eco escuela 2.0 | Acceder

QUEREMOS SER UNA PIÑA


“Queremos Ser una Piña”  es un artículo que surge por la cordial petición de compañeros del CEP Las Palmas I para compartir las experiencias que estamos viviendo en el CEIP Gran Canaria; en el que se ha apostado por la convivencia del profesorado para favorecer el trabajo colaborativo y contagiar de “buen rollo” a toda […]

Autor: «Sergio Reyes garcía» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el Ene 27, 2012 en Convivencia (revista 14), Revista 14 | 0 comentarios

“Queremos Ser una Piña”  es un artículo que surge por la cordial petición de compañeros del CEP Las Palmas I para compartir las experiencias que estamos viviendo en el CEIP Gran Canaria; en el que se ha apostado por la convivencia del profesorado para favorecer el trabajo colaborativo y contagiar de “buen rollo” a toda la comunidad educativa, ya que pensamos que los resultados son proporcionales a dicho clima.

Pongámonos en situación: El CEIP Gran Canaria tiene un contexto socioeconómico que permite muchísimas posibilidades de trabajo; cuenta con una APA activa, con un claustro estable y muy preparado, buenas instalaciones,… Y en este curso 2010-2011 entra un nuevo equipo directivo.

Todos habíamos trabajado en centros con realidades sociales difíciles (en mi caso, corta experiencia), donde aprendimos a no darle importancia a las cosas más superficiales, sino a centrarnos en lo verdaderamente importante, que es el bienestar en el contexto en que se trabaje. De hecho, el título del artículo está relacionado con el proyecto “somos una piña” que desarrollé para favorecer la cohesión grupal en el CEIP Néstor Álamo en los cursos 2007-2008 y 2008-2009.

El hacer del docente en épocas pasadas se explicaba con la típica frase “cada maestrillo tiene su librillo”. Esta frase todavía está presente en el sentir colectivo pero, en la actualidad, podemos observar un cambio de rumbo. Nos adentramos en las comunicaciones cibernéticas con personas a miles de kilómetros, ¿cómo no vamos a poder entendernos con los colegas con los que nos cruzamos a diario en los pasillos del centro donde trabajamos? Debemos apostar por el trabajo cooperativo y por el buen clima de los docentes, ya que ello se ve reflejado e interviene considerablemente en el rendimiento escolar del niño.

¿Qué grandes objetivos buscamos?

  1. Conseguir un ambiente de trabajo agradable y clima institucional satisfactorio y estimulante.
  2. Consultar, preguntar e interactuar con los compañeros en las diferentes dinámicas y actividades para compartir experiencias que favorezcan la cohesión grupal.
  3. Participar, con independencia del nivel de destreza alcanzado, en las distintas actividades, fomentando el espíritu de cooperación, el trabajo en equipo y la intervención para alcanzar objetivos comunes.

¿Qué tipo de actividades y dinámicas realizar?

Todas aquellas que favorezcan  la socialización, la participación, la integración y la cooperación, que estimulen la creatividad y presentadas con una orientación lúdica (propiciando la utilización del juego y las formas jugadas sin que se pierda su carácter prioritario de formación). Por tanto, prevalecerán los Trabajos en grupo: fomentando la cohesión e intervención en actividades colectivas de cooperación-oposición.

A continuación se especifican algunas de las actividades realizadas y otras que están en proyecto (siempre adaptadas al perfil del grupo de maestros a los cuáles va dirigido): 

Actividades físico-recreativas. En función de la predisposición del claustro se podrán realizar tanto dentro como fuera del centro (actividades puntuales de profesores-alumnos en el recreo, actividades dirigidas en complejos deportivos o en el gimnasio del centro, senderismo, circuito de isla del tesoro, tenis de mesa, badminton…).

Actividades Compartidas. (Almuerzo en playa, “cafeses” grupales, concursos culinarios…).

Dinámicas de grupo. Dinámicas y juegos para cohesionar y fortalecer las relaciones del grupo (Así soy yo, el globo en peligro, estoy harto de,…).

Taller de risoterapia. Científicamente, se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios: rejuvenece, elimina el estrés, tensiones, ansiedad

q Taller de relajación y respiración. (ejercicios de respiración, método de relajación física de Jacobson, visualización y masaje relajante).

qLa Semanadel Profesorado. Una semana en la que se “cuidará” especialmente al claustro con actividades sorpresa, talleres…

 

¿Cómo comenzamos a “cambiar el chip” y aumentar la interacción?

El primer paso que nos planteamos era aumentar la implicación docente en el centro, haciéndoles partícipes de todo lo que sucedía en el cole a través del NOTICIERO del claustro. Con ello informamos de la vida del centro: salida de los compis, información de reuniones, temporalización de las actividades a desarrollar durante la semana, apartados humorísticos, frases motivadoras, noticias curiosas… Todo ello entregado puntualmente el primer día de la semana. Es un “curro”, pero a la larga y viendo los resultados… Merece la pena.

                        

¿Otras acciones que están funcionando?

Se ha elaborado una lista con el tipo de música que les gustaría escuchar al entrar al centro (Eros Ramazotti, Maná…) y cada día es una expectación.

Cada tres semanas se organiza una actividad sorpresa en el recreo donde interactuamos con los alumnos: clase de aerobic, macro-recorrido de obstáculos, grandes juegos (brilé, marro,…), partidos de los diferentes deportes… Para que salga bien debemos mimar los detalles y motivar durante la semana (anunciarlo en el NOTICIERO, buscando entrenadores, poniendo carteles, ingeniando como fichar animadores… es todo un espectáculo).

 

 

Dinámica “Así soy yo” es como el amigo invisible pero en lugar de recibir el nombre de la persona a la que regalas, recibes unas características (frase favorita, gustos musicales, colores y películas que lo identifiquen,…), con lo que en un principio no sabes a quien regalas. Se genera muy buena dinámica, obsequios durante la semana, confabulaciones, incertidumbre,…

Sabiendo que las dificultades y el desánimo estarán presentes en algunas ocasiones, las relaciones con los miembros dela Comunidad Educativa, el trabajo y los frutos que se vayan obteniendo harán que este sentimiento se diluya para que los pros estén por encima de los contras asegurando que la motivación, la ilusión y las ganas de trabajar no desaparezcan y que se consiga un objetivo tan sencillo y humano como es que los docentes vengan al centro con una “sonrisa en la boca” y con ganas de “trabajar pasándoselo bien”

 

Deja tu comentario