eco escuela 2.0 | Acceder

EDITORIAL X


FELIZ CUMPLEAÑOS TAMADABA Con este número, la revista editada por los Centros del Profesorado de Gran Canaria cumple diez años. Este es un buen momento para volver la vista atrás y recordar sus comienzos, por qué y cómo surgió. A lo largo de estos diez años, “Tamadaba” se ha ido consolidando  como un medio de […]

Autor: «Mª Montserrat Tramunt Martín Actual directora CEPA “Fernando Marrero Pulido”» Publicado el Abr 27, 2007 en Editorial (Revista 10) | 0 comentarios

FELIZ CUMPLEAÑOS TAMADABA

Con este número, la revista editada por los Centros del Profesorado de Gran Canaria cumple diez años. Este es un buen momento para volver la vista atrás y recordar sus comienzos, por qué y cómo surgió. A lo largo de estos diez años, “Tamadaba” se ha ido consolidando  como un medio de intercambio y difusión de buenas prácticas, de experiencias innovadoras, que muchos de nuestros compañeros y compañeras llevan a cabo en el aula o en el centro. Se ha convertido en una herramienta imprescindible para conocer lo mucho bueno y nuevo que se cuece en los centros de Gran Canaria.

Tuve el privilegio de estar en el equipo que puso en marcha la revista, representando al CEP de Arucas  junto a Josefa Domínguez Sánchez (CEP de Gáldar), Francisco Martínez Navarro (CEP Las Palmas I), José Orihuela García (CEP Las Palmas II) y Pino Sosa Acosta (CEP de Telde).

De todo esto han pasado ya nueve años y durante días he tenido la revista en mente y he ido anotando los sentimientos, imágenes, momentos,… pensamientos  inconexos que volvían al presente y que he agrupado para que tengan una cierta coherencia.

Hace diez años hubo una reunión de los directores y directoras de los CEPs de Gran Canaria y de los asesores, uno por CEP, que conformarían el equipo de redacción de la revista. Se sentaron las bases y el objetivo que se pretendía alcanzar y que aún continúa en vigor: “Crear un nuevo marco de información, intercambio y comunicación entre el profesorado de la isla y difundir experiencias e inquietudes”1 haciéndola llegar a todos los docentes.

Las primeras reuniones fueron “espesas” y complicadas, teníamos que configurar el  soporte técnico, ya que ninguno de nosotros tenía conocimientos previos de lo que significaba poner en marcha una revista. Aprendimos dónde y cómo registrarla, qué es un ISSN, cuáles son los programas que utilizan las imprentas y sus incompatibilidades con las aplicaciones que usábamos los usuarios de a pie, lo que era una composición de página; tuvimos que contactar con imprentas, ver maquetas, elaborar los criterios de publicación…En fin, mucha información que asimilar.

Luego vino la etapa creativa: el título de la revista, el diseño de la portada, las secciones, la página de humor docente… Para el título se barajaron muchas posibilidades, pero nos decidimos por TAMADABA, por su significado:” Lugar desde el que salen rutas hacia todas las vertientes de la isla”. A nuestro entender, reflejaba a la perfección la filosofía de este proyecto. La revista pretendía ser “un medio para el intercambio y difusión de experiencias, información, innovación e inquietudes de los docentes que sirviera para la reflexión y el debate”1. Con los años hemos visto como nuestra revista ha cumplido las expectativas que entonces pusimos en ella.

La portada fue diseñada y elaborada por José Orihuela que utilizó la técnica del collage. Para el que no conozca la técnica, consiste en crear una composición utilizando trocitos de papel en vez de lápices de colores.

¿Qué nos faltaba? El contenido. Comenzamos la búsqueda de potenciales colaboradores utilizando a los coordinadores de formación para la difusión de la idea en sus centros. Pero no contábamos con la reticencia y timidez de muchos compañeros a comunicar sus experiencias, y más aún cuando una de las condiciones para publicar era presentarlo en soporte informático – ¿Recuerdas? Hace una década las nuevas tecnologías eran consideradas por una amplia mayoría de los docentes como enemigas de la tiza; menos mal que las cosas han cambiado en estos años-. ¿Qué hicimos? Pedir la colaboración de los amigos, casi obligarlos a escribir. Contactar con compañeros receptivos con experiencias fantásticas y, para salvar la barrera tecnológica, pasar a soporte informático sus artículos.

Bien, ya lo teníamos todo, así que lo llevamos a la imprenta. Después de varias pruebas y correcciones, le dimos el visto bueno y tras un periodo de espera, tuvimos el primer número de la revista en nuestras manos. La satisfacción nos hizo olvidar todo el agotador trabajo previo.

Mi satisfacción aumenta cuando, año tras año, he visto que la revista se consolidaba, que continúa con el mismo espíritu y, sobre todo, que los compañeros y compañeras tienen tal ansia de comunicar sus experiencias, que el volumen de artículos que llega al actual equipo editor es tan grande, que deben realizar una selección y algunos deben quedar a la espera del siguiente número.

Tras este paseo por mis recuerdos y de nuevo ya en el presente, compruebo que el futuro de la revista está asegurado. Sólo deseo continuar disfrutando de esta revista, a la que en su día aporté mi entusiasmo y energía, al menos otros diez números ya sea en su nuevo soporte digital (http://www.tamadaba.net),  o en soporte papel.

Mª Montserrat Tramunt Martín

Actual directora CEPA “Fernando Marrero Pulido” – Arucas y Firgas

(1) Citas extraídas del nº 1 de la revista Tamadaba

Deja tu comentario