Logo del Gobierno de Canarias

El Ministerio de Sanidad elimina el uso obligatorio de las mascarillas en los centros educativos

Alumno con mascarilla

Se permite su uso a quienes decidan seguir usándola o que se encuentren en situaciones de vulnerabilidad que así lo aconsejen

Tras la aprobación en Consejo de Ministros ayer martes, 19 de abril, de la modificación de la utilización de las mascarillas en espacios interiores a instancias del Ministerio de Sanidad, la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias ha informado a los centros docentes de la aplicación de dicha medida en el ámbito educativo en las islas, que tras su publicación en el BOE entra en vigor hoy. En todo caso, se permitirá continuar con el empleo de la misma a quienes prefieran seguir usándola o que se encuentren en situaciones de vulnerabilidad que así lo aconsejen.

La adopción de esta decisión por parte del Ministerio de Sanidad se produce porque si bien la pandemia sigue existiendo, sus características actuales nada tienen que ver con el inicio de la misma debido a la alta cobertura vacunal de la actualidad.

De esta manera, el empleo de las mascarillas deja de ser obligatorio con carácter general en el ámbito educativo del archipiélago, y los centros tendrán especial atención a la prevención del estigma frente a las personas que mantengan su uso en situaciones de no obligatoriedad, fomentando el respeto a la diversidad.

Harán un uso responsable de la mascarilla quienes presenten factores de vulnerabilidad, tanto en el caso del alumnado como en el del personal docente y de administración y servicios. Las personas de seis años en adelante deberán seguir usando las mascarillas en el transporte escolar.

En los Centros de Educación Especial (CEE) con residencia escolar considerados como centros sociosanitarios sigue siendo obligatorio el uso de mascarillas FFP2 por parte del personal trabajador. En Canarias son el CEE y la Residencia escolar Siete Palmas, el CEE El Dorador y la Residencia escolar San Miguel y el CEE y la Residencia escolar Hermano Pedro.

Etiquetas

Los centros educativos mantienen la obligatoriedad de las mascarillas en interior, higiene de manos y ventilación

Alumno se higieniza las manos con gel hidroalcohólico

En cambio, se eliminan las cuarentenas y los aislamientos en los casos asintomáticos no vulnerables, y se recomienda que las personas con síntomas no acudan al centro educativo

Se trata de una serie de aclaraciones remitidas a los equipos directivos ante la nueva estrategia actualizada por el Ministerio de Sanidad el 23 de marzo de 2022

La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias ha informado a los centros educativos de las islas de las medidas incluidas en la nueva estrategia de vigilancia y control frente al COVID-19 tras la fase aguda de la pandemia. Si bien se contemplan cambios, se mantiene la obligatoriedad del uso de las mascarillas en el interior de los edificios, la higiene de manos y la ventilación en los mismos al tratarse de medidas “que han dado muy buenos resultados en la contención de la propagación del virus”.

Por el contrario, se eliminan las cuarentenas y los aislamientos en los casos asintomáticos no vulnerables, y se recomienda que las personas con síntomas no acudan al centro educativo. Se considera población vulnerable a las personas mayores de 60 años, embarazadas e inmunodeprimidas con patologías claras y bien definidas por el Ministerio de Sanidad.

Solo se seguirán considerando entornos vulnerables los Centros de Educación Especial (CEE) que cuenten con residencia escolar, los cuáles serán considerados como centros sociosanitarios y respecto de los cuales se seguirá enviando la información a Salud Pública. En el archipiélago reciben esta calificación los CEE “Siete Palmas” y “Hermano Pedro” y sus residencias escolares.

Por otra parte, los casos confirmados deben extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales, además de utilizar de forma constante la mascarilla y mantener una adecuada higiene de manos durante los 10 días posteriores al inicio de síntomas o al diagnóstico en el caso de las personas asintomáticas. Se evitará especialmente el contacto con personas vulnerables y la participación en eventos multitudinarios.

