los niveles sanguíneos de nitratos y el daño oxidativo del ADN se asocian con la mortalidad. En esta última publicación se determina que existe una asociación entre la apoptosis (evaluada por la concentración sanguínea de Fas) y la mortalidad.

En estudios con animales que se les ha provocado una sepsis (o infección grave), la administración de fármacos antiapoptóticos ha reducido la mortalidad. Por este motivo, el Dr. Leonardo Lorente, intensivista del HUC y coordinador de este trabajo señala que “podría ser interesante la investigación sobre el uso de agentes antiapoptóticos en pacientes COVID-19.”

Etiquetas

Un estudio en las UCI de los hospitales canarios relaciona el daño oxidativo del ADN y ARN y mortalidad por COVID

Este trabajo, coordinado por el HUC, en el que han participado seis hospitales públicos de Canarias, ha sido publicado en la revista científica The American Journal of the Medical Sciences

Un estudio realizado por las Unidades de Cuidados Intensivos del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Hospital Universitario Dr. Negrín, Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno-Infantil, Hospital José Molina Orosa de Lanzarote y Hospital General de La Palma, adscritos a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha encontrado una asociación entre el daño oxidativo del ADN y el ARN (evaluado por la concentración sanguínea de guanina oxidada) y la mortalidad en pacientes COVID-19. Este trabajo ha sido publicado en la revista científica The American Journal of the Medical Sciences.

Anteriormente se había asociado el daño oxidativo del ADN y el ARN (evaluado por la concentración sanguínea de guanina oxidada) con la mortalidad de pacientes con hemorragia cerebral, infarto cerebral, traumatismo cerebral o sepsis (o infección grave). Sin embargo, no había datos sobre el daño oxidativo del ADN y ARN de los pacientes con COVID-19.

Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue explorar el daño oxidativo del ADN y el ARN en pacientes con COVID-19 sobrevivientes y no sobrevivientes.

El ácido ribonucleico (ARN) y el ácido desoxirribonucleico (ADN) pueden ser dañados por el estrés oxidativo. Los cinco tipos de nucleobases presentes en el ARN y el ADN son adenina, guanina, citosina, uracilo y timina; pero solo cuatro tipos de esas nucleobases constituyen ARN y ADN. En ambos, ARN y ADN, están presentes guanina, adenina y citosina. Además, el uracilo también está presente en el ARN y la timina en el ADN. La guanina es la nucleobase más propensa a la oxidación.

Estudio

Se ha realizado en ocho Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de seis hospitales de Canarias determinándose los niveles sanguíneos de guanina oxidada de pacientes COVID al ingreso en UCI.

Los pacientes que fallecieron en los primeros 30 días de estudio presentaron al ingreso en UCI mayores niveles de guanina oxidada. La mortalidad era mayor también en los pacientes con niveles séricos más altos.

Este es la cuarta publicación de este grupo sobre pacientes COVID-19. En publicaciones previas se ha objetivado que la genética, la forma de los hematíes y los niveles sanguíneos de nitratos se asocian con la mortalidad.

En esta última publicación se concluye que existe una asociación entre el daño oxidativo del ADN y el ARN (evaluado por la concentración sanguínea de guanina oxidada) y la mortalidad.

El Dr. Leonardo Lorente, intensivista del HUC y coordinador de este trabajo, señala que “en estudios con animales que se les ha provocado hemorragia cerebral, infarto cerebral, traumatismo cerebral o sepsis (o infección grave), la administración de fármacos antioxidantes ha reducido el daño oxidativo y su mortalidad. Creemos podría ser interesante la investigación sobre el uso de agentes antioxidantes en pacientes COVID-19.”

Etiquetas

Un estudio de los hospitales determina la asociación entre la variabilidad en glóbulos rojos y mortalidad por COVID

Este trabajo, coordinado por el HUC y en que han participado ocho UCIS de los hospitales públicos de Canarias, ha sido publicado en la revista científica Anaesthesia Critical Care & Pain Medicine

Las Unidades de Cuidados Intensivos del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Hospital Universitario Dr. Negrín, Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno-Infantil, Hospital José Molina Orosa de Lanzarote y Hospital General de La Palma, adscritos a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, han realizado un nuevo estudio que determina que una mayor variabilidad de los glóbulos rojos en el volumen y el tamaño se asocia con mayor mortalidad en pacientes COVID-19.

Este trabajo, coordinado por el HUC y en que han participado ocho Unidades de Cuidados Intensivos de Canarias, ha sido publicado recientemente en la revista científica Anaesthesia Critical Care & Pain Medicine .

La asociación entre una mayor variabilidad de los glóbulos rojos y mortalidad en pacientes sépticos es bien conocida. Sin embargo, por el momento no se ha informado de la asociación entre una mayor variabilidad de los glóbulos rojos y la mortalidad por la COVID-19. El objetivo de este estudio ha sido determinar si esta asociación existe.

