eco escuela 2.0 | Acceder

CÓMO USAR LA BIBLIOTECA Y LEER EN EL INTENTO


Nuestro trabajo, enmarcado en la modalidad de Proyectos de mejora y subvencionado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, se realizó en el IES Doramas durante los cursos 2002-2003 y 2003-2004. Se orientó a toda la comunidad educativa del centro pues se generaron acciones y actividades para todos los grupos […]

Autor: «Juana Rosa Suárez Robaina, IES Dorama» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el Abr 16, 2005 en Lectura y Biblioteca (Revista 8) | 0 comentarios

Nuestro trabajo, enmarcado en la modalidad de Proyectos de mejora y subvencionado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, se realizó en el IES Doramas durante los cursos 2002-2003 y 2003-2004. Se orientó a toda la comunidad educativa del centro pues se generaron acciones y actividades para todos los grupos (Secundaria y Bachillerato).

Génesis, fines e intenciones

Surgió en un conjunto de áreas (Lengua Inglesa, Geografía e Historia, Lengua Castellana y Literatura) y se nutrió posteriormente con las aportaciones significativas de otras materias, especialmente del área de Educación Plástica y Visual y aisladamente de compañeros de otras asignaturas (matemáticas).

Las intenciones del proyecto se resumen básicamente en los siguientes epígrafes:

– Considerar el “objeto” libro como algo irrenunciable en nuestra tarea docente diaria y reconocer la lectura como vehículo de aprendizaje y de entretenimiento a la vez.

– Consolidar una experiencia desde una perspectiva interdisciplinar.

– Ofertar el libro y la lectura como elementos formativos pero también como elementos lúdicos.

– Promover actividades para niveles educativos diferentes y por ello, intereses y gustos también distintos.

– Gestionar y dinamizar permanentemente la biblioteca del centro.

¿Cómo se organizó?

Para llevarlo a cabo organizamos diferentes líneas de actuación recogidas en tres grandes apartados con la intención de que fueran abordadas (y así se hizo) de modo sincrónico, pues consideramos que los tres eran básicos y respondían a la idea esencial de hacer de la biblioteca del instituto un espacio “vivo”:

Dichos apartados fueron:

  1. La gestión, organización y funcionamiento de la sala (S. de lectura Tomás Morales).
  2. La dinamización y fomento del hábito lector.
  3. La colaboración con otras instituciones y particulares.

El primer año solicitamos más apoyo y ayuda informática, especialmente en el asesoramiento del programa Abies (y la obtuvimos…) el segundo año, con la experiencia adquirida fuimos más autónomos.

¿Cómo se divulgó?

Por nuestra parte. A través de una página web (diseñada por Cristóbal Nuez García) creada específicamente para nuestro proyecto, “colgada” de la página oficial del Instituto (www.educa.rcanaria.es/usr/doramas) y su correo signodellibro@terra.es). Junto a la reseña puntual y a la memoria fotográfica de cuantas actividades se llevaban a cabo en los distintos apartados del proyecto, la Web proponía también secciones “independientes”, abiertas a la participación y creación del alumnado (espacio creativo, escaparate-sección los libros del mes, enlaces de interés…).

Por parte del Cep de Gáldar, al que se adscribe nuestro Proyecto, acudiendo a cuantas Jornadas y encuentros nos propusieron: las Jornadas de Investigación e Innovación educativa en sus ediciones VI y VII (en Gáldar), las I Jornadas de Literatura y fomento de la lectura (en Agaete), el Encuentro de Proyectos de Biblioteca (gestionado también por el Cep Las Palmas II y celebrado en la capital), o también la divulgación en Radio Gáldar de nuestra experiencia…

La Biblioteca escolar y su dinamización como elementosdidácticos y lúdicos en el proceso de enseñanza-aprendizaje

Actividades realizadas en los tres apartados del Proyecto

(Reseñamos sólo las del segundo año, 2003-2004)