Las personas que trabajan en ámbitos vulnerables y los trabajadores y trabajadoras que prestan apoyo y cuidados a personas vulnerables, no acudirán a su centro de trabajo durante los primeros cinco días desde el inicio de síntomas o desde la fecha de diagnóstico en el caso de personas asintomáticas. Siempre que sea posible, y en caso de que no sea susceptible de una incapacidad temporal, se recomienda el teletrabajo.

Pasado este tiempo, y siempre que hayan transcurrido 24 horas tras la desaparición de la fiebre o presente mejoría de los síntomas, se realizará una prueba de antígeno y si el resultado es negativo la persona podrá volver a incorporarse a su lugar de trabajo. Si el resultado es positivo, podrá repetirse la realización de la misma cada 24 horas hasta obtener un resultado negativo para poder incorporarse a su lugar de trabajo.

Además, no se realizarán pruebas diagnósticas de infección activa en pacientes sintomáticos, salvo las excepciones contempladas de los entornos o pacientes vulnerables o gravedad del cuadro clínico y no se recomienda la asistencia al centro educativo cuando el alumnado presente síntomas compatibles con COVID-19 o enfermedades infecciosas agudas.

El documento advierte de que es previsible que la variante Ómicron no sea la última del SARSCoV-2 que pueda generar preocupación, por lo que durante esta fase transitoria se deben conservar las estructuras extraordinarias de vigilancia y control desarrolladas durante la pandemia y garantizar que se podrían reactivar en caso necesario, por lo que resulta importante tener presente la reversibilidad de la estrategia en caso de que se dé una peor evolución de los indicadores o por la aparición de nuevas variantes.

También se especifica que no está contemplado el cierre de ningún centro educativo, y en consecuencia, ya no es necesario el control sobre los casos ni el envío de estos datos a Salud Pública ni al servicio de estadística de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, así como tampoco los datos de brotes identificados con más de cinco casos o el 20% en un grupo-aula.

Por último, se advierte de que en el ámbito educativo no se establecerá ninguna actuación ni medidas específicas dirigidas a casos o contactos diferentes a las definidas en la “Estrategia de vigilancia y control frente al COVID-19 tras la fase aguda de la pandemia” elaborada por el Ministerio de Sanidad, el cual también deberá actualizar los aspectos organizativos de los centros educativos descritos en el “Documento sobre medidas de prevención e higiene de los centros educativos”.

Etiquetas

Consumo pone en marcha una campaña de control e inspección del etiquetado de las mascarillas higiénicas

Yaiza Castilla explica que el objetivo es garantizar que el consumidor dispone de información veraz, eficaz y suficiente sobre la composición o características de las mascarillas y evitar que pongan en riesgo su salud

La Consejería de Turismo, Industria y Comercio ha puesto en marcha, a través de la Dirección General de Comercio y Consumo, una campaña de control e inspección del etiquetado para garantizar que las mascarillas higiénicas que venden los establecimientos comerciales minoristas cumplen con lo dispuesto en la normativa y no induce a error al consumidor.

Yaiza Castilla explica que el objetivo de esta iniciativa es asegurar que, en el momento de compra, el consumidor dispone de información veraz, eficaz y suficiente sobre la composición o características de las mascarillas. “A día de hoy existen numerosos productos de este tipo en el mercado, aunque no todos tienen las mismas características ni se ajustan a lo exigido por la normativa” asegura la consejera que recala que con la campaña “no solo queremos defender los derechos de los consumidores sino evitar que pongan en juego su salud, al no tener acceso de forma clara  y trasparente las características del producto”.

La titular de Comercio y Consumo recuerda que la mascarilla higiénica no es un producto sanitario  y que, en la actualidad, hay tres tipos permitidos: las que cumplen las especificaciones UNE 0064 (de un solo uso) y 0065 (reutilizables)  y las que no llegan a  cumplir  el estándar de calidad de la UNE, pero  que se ha sometido a pruebas y puede mostrar los resultados obtenidos.

La campaña, que comenzó el pasado mes de agosto, se prolongará hasta mediados del mes de noviembre y afecta a todos los comercios minoristas que vendan mascarillas. En ella, se solicita al vendedor que aporte la documentación en la que se acredite las especificidades técnicas (UNE-0064, UNE-0065, etc.) o características de calidad (hidrófugo, antibacteriano, viricida, número máximo de lavados manteniendo las propiedades..) que se detallan en la etiqueta del producto.

