eco escuela 2.0 | Acceder

EDITORIAL I


  Desde el centro de la Isla de Gran Canaria, en Tamadaba, parten los caminos que la recorren desde la cumbre hasta la costa. Los Centros de Profesorado de Arucas, Las Palmas de G. C. I, Las Palmas de Gran Canaria II y Telde adoptan este símbolo como título de esta publicación para expresar lo […]

Autor: «» Publicado el Nov 30, 1998 en Editorial (Revista 1) | 0 comentarios

 

Desde el centro de la Isla de Gran Canaria, en Tamadaba, parten los caminos que la recorren desde la cumbre hasta la costa. Los Centros de Profesorado de Arucas, Las Palmas de G. C. I, Las Palmas de Gran Canaria II y Telde adoptan este símbolo como título de esta publicación para expresar lo que desean: recoger las experiencias del profesorado de norte a sur, de riscos, barrancos, playas, calles y plazas de nuestros pueblos y nuestras ciudades. El cruce de caminos de Tamadaba ha de simbolizar la encrucijada en la que nos encontramos permanentemente en nuestra tarea docente. Queremos que la revista Tamadaba, sea el foro para el intercambio y difusión de la praxis de profesoras y profesores, en un intento de conocer y reconocer lo mucho y muy bueno que se está haciendo en nuestras aulas. Se irá conformando, como nuestro paisaje, con los proyectos, las inquietudes, innovaciones, sugerencias, comunicaciones, etc. Que vayan llegando para su publicación. Nos gustaría que la revista Tamadaba, como el pinar, fuera referente de la comunicación, la innovación y la renovación, en definitiva del cambio educativo.

El pinar ha cobijado bajo su sombra siglos de nuestra historia, el mar de nubes siempre nos dejó la esperanza de un cielo azul más arriba, el Teide en el horizonte nos recordaba que nos estamos solos ni aislados. Sólo reflexionando, trabajando cooperativamente y contrastando nuestras experiencias, podremos construir Escuela Canaria. Es el momento de aunar esfuerzos, de compartir recorridos por caminos reales y autopistas. Te invitamos a participar en este proyecto. A lo mejor algún día, nos podremos ver, con la revista bajo el brazo, hablando de ella en Tamadaba.

Deja tu comentario