Estudio

Para ello, se ha realizado un análisis prospectivo observacional en ocho Unidades de Cuidados Intensivos de seis hospitales canarios en 143 pacientes con COVID-19 registrando la variabilidad de los glóbulos rojos en el volumen y el tamaño en el ingreso en UCI y la mortalidad a los 30 días.

Conclusiones

Los resultados de este estudio preliminar proporcionan nueva información sobre la capacidad de predecir la mortalidad en pacientes con COVID-19.

Los pacientes con COVID-19 no supervivientes muestran una mayor variabilidad de los glóbulos rojos en el volumen y el tamaño al ingresar en la UCI que los supervivientes. Por lo tanto, hay una asociación entre una alta variabilidad de los glóbulos rojos y la mortalidad en esta enfermedad.
El alto nivel de variabilidad de los glóbulos rojos en sangre es un buen indicador para predecir la motilidad de 30 días, similar a otras puntuaciones de gravedad, pero más fácil y más rápido de obtener. Se trata de un parámetro de laboratorio que se proporciona automáticamente en un hemograma convencional.
Para el intensivista y coordinador del estudio, Leonardo Lorente, “este estudio multicéntrico podría ayudar en la predicción del riesgo de fallecimiento de los pacientes con COVID-19 y en la optimización de la utilización de los recursos sanitarios”.

Lorente L, Martín MM, Argueso M, Solé-Violán J, Perez A, Ramos JAMY, Ramos-Gómez L, López S, Franco A, González-Rivero AF, Martín M, Gonzalez V, Alcoba-Flórez J, Rodriguez MÁ, Riaño-Ruiz M, Campo JGO, González L, Cantera T, Ortiz-López R, Ojeda N, Rodríguez-Pérez A, Domínguez C, Jiménez A. Association between red blood cell distribution width and mortality of COVID-19 patients. Anaesth Crit Care Pain Med. 2020 Nov 7:S2352-5568(20)30262-9. doi: 10.1016/j.accpm.2020.10.013. Epub ahead of print. PMID: 33171297.

Etiquetas

Un estudio en las UCI hospitalarias determina qué variantes podrían estar relacionadas con la mortalidad en COVID

Este trabajo, coordinado por el HUC y en que han participado seis hospitales públicos de Canarias, ha sido publicado en la revista científica Medicina Intensiva

Las Unidades de Cuidados Intensivos del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Hospital Universitario Dr. Negrín, Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno-Infantil, Hospital José Molina Orosa de Lanzarote y Hospital General de La Palma, adscritos a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, han realizado un estudio que determina que determinados polimorfismos (variante genética en la secuencia del ADN) del antígeno leucocitario humano (HLA) podrían estar asociados con la mortalidad de pacientes COVID-19. Este antígeno desempeña un papel central en la regulación de la respuesta inmune.

Este trabajo, coordinado por el HUC y en que han participado ocho Unidades de Cuidados Intensivos de Canarias, ha sido publicado recientemente en la revista científica Medicina Intensiva.

El objetivo ha sido determinar si existe relación entre polimorfismos genéticos de HLA y la susceptibilidad y mortalidad de pacientes con la COVID-19- partiendo de la base que los polimorfismos genéticos de los antígenos leucocitarios humanos están asociados con el riesgo y pronóstico de enfermedades inmunes e infecciosas.

El HLA juega un papel central en la presentación de antígenos y, por lo tanto, diferentes polimorfismos podrían estar involucrados en la susceptibilidad a enfermedades infecciosas. Diferentes polimorfismos genéticos de HLA se han asociado con predisposición y evolución de diferentes enfermedades infecciosas como el virus de la hepatitis B, el virus de la hepatitis C o la tuberculosis.

Estudio

Se incluyeron en el estudio a 3.886 personas sanas y 72 pacientes con COVID-19 ingresados en UCI y se han determinado estos polimorfismos genéticos de HLA.

El análisis genético del HLA de los pacientes se ha realizado en el Laboratorio de Inmunología Clínica del HUC.

Los investigadores han encontrado una mayor tasa de determinados alelos (formas alternativas que puede tener un mismo gen) en pacientes con COVID-19 que en los controles sanos.

Conclusiones

Los resultados de este estudio preliminar de pequeño tamaño muestral apuntan a que determinados polimorfismos genéticos de HLA podrían estar asociados con la mortalidad de pacientes COVID-19.

Para el intensivista y coordinador del estudio, Leonardo Lorente, “este estudio multicéntrico podría ayudar a optimizar la utilización de los recursos sanitarios, seleccionando los pacientes que más podrían beneficiarse de vacunación y de determinados tratamientos”

Etiquetas