En el caso de que el inspector de consumo detecte alguna irregularidad, lo pone en conocimiento del vendedor y del responsable del producto para que, en el plazo establecido, proceda a su subsanación. Además, si dicha irregularidad afecta a la seguridad del producto, se procede a su retirada del mercado hasta la oportuna subsanación.  Todas las actuaciones en las que se detecte incumplimiento por parte del vendedor se trasladarán, a su vez, a la Administración para decidir si se abre expediente sancionador.

Información obligatoria

A la hora de adquirir mascarillas higiénicas, la Dirección General de Comercio y Consumo asegura que se debe comprobar que su etiquetado está en castellano y ofrece información acerca de datos de la empresa (nombre, razón social y domicilio); contenido del envase: número de unidades;  composición; periodo recomendado de uso; características esenciales del producto, incluyendo la talla y si es reutilizable; lote de fabricación y advertencias.

En este sentido, se recuerda que las mascarillas higiénicas no son un material de protección individual o producto sanitario, por tanto, no pueden ni deben llevar marcado CE -ni siquiera el logotipo CE, ni su etiquetado puede hacer referencia a los tipos de mascarillas categorías de un EPI (FPP1, FPP2 ni FPP3) ni a una equivalencia de estos productos.

Asimismo, el etiquetado debe indicar si la mascarilla cumple las especificaciones técnicas UNE 0064-1:2020, UNE 0064-2:2020 o UNE 0065:2020, que establecen los requisitos mínimos que deben cumplir las mascarillas higiénicas, no reutilizables y reutilizables, así como los datos testados relativos a su eficacia y el precio completo del producto.

Etiquetas

Comienza el reparto de las mascarillas para transportistas adquiridas por el Estado y solicitadas por la Consejería

Las empresas y autónomos del sector recogen ya en las oficinas de Correos los primeros dispositivos de protección de los 34.000 solicitados por el Gobierno regional al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

Trabajadores autónomos y representantes de empresas del sector del transporte terrestre en Canarias han comenzado a recoger desde hoy las mascarillas del primer lote de 34.000 de estos dispositivos de protección adquiridos por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y solicitados por la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, para garantizar la seguridad de estos profesionales en el Archipiélago que, al ser considerados un servicio esencial, se pueden ver más expuestos a un posible contagio del coronavirus o COVID-19.

El Ministerio ha organizado la distribución de este primer lote a través de las distintas oficinas de Correos de las Islas, a donde deben acudir aquellos autónomos o representantes de las empresas que se encuentran inscritos en el registro nacional de transporte terrestre para recogerlas tras identificarse. El reparto de estas primeras mascarillas en las oficinas de Correos, que mientras dure el decreto de alarma abren en horario restringido de 9.30 a 12.30 horas, se prolongará hasta el próximo viernes 17 de abril.

Las mascarillas que se están repartiendo en Canarias, adquiridas por el Gobierno de España para ser repartidas entre los transportistas de todo el Estado, cumplen con las más altas medidas de calidad ya que están encuadradas en la categoría FFP2 y están indicadas por los expertos sanitarios para altos niveles de protección ya que filtran el aire que se inhala desde el exterior.

A este primer lote de mascarillas le seguirá otro también solicitado por la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda en colaboración con los cabildos insulares, para garantizar que se quedan cubiertos todos los trabajadores del sector en las islas ya que hay muchos autónomos y empresas que operan en Canarias que no están inscritos en el registro nacional que maneja el Ministerio.

Este segundo lote de mascarillas también será enviado por el Ministerio a través de Correos, pero para su reparto se cuenta con la intermediación de los cabildos insulares. En este caso, las cajas llegarán a las oficinas centrales de Correos en cada isla, y serán los cabildos quiénes las recojan y las repartan entre los profesionales del sector inscritos en los registros insulares de transporte terrestre.