Con el primer apartado de la gestión, organización y funcionamiento de la sala quisimos dar respuesta a una serie de tareas imprescindibles en el mantenimiento de cualquier biblioteca escolar: desde tareas más “mecánicas” tales como el registro y catalogación de nuevos fondos, el control de los usuarios de la sala (incorporación de nuevos alumnos, bajas), el servicio de préstamos, la reordenación de los estantes ante las nuevas adquisiciones (compras, donaciones, depósitos temporales…), hasta las labores de difusión de novedades bibliográficas, atención a peticiones de fondos y la promoción de los “Libros del mes”. Pero también incluimos en esta sección tareas relacionadas con la Información directa al alumnado, especialmente a través del tablón de información de la sala (que anunciaba convocatorias de certámenes literarios, noticias y novedades relacionadas con el libro), y también a través de paneles y expositores que puntualmente se modificaban y actualizaban y que al tiempo animaban y ambientaban el espacio de la biblioteca. Manteníamos también en la sala una zona de revistas y prensa para su consulta. Y, finalmente, también se concebía el espacio de la biblioteca como un punto de exposición y difusión de diferentes trabajos del alumnado.

La segunda línea de actuación, la dinamización y fomento del hábito lector contribuyó a que la biblioteca se constituyera en un espacio activo que permanentemente estaba generando y brindando al alumnado y al profesorado muchas ocasiones de disfrutar del libro y de la lectura. Mayoritariamente fueron actividades que se enmarcaron en el espacio de la sala de lectura aunque muchas tuvieron su continuidad en el aula convencional, en el aula de informática o en la sala de exposiciones del centro. Se llevaron a cabo a lo largo de todo el año y remitimos a la consulta de la página del proyecto, especialmente a las actividades correspondientes al curso 2003-2004 que figuran expuestas a modo de mosaico. En ellas encontramos desde dinámicas de bienvenida a los nuevos usuarios de la sala (alumnado de 1º de ESO que se incorporaba al centro) hasta actividades vinculadas a celebraciones festivas muy consolidadas (día de la biblioteca, álbum navideño, jornadas del libro en abril, campaña de préstamos veraniegos…) Exposiciones monográficas, libro-fórum, sondeos, mercadillo del libro usado, concursos, juegos, talleres…. El gran objetivo era promover, mes a mes, diferentes actividades para garantizar así una oferta plural y heterogénea, que agradase al conjunto del alumnado y en la que se pudiese implicar también el profesorado desde diferentes perspectivas y disciplinas o materias, como así fue a lo largo de los dos años del proyecto. También contamos con “actividades de dinamización permanentes” como la denominada “Los libros del mes” que, simultáneamente, en la red y en la sala mostraba libros recomendados y brevemente reseñados, o la sección llamada “Espacio Creativo”que se constituyó en una zona de divulgación –en la web– de creaciones del alumnado; o el cuestionario “Conoce la página en 20 pasos”, elaborado para su utilización en el aula de informática.

La tercera línea de actuación la denominamos Colaboración con otras instituciones y particulares y con ella pretendíamos vincular nuestro proyecto y trabajo no sólo con instituciones tan singulares en nuestro municipio moyense como lo es la Casa-Museo Tomás Morales (con quien nos ha unido la sensibilidad por el libro y a la que agradecemos su entusiasta y permanente colaboración traducida en donaciones, depósito de libros, talleres específicos,…), y la capitalina Casa-Museo Pérez Galdós (que nos brindó una estupenda exposición sobre Galdós, sino con otras instituciones y particulares que en distintos momentos favorecieron nuestra “empresa”: desde grupos editoriales que generosamente aportaron novedades bibliográficas para incrementar los fondos de nuestra biblioteca hasta libreros y particulares que igualmente contribuyeron a dicha promoción.

Valoración: dificultades, logros…

Las mayores dificultades se debieron a la escasa asignación horaria así como a los “percances” técnicos del programa informático o “detalles” como la ausencia de un ordenador conectado a la red en la sala de lectura.

Como logros, la marcha sincrónica de los tres brazos o líneas de actuación del proyecto ya mencionados que, sin duda, redundaron en una mejor utilización de la sala como espacio plural de estudio y consulta pero, sobre todo, de posibilidad didáctica y lúdica en torno al libro. Igualmente la colaboración interdisciplinar del profesorado, la implicación de todos los niveles educativos del centro y la creación constante de dinámicas que convirtieron al proyecto en una fuente de recursos didácticos para muchas áreas del centro. Por supuesto, también los avances formativos para quienes trabajamos en el proyecto y, por encima de todo, la satisfacción de observar que la biblioteca se convirtió en un espacio vivo.

Deja tu comentario