Esta iniciativa de la Consejería de Obras Públicas, Transporte y Vivienda, en colaboración con el Gobierno de España, está destinada a dar respuesta con la mayor celeridad a la prevención ante el coronavirus o COVID-19, para cientos de trabajadores de empresas tanto públicas como privadas, que forman parte de un sector esencial durante la pandemia para garantizar la movilidad de otros trabajadores y el abastecimiento de mercancías a la población.

Según los datos facilitados por los cabildos a la Consejería, el sector que más mascarillas ha demandado es el de los transportistas de mercancías pesadas, con una petición de 14.094 mascarillas para todas las islas. Les siguen las peticiones para los transportistas de mercancías ligeras, con 7.128 mascarillas, y los taxistas, 7.090. Por su parte, para los conductores de guaguas de transporte público urbano e interurbano de toda Canarias, y para los del tranvía de Tenerife, se solicitan 3.078 mascarillas.

Etiquetas

La Consejería coordina con los cabildos el reparto de más de 34.000 mascarillas para los transportistas

El Ministerio enviará a través de las oficinas de Correos las mascarillas solicitadas tanto por los cabildos como directamente por las empresas, para ser repartidas entre los trabajadores de guaguas, tranvía, camiones de transporte pesado, furgones, taxistas y los operarios del transporte sanitario

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, acordó la pasada semana con los siete cabildos insulares el reparto de 34.050 mascarillas de las adquiridas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para ser repartidas entre los trabajadores del transporte de toda España como forma de prevención ante el coronavirus o COVID-19, ya que estos profesionales están considerados como un sector esencial durante la pandemia y continúan su labor para garantizar la movilidad de otros trabajadores y el abastecimiento de mercancías a la población.

“Con este reparto de mascarillas lo que pretende el Gobierno de Canarias es contribuir a que los colectivos del sector de transporte realicen con seguridad el trabajo que desarrollan para garantizar el abastecimiento de productos y los movimientos de ciudadanos que tengan que viajar por causas de fuerza mayor durante el estado de alarma”, aseguró Franquis.

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias remitió el pasado sábado a la Dirección General de Transportes Terrestre del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, una solicitud para 34.000 peticiones atendiendo a las necesidades de las cientos de empresas, tanto públicas como privadas, que figuran en los registros insulares, para de esta forma cubrir las demandas de todos los trabajadores del sector en Canarias.

Una vez aprobada la petición cursada por el Gobierno regional, el Ministerio enviará las mascarillas solicitadas a las oficinas centrales de Correos de cada isla, donde deberán ser retiradas por un representante de la consejería insular de transporte correspondiente. De esta forma, los cabildos serán los responsables de la retirada de las mascarillas de las oficinas de Correos y de su posterior distribución entre los profesionales y empresas del transporte de cada isla.

Los trabajadores del sector que recibirán mascarillas serán los empleados de empresas públicas y privadas de transporte regular urbano e interurbano de pasajeros como las guaguas o el tranvía, así como para los de las guaguas de servicio discrecional, además, para los conductores de transporte pesado (camiones) y ligero (furgones) de mercancías, taxistas y operarios de vehículos de transporte con conductor (VTC). También se reserva un cupo de estos elementos de protección para los conductores y auxiliares del transporte sanitario.

El sector que más mascarillas ha demandado, según los datos facilitados por los cabildos, es el de los transportistas de mercancías pesadas, con una petición de 14.094 mascarillas para todas las islas. Les siguen las peticiones para los transportistas de mercancías ligeras, con 7.128 mascarillas, y los taxistas, 7.090. Por su parte, para los conductores de guaguas de transporte público urbano e interurbano de toda Canarias, y para los del tranvía de Tenerife, se solicitan 3.078 mascarillas.

Por su parte, el Ministerio también enviará un cupo de mascarillas directamente a nombre de las empresas canarias que están inscritas en el registro estatal del transporte por carretera. Estas mascarillas serán enviadas a las oficinas de Correos más cercanas a la dirección de cada empresa para que un representante de la misma, previa identificación, las retire de la sede postal y las distribuya entre sus empleados.

Etiquetas